FRICCIÓN INTERNA

Bases del FA reclamaron que se las tome en cuenta

Plenario define sobre reforma constitucional; en 2017 sigue el Congreso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las bases dejaron planteadas sus posturas sobre principios y reforma constitucional. Foto: A. Colmegna

El Congreso del Frente Amplio (denominado en esta oportunidad "Rodney Arismendi"), a instancias de las bases de la fuerza oficialista, decidió ayer en votación dividida continuar en marzo o a más tardar en abril sus sesiones para terminar la aprobación de los "principios y valores compartidos" de la coalición de izquierda. Fueron las bases las que rechazaron una moción que impulsaba que la discusión pasara a comisiones del Plenario Nacional que hubiesen tenido que elaborar documentos de síntesis que tendrían que haberse puesto a consideración de los comités de base y de un congreso posterior. La discusión de las bases para una reforma constitucional también quedará para ese congreso (ver nota aparte).

Pero las bases argumentaron que querían que la discusión punto a punto continuara en este mismo congreso y lograron 511 votos para su moción que derrotó a la otra que captó 236 voluntades. Una integrante del comité "Morroni", de Buenos Aires, y un militante de Salto fueron los encargados de argumentar a favor de la moción vencedora, en tanto los diputados Óscar de los Santos y Alejandro Sánchez lo hicieron a favor de la derrotada.

"No podemos dejar que la síntesis la haga un plenario. La síntesis la hacemos nosotros, compañeros", dijo la militante. "La estrategia es, démonos tiempo. La eficiencia es un concepto neoliberal, compañeros", señaló para argumentar a favor de la extensión de los debates. "Y si (la extensión del congreso) nos sale mucha plata, lo hacemos en un parque, compañeros", insistió. La militante enfatizó en que hay que asegurar que "lo que yo estoy diciendo va a contar, tengo que poder decirlo, nuestros debates son ricos".

Sánchez intentó hacer un llamado a la unidad diciendo que "no estamos unos contra otros" y que el oficialismo debe confrontar contra "la derecha que se viene, contra los sectores conservadores".

Daniel Cattani, representante de las bases de Salto, pidió: "mantengamos la participación de todos los militantes frenteamplistas, necesitamos participación", y aclaró que "eso es lo que queremos las bases del Frente Amplio, esta propuesta es de las bases". Cattani explicó que la propuesta que ganó fue la síntesis de un total de tres.

Por su parte, de los Santos argumentó que "no es cierto" que por un lado estén las bases y por otro los partidos, e intentó argumentar que la confrontación debe ser con la oposición y citó a Líber Seregni, fundador del FA, que sostenía que la confrontación debe "ser entre oligarquía y pueblo". Pero los argumentos de Sánchez y de los Santos no fueron suficientes y quienes apoyaron las propuestas de las bases festejaron ruidosamente la votación.

Declaración de apoyo.

El Congreso sí aprobó por aclamación una fuerte declaración del apoyo al gobierno nacional y a aquellos municipales que conduce el Frente Amplio que leyó el presidente de la coalición, Javier Miranda.

En la declaración se reconoce que en algunos países latinoamericanos con gobiernos "progresistas", "no se prestó la debida atención al equilibrio de las cuentas públicas", pero que "Uruguay está mejor preparado para enfrentar la crisis". La declaración pide "movilización y creatividad" para enfrentar a una "derecha sutil" que defiende "al poder económico y mediático". La declaración analiza la coyuntura mundial y señala que "está en marcha un ajuste global, para que los pueblos paguen los costos". En la declaración se menciona que en Uruguay a comienzos de año la oposición auguraba una crisis y que el país "caía a pedazos", pero "nada de eso sucedió".

"El discurso tendiente a convencer al pueblo uruguayo de que se terminaron las posibilidades del Frente y que hay que cambiar de gobierno suma nuevos protagonistas, outsiders de la política que pregonan gobernar el país como si fuera una empresa privada", dice la declaración en alusión al flamante Partido de la Gente, del empresario Edgardo Novick.

"La derecha empezó a maquillarse nuevamente para transformarse en alternativa, aprovechando los nichos en los que su hegemonía no ha sido tocada o donde conservan en lo esencial su fuerza: el poder económico y el mediático. Apuntan a recuperar el gobierno que, en sus manos, ha sido un instrumento de poder que ha profundizado las desigualdades y la dependencia como país", señala. "La nueva derecha procura de manera sutil apropiarse de los temas sociales, generando un discurso pragmático y pretendidamente desideologizado", sostiene. Y pide trabajar por el fortalecimiento del FA.

Reforma con apoyo de otros partidos

El Congreso del Frente Amplio no tuvo tiempo de profundizar ayer en el análisis del documento "Análisis de los contenidos de una reforma constitucional". La estrategia a seguir en la materia será objeto de análisis del Plenario Nacional de la coalición.

Un documento base sobre la reforma constitucional propone, entre otras innovaciones, adoptar el voto consular y epistolar, eliminar las suspensiones de la ciudadanía, revisar las exoneraciones y exenciones de los templos de distintas religiones y de las organizaciones no gubernamentales, incorporar a los trabajadores a la dirección de los entes autónomos y servicios descentralizados, rever el derecho de propiedad que deberá ser "un derecho subordinado a los demás derechos esenciales", y la creación de un Tribunal Constitucional.

El presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, enfatizó en la necesidad de que una eventual reforma tenga el apoyo de otros partidos políticos. El documento también propone que el Poder Legislativo en forma expresa deba dar su voto de confianza al gabinete ministerial, redefinir el "veto" presidencial y potenciar las comisiones investigadoras. Sugiere asimismo que se unifique la Suprema Corte de Justicia y el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y propone que las acciones para sancionar los delitos de lesa humanidad, violaciones graves a los derechos humanos y los crímenes de guerra sean imprescriptibles.

El documento sugiere la creación de una Comisión Pro Reforma Constitucional. Aconseja dos vías para reformar la carta: una Asamblea Constituyente o la iniciativa popular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados