Pedro Less Andrade - Director de asuntos públicos para américa latina

"Las bases de datos no se comparten; no se venden"

“No existe la posibilidad de ser espiados”, respondió tajante, a El País, el director de Asuntos Públicos para América Latina de Google, Pedro Less Andrade. Consultado por el acuerdo entre el gigante de internet y el Plan Ceibal, el cual genera “preocupación” en la Universidad de la República (UdelaR) precisó que “la base de todo miedo es la falta de información”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Nos focalizamos en Uruguay porque se hacen las cosas bien con el Ceibal". Foto: A. Britez

Perfil

Nombre: Pedro Less Andrade -
Nació: Uruguay -
Cargo: Director de Google

“En lo que tiene que ver con seguridad, los expertos más reconocidos trabajan en Google para evitar que cualquier individuo, sea representante de un gobierno o un privado, pueda acceder al sistema de información”, afirmó el uruguayo Less Andrade.

Además, el representante regional sostuvo que 40 millones de usuarios en el mundo usan la herramienta cuestionada, entre ellas varias instituciones educativas del país, tanto públicas como privadas.

Hoy, se realizará una reunión entre la UdelaR, el Ministerio de Educación y Cultura y el Plan Ceibal para aclarar los términos del acuerdo.

—¿En qué consiste Google Apps for Education?

—Este es un programa que nosotros tenemos a disposición de cualquier entidad educativa del mundo. Al día de hoy tenemos 40 millones de usuarios de este programa en diferentes países del planeta. Son estudiantes, docentes, personal administrativo que la utilizan para trabajar más eficientemente. Esto pasa tanto con centros de estudios públicos como privados. Para nosotros no hay ningún tipo de diferenciación, y para todos el servicio se brinda de manera totalmente gratuita. Hay quienes se preguntan para qué estamos haciendo esto; bueno, lo cierto es que acá no hay gato encerrado, no hay truco, no hay un objetivo de negocio, no se quiere lucrar. Estas herramientas que hoy estamos ofreciendo a los alumnos del Plan Ceibal son las mismas que tienen los estudiantes de las universidades en Harvard, Stanford, Massachusetts Institute of Technology (MIT), en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y en las entidades educativas de San Pablo, por dar solo algunos ejemplos. Lo que nosotros vemos es que al brindar esta plataforma de manera gratuita, aprovechamos el efecto ecualizador que tiene internet para igualar oportunidades en materia de desarrollo educativo.

—¿Los usuarios de la plataforma nunca se van a topar con una publicidad?

—No hay ningún tipo de monetarización, y me refiero a que los gurises que accedan a esta plataforma con el Plan Ceibal no van a ver jamás una publicidad; no solamente en las cuentas del correo electrónico, como le aparecen a un usuario común en Gmail, sino tampoco en el motor de búsqueda de Google. Y las bases de datos no se comparten con terceros. Es bueno aclarar que esto no pasa ni para este plan, ni para los usuarios comunes. Google no vende información. Jamás.

—¿Qué prestaciones son las que se incluyen en el acuerdo con Ceibal?

—Los que acceden tienen toda la interfaz de comunicación, no solamente Gmail, sino toda la parte de videoconferencia, calendarios que permiten integrar contenidos para, por ejemplo, invitar a todos los alumnos a una actividad en particular y además compartir documentos dentro de esa actividad; todo lo que son las herramientas de productividad del Google Drive para almacenamiento y para compartir contenidos; también pueden armar sitios propios para un proyecto especial y, entre otras cosas más, la herramienta Classroom que sirve a los docentes para administrar el curso. La capacidad de almacenamiento es sin límites para todas estas cuentas. Además, cada cuenta tiene un administrador, que elige qué funciones son las que se habilitan, esto es para que desde la institución educativa pueda gestionar el uso de las aplicaciones.

—¿Google tiene acceso a la información de los estudiantes?

—La información es exclusivamente de la entidad educativa, nosotros no tenemos ningún tipo de acceso a lo que estudiantes o docentes pongan en la plataforma. Y la propiedad de la información es de los usuarios. Los datos no son de Google, son de los usuarios.

—¿Dónde están los servidores en los que se guarda la información?

—Vi que había un debate bastante intenso en Uruguay sobre el dónde se guarda. Nosotros seguimos la lógica del cómputo en la nube. Entonces, la información está en múltiples servidores que componen lo que es la red de Google. La información no está alojada en un sitio en particular. Por una política de seguridad, nuestra lógica es que la información se fragmenta en diferentes paquetes de datos, que se distribuyen en diferentes data centers, en diferentes localidades del mundo. O sea, si hay un ataque físico a un data center en particular, y alguien se quiere llevar los discos rígidos, si lo hace no puede acceder a ningún tipo de información completa, porque esta está encriptada de manera tal para que con una parte no pueda acceder ni siquiera a un fragmento de la información. Esta se compone y se vuelve a componer por el algoritmo, pero sus partes individuales no son legibles.

—¿Y dónde están esos servidores?

—En diferentes lugares del mundo. Hay uno solo en América Latina que está en Chile. Parte de la información puede estar en Estados Unidos, pero otra parte está en otros países. Esto va de la mano con la naturaleza de internet. Se discutió mucho por qué los datos no están dentro de Uruguay, y justamente la belleza de internet es que un usuario puede tener una cobertura total y llegar globalmente con parte de la información independientemente de donde esta esté alojada. La lógica de seguridad no tiene que ver particularmente con dónde esté la información almacenada, sino con de qué manera y qué medidas de seguridad se toman para que esté protegida.

—¿Las leyes de qué país son las que se tienen en cuenta para esa información? ¿El gobierno de Estados Unidos puede, como se dijo desde la UdelaR, pedir que se abran esos datos?

—Nosotros siempre hemos sido muy cautelosos sobre cómo manejar la información de nuestros usuarios. Los usuarios están siempre a un click de irse de nosotros si no confían. En este sentido somos muy cuidadosos y analizamos pedido por pedido los que podamos llegar a tener de una autoridad; primero, para ver si es legal y, segundo, si además de ser legal, no es sobre-abarcativo o excesivo. De hecho, en lo que son pedidos, en el caso de vigilancia, incluso hemos demandado al gobierno de Estados Unidos para una mayor transparencia y para cambiar la manera en que hacían las solicitudes en materia de terrorismo. Los demandamos para por lo menos poder mostrar estadísticas y ahora, gracias a eso, podemos mostrar los datos de manera transparente. No divulgamos información específica, pero sí decimos la cantidad de pedidos que hay.

—¿Qué pasa con los datos de los estudiantes una vez que los alumnos terminan el ciclo educativo?

—Ahí los datos van a estar administrados por quien tenga la potestad de la información, la entidad educativa.

—¿No los va a borrar Google?

—No, porque nosotros no vamos a tener acceso a la información. La cuenta está asociada a la entidad educativa y no a Google. Lo que pueden hacer es automáticamente pasar la información a una cuenta de Gmail, pero eso no lo hace Google. Eso se puede hacer porque nosotros tenemos desde hace años como política no forzar a los usuarios a quedarse en nuestra plataforma porque la información es de ellos. Tenemos una política de migración de información, por el cual el proceso de llevarte la información tiene que ser fácil, rápido y gratuito. Esto va a depender de la política de manejo de información que el administrador de la plataforma establezca. Si el administrador de la entidad establece una política por la cual el alumno puede exportar su información, se la puede llevar a la plataforma que quiera, ni siquiera tiene que ser Gmail, lo puede hacer a cualquier correo electrónico.

SABER MÁS

Un uruguayo en Google.


Nació en Uruguay, pero vive desde hace varios años en Argentina. Es abogado diplomado por la Universidad de Buenos Aires. Tiene un Máster de la University of Georgia en Derecho Internacional. Y estudios de posgrados cursados en el Marco Jurídico de la Organización Mundial de Comercio. Trabaja en Google desde 2007, donde ocupa el cargo de director de asuntos públicos para toda la región. Fue vicepresidente de políticas públicas de la Federación Latinoamericana y del Caribe para Internet y el Comercio Electrónico. Es miembro de la comisión directiva y titular de la comisión de asuntos legales de la Cámara Argentina de Internet y miembro de la comisión de asuntos legislativos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico.

—¿Por qué el interés en hacer un acuerdo con el Plan Ceibal?

—La realidad es que nos focalizamos en Uruguay porque se están haciendo las cosas muy bien con el Plan Ceibal. Yo siempre muestro en diferentes países de la región el Plan Ceibal como un ejemplo de política educativa. Que todos los niños tengan acceso a una computadora para poder estudiar, es algo que no existe en la mayoría de los países del mundo. La gran mayoría no está ni cerca de llegar a esa cantidad de penetración. Obviamente que el volumen de Uruguay hace más fácil poder llegar a hacer esto, pero también hay una intención política de hacerlo. Y creemos que esto potenciándose con este tipo de herramientas, va a generar una nueva generación que está conectada desde el día uno y bien conectada. Relativamente rápido vamos a ver el cambio en la sociedad, y la competitividad de Uruguay como un mercado muy orientado a estudiantes con una gran capacitación en temas de informática.

Google tajante: no hay espionaje

El director de asuntos públicos para América Latina de Google, el uruguayo Pedro Less Andrade, dijo a El País que le "da pena que se haya politizado" la discusión sobre el acuerdo del Plan Ceibal con la multinacional, y que esto ha llevado a que "se pierdan de vista los beneficios".

Consultado sobre los cuestionamientos al acuerdo de parte del rector de la Universidad de la República (UdelaR), Roberto Markarian, y la decana de la Facultad de Ingeniería, María Simon, que expresaron "preocupación" porque los alumnos sean "espiados", el vocero de Google precisó que "la base de todo miedo es la falta de información".

"Soy una persona accesible en la región. Estamos dispuestos a hablar con todos. Y nos gustaría tener conversaciones tanto con el rector como con la decana para poder eliminar estas dudas. Esto de ser espiados… No existe la posibilidad de ser espiados. Nosotros lo hemos dicho hasta el cansancio: fuimos la primera empresa del mundo en salir a desmentir cualquier tipo de acusación sobre una puerta trasera de acceso a nuestra información. En lo que tiene que ver con seguridad, los expertos más reconocidos trabajan en Google para evitar que cualquier individuo, sea representante de un gobierno o un privado, pueda acceder al sistema de información. Google es una de las plataformas más seguras del mundo", remarcó Less Andrade.

El representante de Google para América Latina, que reside en Argentina, advirtió que "falta un debate más informado". E insistió: "No es poco común que la gente tenga este tipo de perspectivas de una empresa como esta que es muy grande, pero se puede ver a lo largo del tiempo nuestro compromiso con los usuarios. Expertos en criptografía de seguridad reconocen lo robusto que es nuestro sistema".

Por otra parte, el director de asuntos públicos del gigante de internet, reconoció que "hay varios dominios" de centros educativos uruguayos, algunos públicos y otros privados, que usan la herramienta Google Apps for Education, la misma del acuerdo con el Plan Ceibal. Sobre cuáles son estas instituciones, dijo que esa información no se da porque "se respeta la privacidad".

Encuentro.
El acuerdo entre el Plan Ceibal y Google generó un torbellino político que el gobierno se propone destrabar. Por iniciativa del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), en la tarde de hoy se llevará a cabo una reunión entre esa cartera, representantes del Plan Ceibal y la UdelaR.


En tanto, según supo El País, desde el Plan Ceibal piensan en la posibilidad de impulsar la capacitación de usuarios menores de edad en políticas de seguridad de la información. Google Apps for Education ya es utilizado por profesores de Primaria, Secundaria y UTU; los alumnos, en tanto, deberán esperar a que sus padres, a través de un mecanismo que todavía no se especificó, autoricen a que usen la herramienta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados

/***** Chat Bot ******/