CON APOYO COMPAÑERO

ASSE decide el miércoles el futuro del director de Rivera

Andrés Toriani presentó descargos ante acusaciones de irregularidades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente del centro médico es cuestionado por su actuación administrativa. Foto: Presidencia

La plana mayor del Partido Comunista se trasladó a Rivera para demostrar su respaldo al director del hospital departamental, Andrés Toriani, acusado de irregularidades en la contratación de personal. El urólogo defendió el gasto, asociándolo a una mejora en la calidad asistencial, y las autoridades del Ministerio de Salud entendieron su alocución como "un descargo". Por eso, esperarán a que sea el directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) el que decida la remoción, o no, del médico-director.

La gerencia de ASSE había iniciado, el 14 de diciembre pasado, una investigación sobre los gastos en los que incurrió Toriani. Es que durante el año pasado el urólogo que dirige el hospital riverense había destinado $ 48 millones, provenientes del rubro "estudios médicos", a contrataciones de personal y complementos de salarios. Es decir: un dinero que fue pensado para gastos de funcionamiento terminó en retribuciones a funcionarios médicos y no médicos.

Para las contrataciones, el director habría usado a la Cooperativa de Trabajo Centro Médico Odontológico Cuaro, la cual, según denunció el diputado nacionalista Martín Lema, era propiedad de dos funcionarios del hospital público. Hasta ahora las facturas de contratación de esta cooperativa no han salido a la luz, aunque el legislador las había solicitado expresamente.

Toriani, quien aclaró que no ejerce el cargo por el Partido Comunista, dijo ayer que "la totalidad de la contratación de servicios médicos y no médicos se realiza por compra directa desde junio de 2012". Y puntualizó que "eso es de pleno conocimiento de las gerencias y autoridades de ASSE desde entonces".

Según el urólogo, esta forma de operar "permite ahorrar decenas de millones de dólares" al no tener que contratar servicios completos, como cirugías, afuera del hospital y hacerlo con personal interno. Y citó un ejemplo: en un centro privado de Artigas, donde enviaban a los pacientes que debían someterse a una operación de rodilla, se les cobraba $ 86 mil. El mismo traumatólogo, haciendo la misma cirugía, pero bajo el sueldo del hospital de Rivera les cuesta $ 17 mil.

En promedio, explicó el médico, toda cirugía realizada fuera del hospital ronda los $ 150 mil. Calculando que son unas 300 intervenciones que se hacen por mes, dijo, tercerizar el servicio ascendería a $ 45 millones. "Pagando lo que pagamos a todos los médicos y funcionarios asistenciales no médicos (si se hace en Rivera) terminamos gastando $ 4,5 millones al mes, el resto de la plata la ahora el hospital".

La especie de rendición de cuentas que hizo Toriani es, a su entender, la única defensa que ha tenido en este proceso. Dado que él no tiene un contrato de funcionario público, no se lo ha podido sumariar. Sí se abrió el expediente, fue enviado a una comisión de apoyo, y el próximo miércoles los cinco directores de ASSE determinarán su futuro.

Uno de los tres directores en representación del gobierno, Mauricio Ardus (vicepresidente del Directorio), ya había pedido la remoción de Toriani el 17 de mayo. Según consta en el acta, señaló que "ha perdido la confianza" para que continuara en el cargo porque usó una vía "espuria" para "emparchar" un problema manifiesto.

La presidenta del Directorio, la comunista Susana Muñiz, pidió en cambio que se esperara la investigación para tomar una decisión.

Cuando el directorio votó, ganó la defensa de Toriani por tres a dos y no se sabe qué ocurrirá el miércoles, más ahora que surgieron versiones de prensa que sostienen que el presidente Tabaré Vázquez estaría pidiendo la remoción del director.

De confirmarse estas versiones, la fuerza del Partido Comunista, del cual Toriani y Muñiz son parte, estaría por encima de la fuerza del presidente de la República. Aunque es cierto que ASSE es un servio descentralizado y no depende, en los papeles, de la palabra directa del mandatario.

Para el diputado Lema, lo que ocurrió en Rivera se resume con que "existen leyes y disposiciones para el correcto uso del dinero público", y que "no le corresponde a Toriani determinar" cómo se gasta lo que se gasta. Y criticó: "¿Hubo licitación? ¿Pidió precio?".

Varios lugareños se hicieron presentes ayer, durante el discurso de Toriani, para demostrarle su apoyo. Entienden que, más allá de si existen, o no, irregularidades contractuales, la asistencia mejoró. Aun así, el exdirector del centro, Segura Álvez, había dejado en claro en una carta pública que las mejoras ya venían de la gestión anterior.

Lema concluyó: "Si la presidenta de ASSE sabía lo que estaba pasando, debe asumir su responsabilidad y hacerse cargo: ¿cómo sabemos a dónde fue el dinero si no presentan las facturas de cooperativa Cuaro?, ¿cómo se generó la situación en la que aparecieron reclamos de pagos que se debían desde enero?".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)