El ministro dijo que “veremos” si se llega al 6% del PIB para la educación

Astori prepara terreno para un presupuesto austero

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, sigue haciendo el trabajo de transmitir a la interna del gobierno que el panorama macroeconómico cambió y que se requiere mucha austeridad fiscal.

Sigue sin dar ninguna pista respecto a cuál es la meta de déficit para las cuentas públicas que el gobierno establecerá y deja entrever que objetivos como el 6% del Producto Interno bruto para la educación no están totalmente garantizados.

Ayer el presidente Tabaré Vázquez reunió durante seis horas ininterrumpidas a su gabinete en la residencia de Suárez y Reyes. Astori les transmitió a sus colegas "insistentemente" que el ancla del programa económico es el programa fiscal.

Astori se cuidó de enfatizar que el gobierno tiene la voluntad de cumplir sus promesas electorales pero advirtió: "nuestro programa indica que tenemos que ir tendiendo a ese porcentaje del producto (para la educación), eso es lo que vamos a hacer, tender en este presupuesto". Y agregó que "si llegamos o no al final del período lo veremos, haremos todo lo posible", dijo el ministro en la conferencia de prensa posterior al consejo.

El ministro señaló que "vamos a tener que definir prioridades" y que el programa frenteamplista marca que son la educación, el Sistema Nacional de Cuidados, la seguridad pública y la salud, pero una y otra vez evitó dar cifras. "No lo vamos a hacer en el aire. Hoy no se habló de números, los números vendrán después", enfatizó el ministro. Al presupuesto hay que entenderlo, dijo, como "la expresión financiera del programa de gobierno".

Astori hizo una exposición genérica en la que destacó que Uruguay presenta fortalezas para enfrentar las situaciones que generan "un barrio complicado" y "un mundo complejo" . Una de ellas es que se ha logrado diversificar sus mercados que hoy son 178. "Lo peor para un país chico es no tener alternativas", reflexionó.

Mucha cautela.

El ministro envió señales de austeridad, pero cuando se le preguntó si se podrían demorar o suspender proyectos como la construcción del complejo Antel Arena, aseguró que el tema no fue abordado. "No se evaluó dejar sin efecto o detener ninguna inversión, pero sí se está trabajando en una programación total de las mismas" para lo cual se está realizando "un trabajo especial con las empresas públicas, con todas y cada una de ellas", señaló. "Vamos a comenzar discutiendo las posibilidades, las proyecciones de los ingresos públicos, las proyecciones de los gastos públicos, las necesidades, las posibilidades, de asignar recursos, de reasignar, de realizar ahorros y, de esa manera, entre metas y decisiones de este tipo, vamos a ir llegando como última etapa del proceso de elaboración a la definición del espacio fiscal", agregó el ministro. Astori ha insistido en varias oportunidades en que resulta necesaria una mayor coordinación en las inversiones de las empresas públicas.

También enfatizó en que se requerirá la participación del sector privado para financiar las grandes obras de infraestructura que se necesitan.

El consejo de ministros se volverá a reunir el 7 de mayo para seguir adelantando en la confección del presupuesto. Consultado en otras oportunidades, Astori se ha negado a cuantificar el recorte del gasto público si se opta por ese camino. Ayer utilizó palabras como "moderación", "cautela" y "cuidado" para referirse a cuál será la política fiscal que, a su juicio, debe seguirse para evitar que se reviertan avances obtenidos en los últimos años. A febrero el déficit fiscal de Uruguay equivalía 3,3% del Producto Interno Bruto.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, que también actuó como vocero del Consejo de Ministros dijo que se reafirmó el objetivo de cumplir con el programa del Frente Amplio "para la profundización de los cambios". Sostuvo que si bien hay un "enlentecimiento" económico, el crecimiento uruguayo sigue siendo "de los más importantes a nivel regional" y da margen para seguir incrementando la inclusión social. Destacó también que Uruguay conserva el "grado inversor" que le dan las agencias de calificación de riesgo y que le permite endeudarse más barato en los mercados internacionales.

El gobierno, indicó, trabajará con el criterio de evaluar a los distintos organismos en función de sus resultados con "transparencia y autocrítica".

Astori había dicho en un reportaje realizado por El País en Washington cuando participó en las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) que "los equilibrios macro no son los objetivos de la política económica, pero son insustituibles para que los objetivos de la política económica se puedan cumplir, incluso los que ya se lograron". También señaló que "creo que va a haber que actuar en materia fiscal con mucha prudencia y no solo por la cantidad del gasto, sino con la calidad del mismo". Las emisiones que ha realizado Uruguay en los mercados internacionales y sus resultados suponen una demostración de confianza. "Hay que traducir esa confianza en una promoción importante del crecimiento y por esa vía también, por la vía de los ingresos públicos, mejorar la situación fiscal ", apuntó Astori.

El bajo nivel de las tasas de interés internacionales de los últimos años y la buena calificación que tiene la deuda soberana uruguaya le han permitido a Uruguay endeudarse a costos relativamente bajos.

Una visión de izquierda.


Astori y Murro se esforzaron en enfatizar que hay total coincidencia entre los ministros respecto a la necesidad de austeridad. Murro matizó, de todas formas, que los análisis que se realizan sobre las cuentas públicas, si bien son técnicos como deben ser, están marcados por la visión que debe tener "un gobierno de izquierda". Los ministros fueron designados como voceros y los restantes secretarios de Estado consultados por El País se negaron a dar información. Astori ha dicho que el gobierno aguarda que la economía uruguaya crezca este año un 3% y el Fondo Monetario Internacional calcula que lo hará 2,8%. Poco después de asumir, el presidente Tabaré Vázquez dijo a los miembros de la Suprema Corte de Justicia que encontró la economía peor de lo que esperaba.

OTRO ESCRITO.


Industria se resiste a dar datos de Aratirí.


El Ministerio de Industria, Energía y Minería presentó esta semana un escrito de dos carillas y media al juez Alejandro Martínez de las Heras en el que reitera su negativa a ampliar la información que le aportó a los activistas contra la minería a cielo abierto sobre el proyecto para extraer hierro de la empresa Aratirí.

En diciembre pasado el ministerio le entregó a los ambientalistas, por disposición judicial, un resumen de 190 páginas sobre las características del proyecto y presentó un escrito de la Dirección Nacional de Minería y Geología que detalla una serie de puntos sobre los que, a juicio de la cartera, debería existir reserva. Los ambientalistas mostraron su disconformidad e insistieron en que querían acceder a toda la información. El juez pidió la información para ser él quien decida si debe existir tal reserva pero el ministerio presentó el escrito mencionado con objeciones.

Ahora los integrantes del movimiento Uruguay Libre, que quiere prohibir la minería metalífera a cielo abierto, tienen plazo hasta el lunes para presentar un nuevo escrito explicando al magistrado por qué entienden que deben acceder al conjunto de la información. Víctor Bacchetta, uno de los integrantes del grupo, dijo a El País que evalúan proponerle al juez la imposición de multas al Ministerio de Industria por cada día en que se atrase en entregar la información requerida.

Ayer el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, dijo que el proyecto está “detenido” pero no en suspenso. El domingo pasado el presidente Tabaré Vázquez dijo durante un Consejo de Ministros realizado en Melo que el proyecto extractivo está “detenido” y que no ve señales de que se vaya a reactivar.

En febrero la bancada oficialista votó una ley para extender hasta fines de este año las negociaciones para firmar un contrato con Aratirí (del grupo Zamin Ferrous) para que comience a extraer hierro de cinco minas ubicadas en las cercanías de las localidades de Valentines y Cerro Chato en el centro-este del país. La empresa, que originalmente planteó exportar 18 millones de toneladas anuales, reformuló su plan para embarcar por Montevideo no más de 2 millones anuales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados