FUERZAS ARMADAS

Una Armada que busca subsistir

Carlos Abilleira asumió como nuevo comandante y espera obtener nuevos recursos.

El presidente Vázquez asistió a la toma de mando de Carlos Abilleira. Foto: F. Flores
El presidente Vázquez asistió a la toma de mando de Carlos Abilleira. Foto: F. Flores

Más que una Fuerza Armada, es un museo de la Segunda Guerra Mundial. Así se lo comentó un contraalmirante a un militar retirado cuando el nuevo comandante en jefe de la Armada, Carlos Abilleira, reiteraba su deseo de tener más equipamiento para poder cumplir con las misiones de patrullaje en el territorio oceánico uruguayo. Es que la flota que maneja el país actualmente está muy deteriorada y solo una de las fragatas disponibles tiene capacidad de funcionamiento.

Ayer, en la ceremonia de toma de mando, la nueva máxima autoridad de la Armada Nacional reiteró la intención de contar con algún tipo de embarcación que sirva para sustituir las postergadas patrullas oceánicas.

En la ceremonia participaron el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y el ministro de Defensa, Jorge Menéndez.

Las expectativas de Abilleira son tan bajas en conseguir mayores recursos, que en conversaciones con la prensa dijo que sus prioridades pasan por "tratar de preservar" lo que hoy está. Por eso tiene la mira puesta en el próximo gobierno ya que la discusión de la ley de Rendición de Cuentas que se dará a mitad de año es la última instancia donde el gobierno de Vázquez puede definir incrementos presupuestales en este período.

"Hay que tomar una referencia que tenemos un gobierno actuando y un presupuesto. Hay metas para tratar de consolidar en estos dos años, y algunos elementos atrasados. Trataremos de conseguirlos en estos dos años, y, si no, quedarán para la próxima legislatura", dijo el nuevo comandante en jefe de la Armada a los medios de comunicación.

En ese sentido expresó: "La prioridad es tratar de mantener lo que tenemos". Aclaró que esos nuevos medios de navegación que son de necesidad urgente, estima que no lleguen en el corto plazo.

Por eso reparar el motor (remotorización) del buque multipropósito "Artigas" es la prioridad para el 2018.

"Por eso hablamos de conseguir un mientras tanto. Estamos navegando en la derrota. Y por ahora no se visualiza la llegada del nuevo equipamiento que es necesario", dijo Abilleira. Además aclaró que las fragatas que tienen en funcionamiento están en muy mal estado.

Sí espera la llegada de dos helicópteros usados para emplear con los barcos que fueron adquiridos a las fuerzas armadas italianas a un precio muy bajo —unos seis millones de dólares— que aún tienen varias horas de uso para trabajar. "Estos nos sirven para el rescate y búsqueda en el mar, una función que tenemos muy degradada por la capacidad de alcance", dijo.

El saliente comandante de la Armada, Leonardo Alonso, ya había advertido de la compleja situación que atraviesa la fuerza por falta de equipamiento para cumplir las misiones de control. Incluso fue amonestado por el gobierno cuando combinó el reclamo de más equipamiento con la discusión por la reforma de la Caja Militar, para la que el gobierno envió un proyecto de ley al Parlamento.

En este sentido la capacidades de reacción de la Armada Nacional están muy limitadas dijo el nuevo comandante en jefe. "Cuando hablamos de la seguridad del territorio oceánico podemos establecer amenazas de defensa que a ese nivel, con una erosión de otro Estado al nuestro, las capacidades son totalmente disminuidas", explicó.

A su vez, en la otra tarea que es la de preservar los recursos naturales en aguas oceánicas, la capacidad de trabajo también es limitada. Alertó que cuando barcos extranjeros vienen a pescar en la frontera de los límites sin permiso, en ocasiones se dificulta para llegar a tiempo.

"Nuestras capacidades están muy degradadas. Estamos apuntando a eso: a mejorar ese tipo de reacción con alguna nave alternativa que consigamos mientras no vienen esos buques nuevos", dijo.

Por su parte, el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, dijo que ya fueron concretados el 50% de los planteos realizados por el nuevo comandante en jefe en su discurso de asunción.

Inquietud por las jubilaciones.

El proyecto de ley para reformar la Caja Militar está esperando en el Parlamento por los votos suficientes para su sanción. Aun el partido de gobierno no ha logrado el consenso necesario para aprobarlo. La iniciativa parlamentaria recorta los beneficios a los militares y eso ha generado malestar en los oficiales retirados de las fuerzas armadas.

El ministro de Defensa, Jorge Menéndez, dijo ayer a la prensa que el tema depende exclusivamente de los legisladores. El nuevo comandante en jefe de la Armada declaró que el tema genera inquietud en todas las fuerzas castrenses.

"Una legislación nueva que tiene que ver con los retiros y pensiones a todo el personal lo pone inquieto. El proyecto de ley que ya está en tratamiento parlamentario cuenta con muchos elementos aportados por las fuerzas armadas. Hay una etapa de transición y esperamos que el tratamiento parlamentario pueda tener alguna otra consideración", dijo ayer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)