Vendrá a Uruguay a convencer que se puede “vivir del aire”

El artista del hambre: dice que no come hace 9 años

Era un violinista destacado, en especial como interprete de obras del italiano Niccolo Paganini. También daba clases de ese instrumento. Pero a mediados de la década del 2000, el argentino Víctor Truviano descubrió una nueva veta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desde 2007 no ingiere alimentos ni líquidos, asegura.

Comenzó un proceso personal que lo alejó del violín para convertirse en un "ser pránico", lo que él define como "estar en no separación, en no necesidad, en una seria felicidad". Sostiene que desde 2006 no ingiere alimentos y, desde 2007, tampoco líquidos. Se retroalimenta "de energía".

Con esa proposición, vendrá a Uruguay el próximo lunes 20 de abril, para dirigir un retiro de 11 días de encierro y ayuno en una posada rural cercana a Colonia Valdense. La convocatoria a participar de este retiro se divulga por internet, y no está exenta de controversia.

Imposible.

La licenciada en nutrición y profesora de la Udelar Sonia Nigro dice que nadie puede vivir solo con líquidos y menos sin ellos, por lo que biológicamente es imposible sobrevivir.

Lo que la comunidad científica refuta en bloque, lo expresa con contundencia Darío Acuña Castroviejo, catedrático español de Fisiología Humana: "Es imposible. Un hombre adulto, normal, de unos 75 kilos, que no ingiera nada —contando con que sí bebe agua— tiene una capacidad máxima de ayuno de unos 30 días aproximadamente. Quien diga que lleva años sin comer, miente", señaló al diario español "El Mundo".

Truviano, de apariencia andrógina, admite que lo primero que llama la atención de las personas que escuchan de él es que afirma no ingerir alimentos ni líquidos. Sin embargo, hay que insistir para que hable de ese tema. Arguye que no pretende convencer a quienes no le crean ni demostrarles nada.

"Ya hace mucho que no hablo de esto, pero se puede ver un video en youtube en que estoy en una clínica de Suecia donde médicos de ese país y científicos de Rusia me hacen tests y los avalan", dijo a El País.

El médico ruso al que alude Truviano es el Dr. Boris Aranovich: un defensor, como Truviano, de la "medicina alternativa".

El gurú argentino del "prana" —una palabra en sánscrito que significa aire inspirado o aliento vital, — hace hincapié en que lo suyo "no es una técnica" y que el fin de los retiros "no es que la gente deje de comer".

Agrega que si alguna vez tuviera hambre no dudaría en volver a comer alimentos. Lo último que ingirió fue una cena de canelones de ricotta, en la Navidad de 2006.

"Hay muchos chicos que dejan de comer pero debemos tener en cuenta que eso es una enfermedad y mi estado no es una enfermedad", afirma.

Truviano contó a El País que tras una serie de actividades en diferentes lugares, entre ellos Italia, Serbia y Corea, tiene planeado desde junio próximo instalarse "en la isla de Bali, abrir allí un espacio para quienes concurran y viajar una vez por mes al exterior".

El 10 de octubre próximo, Truviano volverá a Chile para hacer otro retiro de 11 días. Allí estuvo en 2007, en una visita que habría pasado inadvertida, si no fuera porque una madre se enteró de que su hija, con un historial de trastornos de la alimentación, pensaba asistir y, alarmada, denunció esta práctica públicamente.

Un retiro de 11 días en Colonia con dieta de agua y jugos por US$ 900.


El argentino Víctor Truviano recorre el mundo dando charlas y haciendo retiros. Hace cuatro años ya estuvo en Uruguay, y regresará entre el 20 al 30 de abril para hacer un encuentro en La Casona de la Paz, una posada campestre cerca de Colonia Valdense. Aunque él sostiene que no se trata de "algo comercial", admite que "no estoy peleado con el dinero". El costo para participar del ayuno en esa posada, durante 11 días, es de US$ 900 para quienes deseen asistir y lo resistan. El menú consiste en dosis de agua y jugos de fruta.

La nutricionista Sonia Nigro, consultada por El País, alertó que "los ayunos están indicados solo cuando el beneficio es más importante que el riesgo, y se hacen bajo supervisión médica estricta, con reposición de minerales básicos y en presencia de agua como elemento vital"

Truviano advirtió que el retiro "no es para dejar de comer, sino para descubrir una manera diferente de ser feliz. Estas son como las primeras vacaciones de tu vida, pero diferentes, porque cuando vas de vacaciones tenés que hacer miles de cosas y acá no hacés nada, ni los jugos", dijo sonriendo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados