UN ASESINATO A SANGRE FRÍA

Mató a cajera y se llevó $ 2.000

La Policía realiza un despliegue en barrios periféricos para capturar al “Kiki”. Era buscado por matar a su pareja hace tres meses delante de su hijo.

El comercio está "cerrado por duelo" tras el asesinato de la cajera. Foto: Francisco Flores
El comercio está "cerrado por duelo" tras el asesinato de la cajera. Foto: Francisco Flores

La violencia desatada en el supermercado Super Vero generó quizás más conmoción que el crimen del pizzero de La Pasiva, Gastón Hernández en 2012. El crimen ya tuvo derivaciones políticas y seguramente generará una nueva andanada de críticas al Ministerio del Interior. En el supermercado ubicado en La Blanqueada, el matador ejecutó de un disparo por la espalda a una cajera, Florencia Cabrera, cuando ya tenía el dinero que buscaba robar en su poder, unos $ 2.000.

Segundos antes había disparado a quemarropa a un guardia de seguridad pese a que este se encontraba en el suelo, sin posibilidad de defenderse tras ser golpeado. En La Pasiva, un menor había baleado a sangre fría a Hernández luego de pedirle un refresco. Ese homicidio generó que el sistema político implementara 15 medidas de seguridad, entre ellas la pena mínima de internación para adolescentes infractores.

Los últimos tres días fueron violentos en Montevideo. Entre la noche del viernes y ayer ocurrieron cinco homicidios y una violenta asonada en Avenida Italia y Caldas, que incluyó rapiñas, autos destrozados y el corte total de esa vía de tránsito.

Sin motivación.

A las 18:39 horas del sábado 17, Cristian Damián Pastorino Pimentel, alias "Kiki", se bajó de una moto e ingresó al supermercado Super Vero, ubicado en Luis Alberto de Herrera y General Urquiza.

Christian Pastorino, alias "Kiki", es sospechoso por el crimen de Tres Ombúes. Foto: Unicom.
Christian Pastorino, alias "Kiki". Foto: Unicom.

Pastorino disparó y provocó la muerte a Cabrera. Una médica de una emergencia móvil constató que la trabajadora sufrió una herida de arma de fuego con entrada y sin salida.

El guardia de seguridad, José Sánchez, de nacionalidad venezolana, fue herido de un balazo en el tórax. Fue derivado al Círculo Católico en estado delicado. Ayer fue operado. No tiene movilidad en sus piernas.

Gilberto Rodríguez, fiscal que investiga el homicidio en el supermercado, dijo a El País que, de acuerdo a información primaria, Pastorino Pimentel disparó contra Florencia Cabrera con "ausencia absoluta de motivación" porque ya se llevaba el dinero de la caja.

"En este momento, toda la atención de la fuerza policial está detrás de él", agregó Rodríguez, en alusión a que es uno de los hombres más buscados del país.

Compañeros de Florencia explicaron que "el Kiki" sustrajo el dinero de una de las cajas. Era poco. El dinero se retira a menudo para que, en caso de un robo, las pérdidas sean menores.

El delincuente le pidió a Florencia que abriera la caja. No sabía que la caja tiene un sistema que se abre luego que se efectiviza una compra. "Florencia se puso nerviosa porque la caja no se abría. El delincuente ya se iba y le disparó por la espalda", relató uno de los funcionarios del supermercado.

Florencia Cabrera tenía un hijo de ocho años. Vivía en la jurisdicción de la Seccional 9° (Parque Batlle y barrios aledaños). En el supermercado percibía un sueldo de $ 22.000 nominales, según informó el gremio del comercio (Fuecys).

El director nacional de Policía, Mario Layera, designó un equipo especial liderado por el director del Departamento de Información Táctica (DIT), Pablo Lotito y sus oficiales. El grupo está constituido, además, por investigadores de la Zona II (La Blanqueda y barrios aledaños) y Zona IV (La Teja y zonas cercanas). En la tarde de ayer, efectivos policiales realizaron allanamientos en barrios periféricos de Montevideo en búsqueda de Pastorino Pimentel.

Violento.

El "Kiki" fue identificado por las imágenes de las cámaras de seguridad del comercio. Su identidad fue confirmada por información reservada que llegó a la Policía y que aportó datos relevantes para la investigación, informó ayer la Unidad de Comunicaciones del Ministerio del Interior.

Christian Damian Pastorino Pimentel, alias "Kiki". Foto: Unicom
Christian Damian Pastorino Pimentel, alias "Kiki". Foto: Unicom

Pastorino Pimentel tiene 13 anotaciones como sospechoso de homicidios, rapiñas, hurtos y una violación. Fue indagado por esos ilícitos por efectivos de las seccionales 19 (La Teja y barrios aledaños) y 20 (Pueblo Santiago Vázquez), y cuenta con un antecedente penal por delitos de receptación y tenencia de armas. Estaba requerido por el homicidio de su pareja, Alison Patricia Pachón, de 20 años, en el barrio Tres Ombúes.

El 6 de diciembre de 2017, "el Kiki" ultimó a Pachón de cuatro disparos mientras ésta se encontraba en su casa junto a su hijo de seis meses.

"Pastorino Pimentel es tan violento que no dudó en matar a la expareja delante de su propio hijo", dijo una fuente policial. La fiscal de ese caso, Diana Salvo, planteó al fiscal de Corte Jorge Díaz su preocupación por el escaso avance en la investigación para ubicar al "Kiki", ya que llevaba tres meses prófugo. Según la fuente, "el Kiki" amenazó de muerte a su madre.

Canal 4 informó ayer que la Policía realizó un allanamiento en una casa de Tres Ombúes donde se sospechaba que se encontraba Pastorino, pero el delincuente escapó por poco.

Homicidios.

Rodríguez dijo que en la noche del viernes 16 y la madrugada del sábado, ocurrieron tres homicidios y una revuelta de vecinos en Malvín en protesta por esas muertes.

Al homicidio de Florencia Cabrera, se sumaron las muertes de dos jóvenes que fueron ultimados en los límites entre Buceo y Malvín Norte en la noche del viernes 16.

Un adolescente, de iniciales J.C.O. fue hallado caído con heridas por armas de fuego, en la intersección de Santander y Rambla Euskalerría, según informó la policía.

Poco después, una persona no identificada fue encontrada muerta en la esquina de Rodríguez Castelao y Minnesota. Recibió varios disparos. El viernes 16, Alexander Di Rocco Conde, de 20 años y procesado por hurto en grado de tentativa, fue ultimado de una puñalada en el patio del Módulo 2 de la cárcel de Canelones. Ayer, Luis Damián Gamboa García, de 32 años, remitido por un hurto, fue asesinado de una puñalada en la cárcel de Canelones.

Funcionaria muy atenta

En el barrio La Blanqueda, la funcionaria del Supermercado Vero, Florencia Cabrera, era muy apreciada por su buen trato. Un cliente del comercio dijo que la muerte de Florencia impactó en el barrio. Enseguida agregó: "Esa chiquilina era lo más grande; siempre correcta". Un vecino del supermercado consideró que el rapiñero "es un enfermo. Vino a matar o a morir. No usó una máscara para ocultar su identidad".

Pánico por asonada en Avenida Italia

Sábado por la tarde. Llevaban una bandera de tela y carteles reclamando "Justicia" por la reciente muerte de dos jóvenes en Malvín Norte. Un centenar de personas llegaron a Avenida Italia y Alto Perú desde los asentamientos ubicados en la zona. La mayoría de ellos eran niños de entre siete y 11 años, según señalaron testigos a El País.

La manifestación cortó el tránsito de Avenida Italia hacia el Centro. Se prendieron fuego neumáticos. Para esquivar la manifestación, varios autos se subieron al cordón de la avenida y cambiaron de senda. Otros se dirigieron hacia Malvín Norte. Vecinos relataron que algunos autos habrían sufrido robos. "Fue terrible. Tuvimos que cerrar el supermercado o se metían adentro. Trataron de parar a un delivery y este giró y se fue", relataron los funcionarios del supermercado, Carlos Sosa, Nayby Marticorena y Débora Aguirre. Otra vecina dijo que los manifestantes, portando trozos de hierros, rompieron vidrios de autos que pasaban por el lugar. "A un auto le tiraron papeles encendidos dentro", dijo. Los manifestantes rodearon a un ciclista y se llevaron su bicicleta. También ingresaron a un comercio y robaron mercaderías. Fueron detenidas 11 personas. Ayer fueron liberadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º