El nuevo gobierno argentino y Uruguay

Argentina ya se abre y quita trabas a las importaciones

Los industriales uruguayos, presentes en el anuncio, lo ven “relevante”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Macri quiere la vuelta con fuerza al merado internacional de la producción argentina. Foto: Reuters.

El nuevo gobierno argentino anunció ayer que cumplirá con un fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y a partir de fin de año dejará de exigir la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI), lo que supone el levantamiento de una medida que había afectado a las exportaciones uruguayas.

El ministro de Desarrollo Productivo argentino, Francisco Cabrera, anunció que "a fin de año se acaban las DJAI (Declaración Jurada Anticipada de Importación)" y aseguró que el mecanismo será reemplazado por un sistema simple de licencias automáticas y no automáticas. Las licencias no automáticas, ya suprimidas, habían supuesto un obstáculo adicional para las exportaciones uruguayas y habían afectado a unos 1.000 ítems.

El presidente de la Unión de Exportadores, Álvaro Queijo, dijo a El País que "siempre es bueno que se levante una traba", pero advirtió que para que Argentina acceda a los dólares que necesita para importar deberá revertir una situación de sus reservas que "es muy delicada" para lo cual le harán falta seguramente préstamos internacionales. "La eliminación de las trabas era algo con lo que tenían que cumplir en diciembre, porque en julio habían pedido una prórroga hasta fin de año", explicó Queijo. El empresario dijo que será fundamental conocer cuál va a ser la política de la nueva administración argentina en materia monetaria y de tipo de cambio. "Por como está ubicado Uruguay, Argentina y Brasil siempre serán importantes porque son mercados naturales nuestros y porque compiten con nuestros productos. Por eso necesitamos tener competitividad con uno y con otro", comentó Queijo.

El anuncio fue realizado en la 21 Conferencia de la Unión Industrial Argentina que tuvo lugar en Buenos Aires, donde estaba presente el presidente de la Cámara de Industrias, Washington Corallo, quien lo consideró "relevante" porque las DJAI "eran una traba absoluta y total no solamente para Uruguay sino para la propia Argentina". Corallo dijo que el presidente argentino, Mauricio Macri, que habló en la conferencia "mostró un optimismo muy grande de que su país conseguirá las divisas para ir volviendo al mercado mundial". "En Montevideo le vamos a transmitir a la cámara que aunque no va a ser fácil, Argentina va a cambiar, dejará la prepotencia y volverá al mundo", señaló.

Un informe de la Cámara de Industrias (CIU) sobre la situación comercial con Argentina y su impacto en el sector elaborado en agosto, indicaba que el empleo directo generado por las empresas uruguayas que producen bienes para el mercado del país vecino cayó 46% en ocho años, pasando de 5.000 a 2.700 puestos de trabajo.

El ministro Cabrera dijo en la conferencia de los industriales argentinos que se "acaba la información abusiva que se le requería a las empresas para todo tipo de autorizaciones". "Queremos mecanismos sencillos, que no pierdan tiempo en trámites burocráticos y se dediquen a producir y a generar empleo", agregó, entre los aplausos de los industriales.

La DJAI obliga a los importadores argentinos a registrar en el sistema informático aduanero datos del vendedor y comprador de la mercadería, del producto a importar y del valor del flete, entre otros requisitos.

Durante 2014 hubo 335 DJAI correspondientes a mercaderías uruguayas trancadas por las autoridades argentinas por un total de US$ 27,6 millones. Los rubros más afectados fueron la vestimenta, los alimentos, el papel, los productos químicos, los textiles, el plástico, la maquinaria y la metalurgia, entre otros.

El año pasado terminó con una caída de las exportaciones hacia Argentina de 15,7%, con respecto a 2013, según datos de la Unión de Exportadores. Paradójicamente, Uruguay y también Brasil, pese a ser socios de Argentina en el Mercosur, se vieron perjudicados por las trabas mencionadas. Entre enero y noviembre de este año las ventas a Argentina fueron de US$ 357 millones, lo que representó una caída de 3,9%. Las exportaciones a la vecina orilla representaron solamente el 4,9% del total de las ventas del país. En este año las autopartes con US$ 74 millones fueron el principal rubro exportado, seguidas del papel y cartón con US$ 56 millones y los barnices con US$ 34 millones.

Los vehículos y las autopartes habían sido los rubros que más se habían visto perjudicados por las restricciones argentinas. Argentina fue uno de los principales destinos de las exportaciones uruguayas durante la década de los años 90 pero sobre todo a partir de 2007 las ventas comenzaron a retroceder de manera significativa.

Por el lado de las importaciones desde Argentina entre enero y noviembre cayeron de US$ 1.333 a US$ 1.153 millones, un retroceso de 13,1%. Representaron el 14,7% del total.

El nuevo gobierno encara medidas para unificar el tipo de cambio

Así como ayer anunció la reducción de las retenciones al sector agropecuario, el nuevo gobierno de Argentina da los pasos necesarios para cumplir otra de las promesas que hizo Mauricio Macri en la campaña electoral: eliminar el cepo cambio y tener un solo tipo de cambio. Por cierto, la decisión no es de fácil adopción, sino requiere de varias medidas.

La decisión en materia de política cambiaria se espera con creciente expectativa no solo en Argentina, sino también en Uruguay.

La semana pasada, el ministro Alfonso Prat-Gay, en respuesta a una consulta del periodismo sobre cuándo se derogaría el cepo, respondió: “No tengo la bola de cristal. Pero, si la pregunta es si vamos a levantar el cepo y unificar el tipo de cambio, la respuesta es que sí y que lo haremos cuando sea el momento más adecuado, lo más rápido, pero lo más tranquilo posible”.

El periodista Marcelo Bonelli, en Clarín, indicó ayer que antes de poner en práctica las medidas cambiarias, el ministro Prat-Gay “quiere tener asegurada una provisión de dólares y completar el directorio del Banco Central con técnicos de su confianza”. Asimismo, señaló que la apertura cambiaria sería acompañada de acuerdos para aumentar las reservas en unos US$ 15.000 millones. Agregó que se desconoce si habrá alguna flexibilización del cepo o si van a seguir las restricciones hasta fortalecer las reservas.

Moreno no.

El presidente de la Cámara de Industrias, Washington Corallo, contó a El País que Macri fue particularmente aplaudido cuando dijo que en su gobierno no habría nadie como Guillermo Moreno, exsecretario de Comercio argentino, que fue muy cuestionado por sus presiones sobre el sector empresarial. Moreno controlaba con mano de hierro a los empresarios para que no incrementasen sus precios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados