TRÁNSITO EN MONTEVIDEO

Avance del Centro de Movilidad condicionado a préstamo del BID

IMM completó 29% de la obra y necesita votos de la oposición para seguir.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El centro está ubicado en edificio de la Intendencia detrás del Palacio Municipal. Foto: F. Flores

La directora de Movilidad Urbana de la Intendencia de Montevideo, Beatriz Tabacco, aclaró en la Junta Departamental que de no obtener un préstamo del BID, la IMM no podrá continuar con el desarrollo del Centro de Gestión de la Movilidad (CGM). La administración necesita de los votos de la oposición para endeudarse con el BID por otros US$ 18.250.000, a lo que pretende sumar una contrapartida de US$ 3.100.000, para la segunda parte del Programa de Transporte Urbano.

Tabacco aclaró que "en caso de que el préstamo no salga, lo único que se va a ejecutar es la etapa uno del CGM, que son los compromisos actualmente contraídos; el resto no se va a ejecutar". Esto significa que las etapas subsiguientes no podrían ser desarrolladas, ya que el avance de obra que se logró hasta el momento (29% de lo previsto) se hizo en base a recursos propios.

"Si no sale el préstamo, a menos que aparezca plata de otro lado, se cancelará la segunda etapa del CGM y toda la parte de planificación. Pero el compromiso asumido en la primera etapa hay que cumplirlo. Habrá que ver de dónde sale la plata. Eso es algo que excede a Movilidad; es una discusión que tendrá que darse dentro de la Intendencia", indicó.

El gasto "a cuenta" en el Centro de Gestión de la Movilidad fue cuestionado por el edil nacionalista Javier Barrios Bove, quien advirtió que el Partido Nacional no apoyará la contratación de consultorías para revisar "los errores que se cometieron con los corredores Garzón y General Flores, así como con el intercambiador de Belloni". Tabacco aclaró que el gasto previsto para la revisión del programa de Movilidad es de US$ 2,5 millones.

"Endeudarnos en millones de dólares para estudios técnicos, diseños ejecutivos del proyecto de transporte, consultorías, etcétera, no nos cierra. La IMM debería tener personal capacitado y reformular un proyecto de movilidad urbana que le generó un gran endeudamiento al departamento, con consecuencias nefastas y con resultados muy magros; basta solo ver el informe de evaluación del programa realizado por el BID y las conclusiones a las que llega", se quejó el edil.

Proyecto.

En su primera etapa, el Centro de Gestión de la Movilidad abarcará a 170 intersecciones con 51 cámaras. En total, hay unos 658 cruces semaforizados en Montevideo, aunque actualmente son 45 los que están conectados, básicamente en la rambla.

El director del CGM, Boris Goloubintseff, informó a la Junta que se podrían adquirir entre 160 y 200 equipos nuevos (para 133 cruces semaforizados) de obtenerse el préstamo del BID. Estos aparatos se extenderían en importantes arterias. "Esta primera etapa incluye la gestión centralizada de todos los semáforos que están en seis corredores: la rambla sur en toda su extensión; avenida Italia en toda su extensión; el tramo norte-sur de bulevar Artigas; el tramo sur de General Flores que va del Palacio Legislativo a Bat-lle y Ordóñez; 8 de Octubre desde Tres Cruces hasta Belloni, y Rivera en el tramo más congestionado de tránsito, que es entre bulevar Artigas y Solano López", explicó Goloubintseff.

Rambla: controversia por las multas y máximas de velocidad.

Aunque la Intendencia todavía no ha comenzado a multar con las cámaras instaladas en la rambla, este aspecto no será ajeno al Centro de Gestión de la Movilidad. El edil Javier Barrios Bove advirtió que hay tramos en la rambla en los que las máximas autorizadas pasan en segundos de 75 a 45 kilómetros y advirtió por la importancia de preservar las garantías para los conductores. También consultó sobre la tolerancia que se aplicará en la rambla.

"Estamos analizando la tolerancia final, y para ello estamos haciendo estudios comparativos. Por ejemplo, en Madrid la tolerancia que se aplica es de siete kilómetros por hora. Uno tiene que tomar en cuenta la precisión del aparato, pero también la capacidad del conductor de apreciar en el velocímetro el exceso. Si doy un 10% de tolerancia para una velocidad de 45 kilómetros por hora, serían unos 4,5 kilómetros, es decir, un poquito por debajo de 50, pero ¿cuánto por debajo? Mientras que si uno estipula siete kilómetros, cambió para la otra franja. Este razonamiento vale para velocímetros de aguja, no los digitales. Por ahora estamos en la etapa de recopilar y analizar información, de ver cómo es el patrón de velocidades", respondió Tabacco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)