JOVEN EMPRESARIO

Apuñalado y quemado en su auto

Matan a empresario en Tacuarembó por diferencias “de dinero”

Ramiro Núñez, un joven empresario de Las Piedras de 21 años de edad, fue asesinado a puñaladas en las afueras de Tacuarembó. El asesino hizo un vano intento por borrar las huellas del crimen incendiando el vehículo en el que se desplazaban, pero fue detenido pocas horas después del hecho.

El asesinato ocurrió en la madrugada de ayer. A eso de la hora 3:00 alguien avisó a la Policía llamando al 911 que había un auto incendiándose en el camino que une Tacuarembó con el balneario Iporá. Cuando Bomberos extinguió el fuego se pudo ver un cadáver dentro del auto, un Renault Megane.

Posteriormente, Mario Núñez, el padre de la víctima, se presentó en una comisaría de Tacuarembó a denunciar que su hijo no había regresado tras salir del Hotel Carlos Gardel, donde ambos estaban alojados, tras salir con un hombre de 32 años al que identificó plenamente ya que era un cliente.

De inmediato efectivos de la Policía local se dirigieron a la casa del hombre mencionado por el padre de la víctima, ubicada en pleno centro tacuaremboense. Una vez detenido, el hombre confesó la autoría del homicidio ante los efectivos de la Policía. Posteriormente, pasó a prestar declaración ante el juez letrado departamental.

Mientras aguardaba en el Juzgado, Núñez dijo a El País que el asesino de su hijo era un cliente de la empresa de comercialización de maquinaria importada que tienen con su familia. "Fue por el dinero, mi hijo lo único que hacía era trabajar, somos una familia de trabajo que pagamos nuestros impuestos", afirmó el hombre a El País entre lágrimas.

Los dos empresarios, padre e hijo, estaban en la zona para realizar tareas de ventas y cobranzas de las maquinarias que importan, desde heladeras y cortadoras de fiambre hasta cajas registradoras.

Fuentes de la investigación mencionaron que la relación entre ambos era "de trabajo" ya que el matador pretendía operar como representante en la zona de la empresa del fallecido, y ya habían realizado algunos negocios.

Al final de la tarde de ayer un equipo de la Dirección Nacional de Policía Científica arribó al departamento a solicitud de la Jefatura de Tacuarembó. Cuando para la Policía el caso está resuelto, se espera que el juez Diego Pereira Silvera, a cargo de la causa, ordene la reconstrucción del hecho y otras pericias.

El jefe de Policía de Tacuarembó, Oldemar Avero, se mostró sorprendido por las características del episodio.

"Es gente que no tiene antecedentes penales, trabajadores los dos. No le encuentro lógica, supongo que todo esto responde a la enorme violencia que hay ahora, será porque uno ya está viejo, pero estas cosas son increíbles", afirmó.

Anoche, al cierre de esta edición, el detenido declaraba ante el juez mientras el padre de la víctima aguardaba que le entregaran los restos de su hijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)