Iba a ser directora gENERAL de Secretaría del MSP

Beatriz Silva, primera baja que ordena Vázquez en el gabinete

La presidenta de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Beatriz Silva, es la primera funcionaria en caer de la era Tabaré Vázquez. Iba a estar al frente de la Dirección General de Secretaría del Ministerio de Salud Pública (MSP), pero el presidente le bajó el pulgar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Beatríz Silva está al frente de ASSE desde 2011, designada por Mujica.

Lo que molestó al mandatario, dijeron fuentes oficiales a El País, fue que Silva autorizó el pase en comisión de seis adjuntas que trabajaban con ella en ASSE, hacia el ministerio. Para esto, creó cargos de dirección con los mismos sueldos que sus allegadas tenían en ASSE.

Esta resolución de Silva no le cayó bien al presidente Vázquez, quien desde antes de asumir pidió a sus ministros austeridad en el manejo de la gestión para bajar el gasto público en una situación económica marcada por el incremento del déficit fiscal que hoy es del 3,3% del PIB.

Sin embargo, hay otras razones relacionadas con denuncias judiciales que pueden haber llevado a Vázquez a tomar esta decisión. Silva tendrá que ir a declarar hoy ante la Justicia por la muerte de un paciente en manos de una jauría de perros en la Colonia Etchepare, causa por la cual también deberá concurrir el ministro de Salud, Jorge Basso.

Además, Silva volverá a comparecer ante el juzgado del Crimen Organizado después de Semana Santa por el caso de sobrefacturación por parte de la empresa Buena Estrella, que limpiaba el Hospital Maciel, y que ya llevó al procesamiento sin prisión del exdirector de ASSE en representación de los trabajadores, Alfredo Silva. Por esta causa, la presidenta de ASSE concurrirá a declarar en calidad de testigo.

Aunque pesan las causas judiciales en curso, fuentes políticas indicaron que en verdad lo que molestó más a Vázquez fue el traslado de los seis cargos de ASSE al MSP. Apenas el presidente se enteró el pasado jueves de los pases a comisión que había autorizado Beatriz Silva, la llamó por teléfono y le dijo que ya no la quería en la Dirección General de Secretaría del MSP.

Le pidió también que se tomara licencia por 15 días y envió las venias para que las nuevas autoridades de ASSE sean votadas por el Senado. El cargo que desempeña Beatriz Silva en ASSE será ocupado por la exministra de Salud Pública, Susana Muñiz, luego de que el Senado apruebe la venia remitida esta semana.

Otro cargo.

Silva, sin embargo, no se quedaría con las manos vacías; fuentes de ASSE y del MSP advirtieron que ocupará un cargo administrativa o de asesora dentro del organismo.

"Tanto la llegada como la salida de Silva al ministerio no fue una decisión del ministro (Jorge) Basso. Lo decidieron más arriba: fue Vázquez", explicaron desde el MSP.

Hasta ahora, Silva se mantenía con un pie en cada lugar. De mañana iba a ASSE y de tarde al ministerio.

Sus colaboradoras, las que habían pasado en comisión al MSP, ya estaban trabajando en el edificio de la cartera ubicado sobre la calle 18 de julio. Ayer mismo dejaron sus escritorios tras oficializarse el cese de Silva.

También en la mañana de ayer, Basso le informó al equipo del Ministerio la decisión que había tomado Vázquez, y les dijo que aún no se ha elegido quién ocupará el cargo de director general de Secretaría. Por ahora, las decisiones que competen a esa oficina están en manos del presidente de la Junta Nacional de Salud (Junasa), Arturo Etcheverría.

Basso, por otra parte, declaró a El País que "Silva es una profesional de gran experiencia y experticia y la propuesta es de contar con ella para fortalecer ASSE".

Silva es funcionaria de ASSE y antes de desempeñarse como presidenta del organismo ocupó la dirección del Hospital Pereira Rossell. En el ámbito privado, ocupó la gerencia general del Casmu, cargo en que fue cesada en octubre de 2008 por la disconformidad de la cúpula de la institución por una reunión (sin aviso) que había mantenido con autoridades del MSP cuando se discutía el salvataje económico para esa mutualista.

En el plano político, Silva siempre mantuvo una muy buena relación con el expresidente José Mujica.

El País llamó ayer a Silva para conocer de primera mano los motivos de su alejamiento de la dirección general de Secretaría del MSP, pero ésta no atendió el llamado.

Demoras.

La venia para designar a la exministra Muñiz como presidenta de ASSE se demoró 25 días, debido a que Vázquez no estaba conforme con el equipo que había conformado para el organismo, según confiaron a El País fuentes políticas. El problema estaba en los mandos medios, los que están entre la dirección de ASSE y los directores de los hospitales. Al parecer a Vázquez no le conformaron los nombres que Muñiz manejó para los gerentes de recursos humanos, finanzas, el departamento de jurídica y los hospitales especiales.

Muñiz estaba presionada por todos lados: Vázquez que buscaba cambiarle la cara ASSE, el Partido Comunista (del que ella forma parte) pidiéndole que ponga a cierta gente, y el Movimiento de Participación Popular (MPP), queriendo hacer valer la cuota política por su pese electoral dentro de la coalición de izquierda.

En primer lugar la exministra le envió a Vázquez una lista que incluía muchos nombres de los que la acompañaban en el MSP; el mandatario dijo no, Muñiz hizo unos cambios, y al final este los aceptó el jueves tras instar a Silva a que dé un paso al costado.

Además de Muñiz asumirán en ASSE Mauricio Ardus como vicepresidente y Daniel Rodríguez Rienzi como vocal.

Situación.

Luego de los casos de corrupción y el procesamiento sin prisión de Alfredo Silva, los ojos están posados en ASSE. Hoy por hoy se está llevando a cabo una auditoría en ASSE que pone la lupa sobre sus prestadores y las empresas terciarizadas que trabajan con ellos. Los otros problemas de los hospitales públicos también son muchos: faltan camas de CTI, enfermeros y auxiliares de servicio, largos tiempos de espera y carencia de especialistas en el interior.

Por otro lado, en lo que va del gobierno, ASSE ya tuvo el primer paro, realizado el pasado martes por el Sindicato Médico del Uruguay (SMU), mientras que los licenciados en enfermería del Pereira Rossell ya se han declarado en pre-conflicto denunciando los bajos salarios y la falta de persona en ese hospital.

Acampada y recuento en la sede de FFSP


La de ayer fue otra madrugada sin dormir en la sede de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP). Esperan que para la mañana de hoy estén al fin los resultados, tras el recuento de 400 votos observados de Montevideo y 400 más del interior. Tras el escándalo del expresidente del sindicato y director en representación de los trabajadores en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Alfredo Silva, que fue procesado sin prisión, el oficialismo está a un paso de perder la elección.

Los primeros datos, dados a conocer por fuentes del sindicato, sitúan en primer lugar a la lista 70 del Partido Comunista, opositora y liderada por Gabriela García. Y en segundo lugar está la lista 27, de Pablo Cabrera, actual secretario general de la FFSP y cercano al sector de la senadora frenteamplista Constanza Moreira. Casi en el último lugar, en tanto, se encuentra la lista 1865 de la presidenta del gremio, Beatriz Fajián.

En la noche de ayer, estaban realizando el recuento de los votos del interior, proceso que llevaría hasta pasada la medianoche. Luego se haría lo mismo con Montevideo y recién después se tenía previsto contar los sufragios observados, que son los que van a hacer la diferencia, ya que el margen entre las listas 70 y 27 era de no más de 70 votos.

La sede del sindicato estaba ayer repleta de colchones. La desconfianza cortaba el aire. Y ni oficialistas, ni opositores, tenían previsto moverse de ahí hasta que se cuenten todos los votos. Se registraron ciertas irregularidades en las urnas provenientes del departamento de Salto, lo que llevará a que las elecciones allí se hagan de nuevo una vez termine la Semana Santa.

La primera persona en la lista ganadora, será la que ocupe el cargo de presidente del sindicato, y quien elija al nuevo secretario general y al tesorero. Cargos de suma importancia en momentos en que el sindicato está haciendo una auditoría cuyos primeros indicios no son para nada prometedores.

El primer informe que se hizo sobre la colonia de vacaciones del sindicato en Punta Ballena puso en evidencia "irregularidad en los comprobantes de gastos", además de que "no se encontraron muchos recibos oficiales y sí varios recibos comerciales".

Se registraron gastos por barométrica de más de 170.000 pesos, se descubrió que si bien el lugar debería brindarse gratis a los miembros del sindicato, se cobraba 6.000 pesos por semana por una habitación, y un kilometraje excesivo en la camioneta de la colonia.

Una gestión accidentada.


Beatriz Silva asumió el 24 de agosto de 2011 como presidenta de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). Ese día gran parte de su discurso fue dedicado al entonces mandatario, José Mujica. Silva mantenía una muy buena relación con él, pese a que su designación era rechazada por parte del Movimiento de Participación Popular (MPP). En aquel mensaje inicial, también enfatizó: "Se hizo mucho, pero resta mucho por hacer". Su gestión, sin embargo, tuvo sus tropezones.

El escándalo más grande de la historia de ASSE se dio cuando se descubrieron las sobrefacturaciones que realizaba la empresa Buena Estrella, que se encargaba de la limpieza del Hospital Maciel, y que derivó en una trama que terminó con el procesamiento sin prisión del representante de los trabajadores en ASSE y presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Alfredo Silva. Ese caso llevó a que tanto Beatriz Silva, como la entonces ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, que será la que presidirá ASSE una vez el Senado vote las venias ya enviadas por el mandatario Tabaré Vázquez, fueran citadas por la Justicia. Silva irá a declarar después de Semana Santa por este caso. Pero, hoy sábado, también se enfrentará a un juzgado cuando declare por la muerte de un paciente de la Colonia Etchepare, atacado por una jauría de perros.

Más allá de estos hechos donde intercedió la Justicia, hubo otros casos en que algunos escándalos salpicaron a la jerarca. Estuvo por ejemplo el del doctor Gerardo López Secchi, del Hospital de Canelones, que fue suspendido de su cargo luego de que denunció la muerte de dos pacientes debido a la falta de camas en el CTI. El sindicato se quejó y la medida fue suspendida, mas no levantada. Los tiempos de espera de las ambulancias en las puertas de los hospitales, de 10 horas a veces según las emergencias móviles, fue otra crítica recurrente contra la Administración, así como la falta de especialistas.

Silva también estuvo en pie de guerra con la Asociación de Funcionarios de ASSE (Afasse), después de un decreto firmado por ella que implicaba una rebaja salarial para los trabajadores. Los médicos le hicieron, el martes, un paro de despedida, debido a supuestas irregularidades en los salarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados