Bordaberry dice que el rojo de Ancap se explica por una “pésima” gestión

Astori quiere más aporte de entes a las cuentas públicas

La oposición cree que el déficit de Ancap no se vincula básicamente con el alza del dólar como sostienen sus autoridades, sino a una problemática más estructural vinculada a inversiones inconvenientes, que son las que explican el incremento del endeudamiento y pone en la mira a Alcoholes del Uruguay (Alur), un proyecto que fue impulsado por el hoy vicepresidente Raúl Sendic. 

Mientras tanto, el ministro de Economía, Danilo Astori, dijo ayer que le entregó al presidente Tabaré Vázquez un informe escrito sobre la situación de las empresas públicas e insistió tras reunirse con la bancada del Frente Amplio que se requiere una mayor coordinación en la acción de los entes.

Advirtió que su aporte a los ingresos del Estado debe ser "bastante mayor" de lo que es ahora y admitió que la situación de los entes no es satisfactoria.

El propio presidente de Ancap, José Coya, ya advirtió que el cierre del balance 2014 de la empresa pública mostrará un resultado igual o peor que el correspondiente a 2013 cuando el rojo fue de US$ 169 millones. Si bien Coya señaló que en los primeros meses de 2015 los resultados mejoraron, reconoció que "algunas cosas no han cambiado y seguramente nos va a impactar tal vez incluso más fuerte que en el año 2013, básicamente el tema de la diferencia de cambio, porque el endeudamiento de Ancap en dólares se ha mantenido y básicamente ahora la diferencia de cambio creció mucho más que antes".

Informe.

Fuentes frenteamplistas indicaron que el informe que Astori entregó a Vázquez sobre el desempeño de las empresas públicas "es descriptivo" y "objetivo", ya que en él no se emiten opiniones. Los informantes indicaron que el objetivo de ese documento es marcar una dirección para la conducción de las empresas, que hasta ahora gozaban de total independencia para la toma de decisiones. La idea es que sus futuros planes de negocios se adapten a las definiciones globales del gobierno.

En la reunión con la bancada del Frente Amplio, Astori, que estuvo acompañado del subsecretario Pablo Ferreri, mostró una gráfica donde se podía apreciar la caída sistemática del aporte económico que realizan las empresas públicas al Estado. Además consideró que si bien han hecho algunas inversiones "de calidad", tienen "problemas operativos", dijeron fuentes de la bancada.

En ese contexto, el ministro insistió en que "las inversiones son necesarias y se tienen que hacer", pero "se tienen que planificar mejor en el tiempo". A su vez, aseguró que a partir de una mayor coordinación se podrían obtener nuevos ingresos porque el desempeño de las empresas pasaría a ser mejor.

Inversiones.

Mientras tanto, la oposición carga contra la gestión de Ancap. El senador colorado Pedro Bordaberry fue enfático al decir a El País que "las pérdidas no son sólo por el dólar; si se abren las inversiones que se hicieron en empresas colaterales como Alur, o la rama de Cementos, el agujero es mucho mayor". Bordaberry mencionó, a vía de ejemplo, que Ancap contrató la compra de biocombustible a Alur y estableció que lo compraría pagando su costo de producción más un 5% de ganancias para la fabricante, pero luego modificó retroactivamente el contrato hace dos años. Así, pactaron que para 2011 Ancap pagaría 35% por sobre el costo, en 2012 sería 15% por encima y a partir de entonces 10% más de los costos de producción.

"Le hicieron dar una ganancia a Alur, contable, en los papeles, que no tenía, a partir de la manganeta contractual y contable de aumentar retroactivamente el monto que por los combustibles que le paga Ancap", sostuvo el legislador.

Según Bordaberry, si hace dos años Ancap hubiera comprado los biocombustibles en el exterior, aún pagando fletes e impuestos, se habría ahorrado US$ 48 millones y ese ahorro se hubiese incrementado a US$ 80 millones el año pasado y a US$ 150 millones en este año.

En una línea similar, el diputado nacionalista Pablo Abdala consideró que Alur es un caso emblemático que evidencia las "enormes debilidades del negocio del azúcar". Y aseguró que si se importase etanol para mezclarlo con nafta se reduciría su precio a menos de la mitad. La política de alcoholes ha llevado a que Ancap comprometa más de US$ 500 millones en sucesivas capitalizaciones, transferencias, avales y subsidios encubiertos, sostuvo. "El asunto (los resultados de Ancap) no es por el dólar o sólo por el dólar, es por una pésima gestión", complementó Bordaberry.

Según Abdala, el presidente de Ancap, José Coya, está comenzando a reconocer que hace falta una planificación estratégica de las inversiones porque "ha habido un manejo de enorme irracionalidad". La construcción de una planta de desulfurización en la refinería de La Teja, ejemplificó Abdala, era necesaria pero fue "mal concebida" y tuvo también un impacto negativo.

El manejo de las inversiones ha generado un endeudamiento muy elevado, coinciden Abdala y Bordaberry. "Hay un elevado endeudamiento en dólares en el que impacta el alza del tipo de cambio. Ancap le debe US$ 1.500 millones a los bancos. Ancap tiene un deterioro patrimonial y si fuera una empresa privada, estaría en concurso", sostuvo Abdala. "Ancap es una empresa de todos los uruguayos que debe US$ 2.000 millones (el equivalente a toda la deuda externa del Paraguay, por ejemplo), que maneja por el derecho privado cifras millonarias, que se compra un avión para sus directivos, y que tiene una opacidad enorme", acusó por su parte Bordaberry. Recordó que en 2005 las deudas totales de la empresa llegaban solamente a unos US$ 390 millones.

El dólar subió en Uruguay 13,8% en 2014 y en lo que va de 2015 acumula un alza de 8,05%, lo que, obviamente, aumenta la incidencia de las deudas contraídas en esa moneda. Según Ancap, el alza del dólar de 2013 ($ 2 a lo largo del año) explica US$ 100 millones de las pérdidas correspondientes a ese año.

Tanto Bordaberry como Abdala coinciden en que Ancap debería reconsiderar su participación en algunos negocios. Para el diputado blanco ya no debería fabricar bebidas alcohólicas y más ahora que el gobierno se embarcará en una cruzada contra el consumo excesivo. En la misma línea, Bordaberry opinó que "Ancap debe dedicarse a las actividades para las que tiene una ventaja comparativa o el interés nacional lo requiere, pero las bebidas alcohólicas o el cemento no parecen ser un lugar donde exista ni una cosa ni la otra". "Y todas las actividades, debería desarrollarlas en régimen de competencia, terminando con los monopolios que no son otra cosa que asegurar chacras para ser ineficientes y perder dinero", enfatizó.

Lamento.

Bordaberry se lamentó de que el Partido Colorado no vaya a tener un representante en el directorio de Ancap. "Por ese motivo es que queríamos ir a Ancap: para poner un auditor en serio que desde el directorio termine con todas estas cosas y defienda el interés del Uruguay todo. La culpa de todo esto no es solo del oficialismo. Es también de la oposición que en el periodo pasado tenía dos directores y no supo parar esto", sostuvo. Los directores opositores en este período fueron el colorado Juan Máspoli y los blancos Carlos Camy primero y Elena Baldoira después. Como medida paliativa, Ancap está analizando cancelar anticipadamente y en condiciones ventajosas deudas contraídas con Petróleo de Venezuela.

Las inversiones "maduraron" tarde y las deudas a corto plazo están pesando mucho.


La directora nacionalista de Ancap, Elena Baldoira, reconoció que la empresa enfrenta el problema de una deuda importante de corto plazo y admitió que inversiones como las de las plantas de cemento "maduraron" y darán resultados positivos más tarde de lo previsto. Ejemplos de maduración más lenta de lo previsto son las inversiones realizadas en las plantas de cemento y de cal. Para Baldoira, el gobierno anterior "debió participar más activamente en la planificación financiera" de la empresa y ahora se debe buscar un equilibrio. "Las nuevas inversiones van a requerir una evaluación de su retorno, que se establezcan prioridades y que se establezca un techo" en cuanto a montos a comprometer, sostuvo Baldoira. Para la directora de la oposición, como medidas paliativas debe buscarse que haya participación de privados en la producción de azúcar y recurrir al mercado local para endeudarse. Baldoira no tiene dudas de que el déficit de Ancap se incrementará en el balance correspondiente a 2014 frente al de 2013. La jerarca mostró, además, su preocupación por la detención de las obras de la regasificadora.

Para el diputado del Partido Nacional Pablo Abdala, Ancap debe blanquear la situación y decir que no puede reducir el precio de los combustibles por razones fiscales y por sus pérdidas, y no argumentar que no lo hace porque no lo permite su paramétrica (que toma en cuenta básicamente la evolución del precio del dólar y del petróleo).

Ayer el exsubsecretario de Economía, Javier de Haedo, escribió en Twitter que el déficit de Ancap se incrementa por el aumento del dólar y vaticinó que la situación se extenderá por al menos otros dos años.

SABER MÁS

El aporte de las empresas públicas cae desde 2008.


El aporte de las empresas estatales al resultado global de las cuentas públicas cayó el equivalente a 2 puntos del Producto Interno Bruto desde 2008, dijeron fuentes de la bancada del FA. La ministra de Industria, Carolina Cosse, señaló que Ancap está en un proceso de racionalización y reajuste pero no dio mayores detalles. La planta desulfurizadora de Ancap costó unos US$ 405 millones, y las plantas de fabricación de cemento de Paysandú y Minas demandaron unos US$ 251 millones, en tanto para las plantas de cal se destinaron US$ 89 millones. A los biocombustibles se destinaron US$ 248 millones y a la logística US$ 77 millones. El presidente de Ancap, José Coya, señaló que ahora la empresa ingresará en una fase de “meseta” en materia de inversiones que en este período se volcarán a tareas de mantenimiento. Así lo transmitieron las autoridades de Ancap a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto. Esperan revertir las pérdidas de la división de Cementos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados