CORRUPCIÓN EN EL FÚTBOL

Bauzá cobró viáticos; negó coimas

El expresidente de la AUF explicó ante la Justicia el origen de las transferencias recibidas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bauzá. Destacó que fue el primero en 99 años que se negó a votar un balance de Conmebol. Foto: Archivo El País.

Al cumplirse un año del procesamiento con prisión del expresidente de la Conmebol, Eugenio Figueredo, —quien cumple prisión domiciliaria desde abril y aguarda que la Suprema Corte se pronuncie sobre un pedido de libertad por gracia— El País accedió al expediente de la Justicia de Crimen Organizado en el que declararon hasta el momento las autoridades de la AUF y de los clubes de fútbol.

Entre los interrogados por la Justicia figuran el expresidente de la AUF, Sebastián Bauzá, quien admitió que mientras presidió la AUF cobró de parte de la Conmebol primero US$ 5.000 y luego US$ 10.000 de viáticos. "Como presidente me devolvían los tiques del pasaje de avión hasta por encima de US$ 10.000", afirmó.

Ante una pregunta respondió que de parte de la AUF nunca cobró nada, "siquiera un viático cuando viajaba". También respondió que no tiene propiedades ni cuentas en Estados Unidos y que nunca recibió ninguna transferencia de Estados Unidos.

En relación a la acusación del departamento de Justicia de Estados Unidos que aseguró que en 2013 Datisa (un conglomerado que incluía a la empresa Full Play) pagó US$ 20 millones en coimas a once miembros de Conmebol, Bauzá incluyó en su explicación ante la Justicia un pago por el mundial de Brasil. En el juzgado declaró que en marzo de 2014 llegaron a la AUF US$ 500.000 "por transferencia de la Conmebol donde se hablaba de un adelanto de la Copa América de Chile". Además, aclaró que en diciembre de 2013 recibió de la FIFA US$ 1,5 millones para la preparación del Mundial de Brasil 2014. "Yo pedí a la AUF los depósitos o transferencias y no me los dieron, pero si me dieron el balance", dijo.

"El error fue que no había llegado el millón y medio de la Copa de Chile en una partida sino que llegó en dos partidas", insistió.

Al respecto, Figueredo declaró cuando fue procesado, que Bauzá al igual que los demás presidentes de las asociaciones de fútbol cobró US$ 400.000 (aunque en otro momento de su interrogatorio habló de US$ 300.000) de parte de Full Play por la firma de contratos de derechos de televisación de torneos de la Confederación. "Le entregué físicamente al Dr. Bauzá la suma de US$ 400.000, en dos entregas", dijo el exvicepresidente de la FIFA.

También el exdirectivo de la AUF Miguel Sejas declaró que hubo un error en los montos y que US$ 1,5 millón ingresó a la AUF como "adelanto que envió la FIFA para la preparación del mundial".

Casal y el ocultamiento.

La denuncia que originó esta causa fue promovida por el empresario Francisco Casal presentada primero por ocho clubes, entre los que se encontraba Peñarol, y luego sólo ratificada por la Mutual de Futbolistas. Pedía investigar por lavado de activos y corrupción a los dirigentes de la Conmebol.

En la denuncia se mencionaba la oferta de la empresa de Casal, Global Sports, por la televisación de los partidos de las Eliminatorias mayor a la acordada con Full Play y rechazada por la Conmebol. Luego que surge el Fifagate se supo que era porque esas empresas pagaban abultadas coimas para mantener los contratos.

Al respecto, Bauzá declaró que los clubes le pidieron que solicitara información sobre los contratos de televisación, contratos de sponsor y movimientos de dinero. "Un mes después hubo una reunión en Paraguay y dentro del orden del día estaba el pedido de información de la AUF. Se nombra al doctor Gorka Villar, asesor legal, para que prepare la respuesta. El 31 de junio se me entrega una nota con las contestaciones, en grandes términos decía que los contratos eran confidenciales, que el movimiento de los bancos era información reservada de la Conmebol y que estaban amparados por una ley de reserva de contratos paraguaya".

"El 1° de agosto de 2013 se presentaba el balance de la Conmebol donde el presidente era Figueredo,y la gestión del balance era de Leoz y Figueredo. Fue la primera vez que una asociación en 99 años de historia de Conmebol no votó el balance porque no había tiempo para estudiarlo y no existía una auditoria externa para dar un informe", afirmó Bauzá.

Con respecto a la denuncia penal, Bauzá declaró que Conmebol preguntó por nota a la AUF si existía y luego les notificaron de la sanción de la suspensión preventiva de los dirigentes que firmaron la denuncia. Bauzá dijo que discrepó con los presidentes de los clubes "en sus procederes (...) Es más me llegaron a quitar la confianza pero yo traté de ser lo mas objetivo posible, pidiendo la información que ellos me llevaban de Conmebol".

Villar fue citado a declarar por la Justicia de Crimen Organizado dos veces, pero hasta el momento no se ha presentado.

Declaraciones ante la Justicia.

Eugenio Figueredo. Ante la pregunta de "¿cuál era el objeto del dinero que venía en su beneficio?" , Figueredo declaró: "Es algo curioso, la empresa Full Play entregó a los diez presidentes US$ 300.000 a cada uno cuando la firma del contrato. Yo no era presidente, pero recibía un dinero equivalente o mayor pero por ninguna cosa en particular, (...) era tan natural que el que ingresaba recibía ese dinero que cada uno sabía". También dijo que aceptó cobrar "un sueldo de US$ 40.000 porque era plata dulce". Sobre Bauzá, además de acusarlo de recibir ese dinero, dijo que "en cierto punto se dejo extorsionar" por Grondona. "Le dijo que no iba a clasificar a ningún mundial".

Francisco Casal. El titular de Tenfield y de Global Sport, la empresa que ofertó ante la Conmebol para competirle a T&T, explicó ante la Justicia el porqué de la denuncia que promovió con los clubes: "Estaban robando también a los jugadores. Tenemos que hacer que estos hijos de puta devuelvan la plata que robaron". En otro momento habló de que en Conmebol "hay una mafia que tiene los mismos condimentos que la mafia italiana. Está Gorka Villar (asesor jurídico de Conmebol) que amenaza, cercena y extorsiona" (...). "A mi me contaron que Figueredo dijo que yo era un loco que no paro y es verdad soy un obsesivo. Siento que tengo una obligación moral", declaró Casal.

Juan Pedro Damiani. El presidente de Peñarol declaró que decidió no ratificar la denuncia ante la amenaza de "sanciones económicas enormes" por parte del asesor de la Conmebol Gorka Villar, quien lo había citado a Buenos Aires "como una manera de presión". Al declarar ante Crimen Organizado, Damiani dijo: "Yo creo que Figueredo no cortaba grueso ahí... Claramente Grondona y Gorka Villar eran quienes cortaban grueso". Antes había dicho que Figueredo es un tipo "simpático" con quien tiene "buena relación". Consultado sobre si como dirigente de un club profesional recibe alguna remuneración respondió: "Somos honorarios. Esto es ingrato, uno lo hace por pasión" .

José Luis Palma. El presidente dijo que Liverpool, uno de los clubes que, junto con Nacional, rechazó acompañar la denuncia lo hizo porque "los hechos denunciados como supuestamente delictivos estaban siendo promovidos por empresas y/o personas vinculadas al grupo Casal". Contó que Casal lo convocó a una reunión privada y él le explicó su posición: "Me parecía el camino más directo que la denuncia la hiciera la propia damnificada (su empresa), además todos sabíamos a las represalias o sanciones en que pudieran quedarse sometidas nuestras instituciones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)