En Argentina investigan accidente previo de la aeronave ocurrido en 2013

Avión tenía sus permisos en regla 

Las autoridades aeronáuticas uruguayas corroboran, con sus pares argentinas que tanto la aeronave siniestrada como la tripulación contaban con todos los permisos de aeronavegabilidad y los pilotos con las licencias debidamente habilitadas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policía realizaba verificaciones y pericias ayer en la zona del accidente. Foto: EFE.

En tanto, desde la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil argentina (Jiaac) confirmaron a El País que la aeronave siniestrada había tenido otro accidente en noviembre de 2013 cuyo "expediente de investigación está terminándose", aunque aclararon que se trata de "una investigación que no es vinculante" con lo ocurrido en Uruguay, "sino que es para determinar causas de aquel accidente".

Ante la consulta de si la aeronave siniestrada poseía habilitación para volar, desde la JIAAC expusieron que no tienen competencia en las habilitaciones ya que las mismas dependen de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Agregaron que, de hecho, "esa información y otro tipo de informes como los de los observatorios climáticos, son las que la JIAAC requiere formalmente porque se incorpora a la nueva investigación.

Desde la JIAAC explicaron que en el caso del avión que se estrelló en Laguna del Sauce se abrió un nuevo expediente y que en este caso "como ocurrió en Uruguay lo que se hace es tomar esa documentación y ponerla a disposición de la investigación que conduce la comisión investigadora uruguaya".

Añadieron que desde Uruguay ya se les requirió la información y "hay dos investigadores de la JIAAC, un técnico y un operativo, afectados a este caso en Uruguay y por supuesto que se está colaborando con todo lo que es el pedido de informe a las autoridades competentes en la Argentina para analizar las causas y razones de este nuevo suceso".

Desde la JIAAC explicaron que la investigación que llevan adelante en ese organismo referido al accidente de esta misma aeronave en 2013 no implica la inhabilitación para volar de la misma.

"La investigación nuestra es para resolver sobre las razones y poder ofrecer recomendaciones para la seguridad operacional y no es vinculante con la causa judicial ni con la habilitación que pueda tener la aeronave para volar luego". Explicaron que generalmente tras un accidente "el propio fabricante hace un relevo de motores, estructura y ese tipo de aspectos del avión para poder tener de nuevo la certificación para volar".

No existe riesgo para el agua potable.

Desde que se produjo el accidente se disparó la preocupación ante el derrame de combustible y aceite del avión ocurrido sobre la Laguna del Sauce, principal fuente de agua potable de Maldonado. De inmediato el Comité de Emergencia Departamental ordenó la instalación de barreras para frenar el combustible derramado. Jorge Hourcade, director de la Unidad de Gestión Descentralizada, aseguró que el avión cayó a muchos kilómetros de la toma de agua potable y no existe riesgo.

181 muertos desde 1960

181 personas muertas es el saldo de todos los accidentes aéreos ocurridos en Uruguay desde 1960 hasta la fecha.

El 7 de septiembre de 1960, un Douglas DC-6 de Aerolíneas Argentinas cayó cerca de Salto, muriendo 31 pasajeros.

Dos años después, el 9 de octubre de 1962, un avión Douglas DC-3 de Pluna cayó en las afueras de Montevideo, matando a 10 personas.

El 20 de junio de 1977, una aeronave Embraer 119 C Bandeirante, operada por la compañía Tamu, se precipitó cerca del aeropuerto de Salto, con un saldo de cinco fallecidos.

El 10 de febrero de 1978 se accidentó otro avión de Tamu cerca del aeropuerto de Artigas, en lo que fue la tragedia aérea más grande hasta ese momento: hubo 44 víctimas fatales.

El 10 de octubre de 1997 es recordado como una fecha negra en la historia de la aviación comercial del Río de la Plata. Un avión DC-9 de Austral Líneas Aéreas se precipitó cerca de Nuevo Berlín, a 32 kilómetros de Fray Bentos, matando a 74 personas. El avión iba de Posadas a Buenos Aires, pero debió desviar su recorrido a través de Fray Bentos para eludir una tormenta. Fue la peor catástrofe aérea en la historia del Uruguay.

El 6 de junio de 2012, dos pilotos de Air Class murieron al estrellarse el avión en el agua, cerca de Isla de Flores. En este accidente perdieron la vida los pilotos Walter Rigo (63 años) y Martín Riva (34), Los restos de la nave fueron encontrados por el buzo Héctor Bado con respaldo de personal de la Armada.

El 27 de mayo del año pasado, 5 personas murieron cerca de Carmelo al caer un avión Beechcraft B 200 Super King Air. El propietario de la aeronave era el argentino Federico Bonomi, dueño de la marca de ropa Kosiuko. Viajaban nueve personas en el vuelo y en este caso también murió el piloto de la nave, Leandro Larriera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados