Solicitan a la Junta Departamental declaración de interés para protegerlo

Artistas salieron al rescate de mural en riesgo de demolición

El mural firmado en 1968 por el artista plástico Dumas Oroño que se encuentra en el patio de la Galería Costa no fue realizado sobre las paredes de la estructura sino que es sostenido por ménsulas y pilares.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
IMM no dio todavía los permisos para la construcción de la galería. Foto: Darwin Borrelli.

Por lo tanto es posible sacarlo de su actual emplazamiento y trasladarlo a otro lugar, según la opinión del arquitecto Jorge Rodríguez López, quien fuese docente universitario y trabajó junto a Dumas Oroño. Este profesional hizo una inspección visual acompañado de los arquitectos Gabriel Peluffo y Cristina Bausero.

Si bien se sucedieron respuestas tranquilizadoras desde el gobierno departamental y la Comisión de Patrimonio, hasta ahora no hay nada firmado.

Por esa razón, Tatiana Oroño, hija del creador, profesora de literatura, poeta y muy conocedora del muralismo, presentará en la Junta Departamental dos solicitudes. Una para que el mural sea declarado de interés departamental y otra para que se considere de interés su reubicación.

Paso a paso.

En la semana siguiente a la celebración del Día del Patrimonio, dedicado este año a la arquitectura, Tatiana Oroño dio la voz de alerta. Más allá de que hubiera propietarios dispuestos a no destruir la obra, para ella lo fundamental era el pronunciamiento oficial a favor de la conservación.

Entre el 16 y el 17 de octubre, Tatiana difundió en las redes sociales que la empresa decidió remover las piezas del mural "porque no va en su proyecto" y agregaba que Cristina Bausero había propuesto realojarlo en jardines del Museo Blanes que dirige.

Representantes de la empresa constructora se reunieron con autoridades comunales reafirmando que no les sirve mantener las placas del mural: dos piezas de 12 metros de largo y otras dos de casi 5 metros.

El pasado jueves Tatiana reprodujo las palabras que por teléfono le expresó el director de la Comisión de Patrimonio, el arquitecto Nelson Inda: "Todo esfuerzo que colabore a la defensa y preservación de los murales de Oroño aporta a la campaña por la defensa y preservación del muralismo uruguayo —gran deuda pendiente para la que se precisa colaboración de todos— y, en ese sentido, todo aporte, todo apoyo es y será bienvenido".

La cartelería de los inversores, las barandas de seguridad pintadas de verde y colocadas en las aberturas de la fachada o la limpieza que aturdió y llenó de polvo a los pocos locales comerciales que perduran hizo pensar que las obras ya habían comenzado en septiembre.

Sin embargo la Intendencia todavía no ha concedido ningún permiso de construcción para el proyecto que incorpora subsuelos para estacionamientos y tres torres, una a erigirse en el actual patio de la galería en donde está el mural.

Fuentes comunales confirmaron a El País que lo autorizado fue la previa realización de cateos a fin de verificar el estado de la cimentación de un esqueleto abandonado en la década de 1970. En el portal de la Intendencia informaron ayer que "se actuó inmediatamente y se llegó a un acuerdo: en ningún momento se corrió riesgo de demolición, sino que se estaba limpiando el lugar. Allí no se ha ejecutado ninguna obra sin permiso". Agregan que hubo una inspección para constatar lo que se hacía en la galería.

Tatiana Oroño dijo a El País que se retiró satisfecha de las entrevistas que sostuvo con dos arquitectos que se involucraron en el asunto: Ernesto Espósito (director de la Unidad de Protección al Patrimonio de la Intendencia que estuvo en la inspección) y Patricia Roland (al frente de la División Espacios Públicos y Edificaciones).

La Unión de Artistas Plásticos y Visuales expresó su beneplácito por la voluntad demostrada por la Intendencia y dice que espera la concreción en actos, tanto del rescate del mural como de piezas de arte distribuidas en espacios públicos: las esculturas de Avenida de las Américas o las del parque del ex edificio Libertad.

Dos murales son Patrimonio Nacional en liceo pedrense

El mural en bajorrelieve de la Galería Costa es uno entre la veintena que realizó Dumas Oroño, en variadas técnicas, en Uruguay o fuera del país.

El artista nacido en 1921 y fallecido en 2005, recibió en 2004 el Premio Figari por su obra muy variada, que abarcó desde pinturas hasta calabazas grabadas y coloreadas.

Fue integrante de las primeras generaciones de artistas que integraron el Taller de Joaquín Torres García, la Escuela del Sur.

En Qué Pasa de El País, el 8 de septiembre de 2007 se daba cuenta del descuido al que estaba sometido el mural de la Galería Costa. Y quedaba en evidencia el olvido para declararlo de interés, cuando en el liceo Manuel Rosé de Las Piedras dos murales de Oroño resultaron designados Patrimonio Nacional. Otros murales de Oroño fueron afectados: uno de hormigón quedó enchastrado al pintarse el edificio en donde está, y en 2005 un mosaico terminó en una volqueta de Avenida Italia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados