Diputada remitió carta a Vázquez por otras irregularidades en la Colonia

Bacteria mata en Etchepare; alerta también por otro virus

La bacteria Clostridium difficile se cobró ayer la vida de una paciente de la Colonia Etchepare. Fuentes de la Administración de Servicio de Salud del Estado (ASSE) dijeron a El País que la bacteria "llegó para quedarse" y que "no solo está en la Etchepare, sino también en la gran mayoría de los centros de salud, tanto públicos como privados".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Otra paciente de la colonia contrajo el virus BK. Foto: Nicolás Pereyra.

Pasaron varios meses desde que Clostridium difficile generó alarma en varios centros de salud. La primera alerta se encendió en febrero en el Hospital de Melo, donde 11 pacientes fueron infestados y uno de ellos, que fue trasladado a Montevideo, falleció. Luego se detectaron seis casos en el Clínicas. Y también en mutualistas privadas, cosa que confirmó el Ministerio de Salud Pública (MSP), pero sin nombrarlas.

Ahora, Clostridium difficile vuelve a aparecer y en la peor de sus versiones: como un arma letal. A una paciente de la Colonia Etchepare, de 70 años, le fue detectada la bacteria la semana pasada. De inmediato fue internada en el Hospital de las Piedras, donde murió en la madrugada de ayer.

Fuentes del MSP dijeron a El País que el Departamento de Epidemiología ya fue a la Colonia, puso en práctica el protocolo habitual para evitar contagios y que la semana que viene volverán al hospital psiquiátrico para evaluar la situación.

Las medidas consisten en un "refuerzo de la higiene de manos, especialmente el lavado de manos con agua y jabón, del personal y pacientes" y "énfasis en desinfección ambiental de la unidad ocupada por un paciente infectado y su entorno". Las mismas medidas se deberán llevar a cabo en el Hospital de las Piedras, donde falleció la mujer.

Otra bacteria.

Además de la presencia de Clostridium difficile, El País también pudo saber que otra paciente de la Colonia Etchepare contrajo el virus BK.

Fuentes de la Etchepare dijeron que la paciente fue trasladada desde el pabellón número 7 a la misma sala que se utiliza para hacer electroshocks —donde estuvo durante una semana— y luego fue llevada al Hospital Saint Bois.

BK es una infección viral que se contagia mediante el contacto con sangre infectada o líquidos corporales, como la saliva. El virus no suele ser mortal, siempre y cuando el paciente que lo padezca no se haya sometido a un trasplante de órganos, tenga condiciones de salud que debiliten su sistema inmunológico (como ser SIDA o diabetes) o tenga una edad avanzada, como es el caso de la paciente de la Etchepare.

Más denuncias.

En tanto, las colonias Etchepare y Santín Carlos Rossi continúan en el ojo de la tormenta. La diputada nacionalista Gloria Rodríguez, presentó un escrito ante el presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Sánchez, en el cual da cuenta de una serie de irregularidades y solicita que este sea remitido a varios ministerios y al presidente Tabaré Vázquez. En el documento se expresa un "profundo dolor" por una serie de muertes, las cuales enumera.

Primero se recuerda la muerte el 25 de marzo pasado de un paciente previamente atacado por una jauría de perros en la Colonia Etchepare. Luego da cuenta de una serie de denuncias llevadas a cabo por el Movimiento Salud para Todos. La primera remite al "fallecimiento de un paciente (…) por no recibir la asistencia correspondiente luego de una golpiza por parte de otros pacientes" y se señala que "la muerte se constata por funcionarios luego de varias horas después de ocurrida", que "no se realizó autopsia" y que en el acta de defunción se dice que fue "muerte natural". No se precisa la fecha en que sucedió esto.

El segundo caso denunciado remite al pasado 9 de mayo, esta vez en la Colonia Santín Carlos Rossi. Se da cuenta de la muerte de un paciente "con quemaduras en el rostro y en el cuerpo" y se advierte que el certificado del médico de guardia sostiene que fue "muerte natural.

En tercer término se detalla una denuncia llevada a cabo por el Movimiento Salud para Todos realizada el pasado 22 de mayo ante el Juzgado Letrado de San José, que detalla una serie de casos de tuberculosis en la Colonia Santín Carlos Rossi, entre ellos los de seis personas que habrían fallecido.

También se da cuenta de "pacientes ahogados en el río Santa Lucía que figuran en la plantilla como de alta".

Una circular de mayo de 2001 advierte que todos los internados adentro de alguno de los centros de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), son considerados dados de alta luego de 30 meses de fugados.

El País telefoneó a la Colonia preguntando por un paciente fugado en febrero de 2009, y la telefonista contestó que este había sido dado de alta en agosto de 2011.

MSP confirma la creación de un hospital penitenciario.

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, confirmó ante la Comisión de Salud del Senado que tanto su cartera como la del Interior, están trabajando "sobre la idea de un diseño y un proceso de construcción de un hospital penitenciario".

Basso sostuvo que la situación más grave se da en el Hospital Vilardebó, "en la denominada Sala 11" donde se alberga "un conjunto de personas que han cometido algún tipo de delito y están allí para que se identifique la eventual afección psiquiátrica que actuará como atenuante o agravante de su situación penal". El hospital penitenciario "debe resolver éste tipo de problemas", señaló el ministro.

Semanas atrás, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, se reunió con la presidenta de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, y le prometió la construcción del hospital penitenciario.

Basso, en tanto, también precisó ante los senadores que se debe llevar adelante un cambio en la normativa sobre salud mental para que esta sea "acorde al siglo XXI". Dijo que en ésta área los prestadores de salud deben incorporar más prestaciones. "Este es un enorme desafío que, de alguna manera, está dentro de los objetivos sanitarios del Programa Nacional de Salud Mental. Lo mismo sucede con el consumo problemático de drogas", señaló.

Difficile.

Según la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina el primer caso de Clostridium difficile en Uruguay se registró en 2012. En el Clínicas, en tanto, advierten que el primer caso fue en septiembre de 2013. Recién en febrero pasado se detectó en el Hospital de Melo, donde se cobró la primera víctima mortal (un paciente que fue trasladado al Pasteur, donde falleció).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)