LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

Ya basta

¿Cómo es posible que nos vengamos a desayunar ahora que en el Inefop no había seguimiento ni evaluación alguna del destino de los fondos?

Inefop. Foto: Leonardo Mainé | archivo El País.
Inefop. Foto: Leonardo Mainé | archivo El País.

Un informe preliminar de la Auditoría Interna de la Nación (AIN) reveló que la mayor parte del dinero que el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) entregó al Pit-Cnt y a organizaciones empresariales para “la formación e investigación en materia de negociación colectiva” fue en realidad destinado a otros gastos.

¿Qué tipo de gastos? Bueno, prepárese. La AIN pudo establecer que en los ejercicios 2017, 2018 y 2019 del Inefop la mayoría del dinero del instituto, que se financia con aportes que realizan los trabajadores y empresarios privados, fue a parar al pago de cenas en un local nocturno en horas de la madrugada, así como en compras en supermercados, service de vehículos, servicios de odontología, consultas médicas y otros gastos ciertamente alejados de los cometidos de la institución.

¿Se entiende? La mayor parte de lo que trabajadores y empresas privadas aportaron al Inefop fue utilizado por algunos, o por unos cuantos, para hacer sus compras personales, pagarse un tratamiento médico u odontológico, contratar abogados para sí, costearse el servicio de su auto, hacer el surtido en el supermercado o incluso cenar en un local nocturno durante la madrugada.

¿Para eso existe el Inefop?

¿Para eso aportan, obligatoriamente, trabajadores y empresarios?

¿Para que algunos vivos se den la gran vida a costa del esfuerzo de los que trabajan y producen?

¿Cómo es posible que nos vengamos a desayunar ahora que en el Inefop no había seguimiento ni evaluación alguna del destino de los fondos?

¿Cómo se explica que los representantes del gobierno del Frente Amplio, el Pit-Cnt y las cámaras empresariales no lo advirtieran? ¿Cómo se justifica que nadie haya levantado la voz para pedir que los dineros de los contribuyentes, de los trabajadores y de los empresarios, se utilizaran como correspondía?

¿Cómo se entiende que los proyectos financiados por el Inefop no tuvieran controles ni evaluación de sus impactos? ¿Es que no importaba lo que se hiciera, ni que se hiciera bien, ni que los programas que se costeaban tuvieran alguna utilidad para sus presuntos beneficiarios?

¿Qué hay que pensar de los integrantes de la conducción del Inefop que, según el informe preliminar de la AIN, admitieron y no observaron en ningún momento los gastos que se realizaron con fines ajenos a la competencia del instituto? ¿No se dieron cuenta? ¿No quisieron verlo? ¿Lo vieron y lo dejaron pasar?

Los trabajadores y los empresarios que con sus aportes financian al Inefop, ¿no tiene derecho a saber la verdad? ¿No es justo que se les informe de cómo este organismo, que sólo entre 2017 y 2018 acumuló pérdidas por 20 millones de dólares en dos años, manejó dineros públicos con tamaña ligereza?

¿Quiénes son los que conducen el Inefop? ¿Cuáles son sus nombres y salarios? ¿Quién los designó? ¿Van a ser removidos y llamados a responsabilidad?

¿Quiénes son los que utilizaron el dinero del Inefop para lo que no debían? ¿Quiénes los que autorizaron esos gastos o no los observaron? ¿Qué sucederá con ellos?

¿Qué tienen para decir las autoridades del gobierno anterior, el Pit-Cnt y las cámaras empresariales de este costoso desaguisado?

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados