SAN CARLOS

Árbol cayó sobre colombiana y la dejó varada en el país

Vencía su plazo de permanencia cuando ocurrió el accidente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Destrozos tras el temporal en San Carlos. Foto: Ricardo Figueredo.

Yurani tiene 28 años, es colombiana y reside en San Carlos desde hace algunos meses. En la noche del 23 de diciembre se encontraba en el camping ubicado sobre el arroyo San Carlos cuando uno de los tantos árboles derribados esa noche le cayó encima. El impacto le produjo la quebradura de las vértebras L4 y L5 de la zona lumbar.

De inmediato fue socorrida por varias personas y trasladada al hospital de San Carlos. Una tomografía practicada ese día puso en evidencia las fracturas. "Esa vez le dieron calmante y antiinflamatorios. Le ordenaron reposo. El problema es que no tenía cobertura de salud. Además, se le había vencido ese día el periodo de 90 días que tiene un ciudadano fuera del Mercosur para permanecer en el país", explicó el padre Alfredo, responsable de la parroquia Nuestra Señora de los Remedios de Maldonado Nuevo.

Alfredo dijo que en el hospital le recomendaron que se dirigiera a la Intendencia para regularizar su situación. "En la Intendencia le dijeron que tenía que a sacar el carné de asistencia pública que expide el hospital de Maldonado", señaló extrañado el sacerdote.

"En el hospital le dijeron que para tramitar ese carné e asistencia tenia que pedir un papel a la embajada de Colombia. No se qué papel era pero sí que lo necesitaba para sacar el carné", agregó.

El 3 de enero le ordenaron en el hospital que hiciera reposo en su lugar de residencia y que regresara a los diez días para continuar el tratamiento.

Sin dinero.

"El 12 de enero volvió al hospital y se encuentra que le exigen el pago de una deuda que ella había contraído por no contar con el carné de asistencia. Como le dieron medicamentos generó una deuda de más de mil pesos. Ella no tiene plata. Por esa deuda no quisieron atenderla", aseguró. Entre las idas y vueltas, logra que la atienda un traumatólogo, quien le saca una placa. "El médico le dijo que estaba igual. La mandó a la casa con antiinflamatorios y calmantes. Eso se lo cobraron", dijo el padre.

El tema comenzó a resolverse de alguna manera informal cuando una visitante de la parroquia se contactó con la médica jefa de los servicios de policlínicas de la Intendencia. Al final, la joven colombiana está siendo atendida pero no de forma oficial porque, entre otras cosas, no tiene carné de asistencia y encima tiene vencido su período de permanencia en el país. Como se trata de los primeros 90 días y la Dirección Nacional de Migraciones puede conceder otro plazo de 90 días más, el padre Alfredo pretendió hacer el trámite. Yurani no puede moverse.

"Por suerte en las ultimas horas nos dijeron que este viernes llegará el cónsul colombiano para poder regularizar su situación renovando el permiso de residencia por otros noventa días", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados