VENEZUELA FUERA DEL MERCOSUR

Apoyo uruguayo a suspensión de Venezuela irritó al Frente

Solo el astorismo salió a respaldar la decisión adoptada por el gobierno de Vázquez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Delcy Rodríguez por Arotxa

Por la "ruptura del orden democrático" y después del cambio de signo de los gobiernos de Brasil y Argentina, Uruguay resolvió apoyar la suspensión de Venezuela del Mercosur.

El país caribeño había entrado "por la ventana" al bloque regional en 2012, en momentos en que el Congreso de Paraguay —que se había opuesto al ingreso— estaba suspendido por la destitución de Fernando Lugo en un juicio político.

"A Venezuela no la sacará nadie del Mercosur", dijo el presidente Nicolás Maduro, luego de la resolución del bloque.

El desencadenante de la decisión adoptada ayer y que el canciller Rodolfo Nin Novoa calificó de "un voto a favor del pueblo venezolano", fue la elección de una Asamblea Constituyente en la que sufragó el 41% de la población, según cifras oficiales. La empresa SmartMatic, que contabilizó el voto, denunció "manipulación", y la fiscal general Luisa Ortega Díaz, ahora destituida, abrió una investigación ante un posible fraude electoral.

La presión internacional y la escalada de violencia en Venezuela —donde ya se contabilizaron 153 muertos— hizo que el gobierno del presidente Tabaré Vázquez se sumara a la condena del chavismo, después de una larga amistad basada en coincidencias ideológicas.

En el comunicado conjunto firmado por los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, se afirma que el Mercosur decidió "suspender a Venezuela en todos los derechos y obligaciones inherentes a su condición de Estado parte", según lo dispone el Protocolo de Ushuaia, ante la "ruptura del orden democrático". Se agrega que la medida cesará cuando "se verifique el restablecimiento del Estado de derecho".

"Yo diría que es un voto a favor del pueblo venezolano. Para que el pueblo pueda gozar de las libertades, de los derechos y de la democracia", dijo Nin Novoa a El País. Además reconoció que el gobierno uruguayo "no brindó con alegría" su voto para suspender a Venezuela, y destacó que se aspira "a seguir dando una mano para que la institucionalidad se reinstaure". Cuatro días antes, la administración del presidente Tabaré Vázquez había pedido liberar a los presos políticos Leopoldo López y Antonio Ledezma.

En la última cumbre del Mercosur, celebrada en Mendoza el 21 de julio, Vázquez había tendido la mano una vez más a Venezuela, para "tratar de encontrar un camino de diálogo".

Esta postura había sido aplaudida a la interna del Frente, más que nada por los sectores que mantienen cercanía con el chavismo, como el Partido Comunista y el Movimiento de Participación Popular (MPP). Justamente fue a instancias del expresidente José Mujica —y principal figura del MPP— que Venezuela ingresó en junio de 2012 al Mercosur. La posición del senador fue clave también para la salida del país caribeño del bloque. Fue Mujica el que conversó telefónicamente con Vázquez y le dio el aval para que el gobierno endureciera su posición.

Pero Venezuela sigue siendo una piedra en el zapato para el Frente Amplio. Fuentes del MPP dijeron a El País que la posición de suspender a Venezuela "es de Mujica" y no de todo el sector, que está "en el camino del medio". Varios legisladores consultados por El País prefirieron mantener silencio respecto a la suspensión. El MPP mantiene una relación amistosa con Venezuela. Tan es así que el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) expresó el 31 de julio en un comunicado el saludo al gobierno de Venezuela "por la histórica votación".

En Twitter, el diputado del MPP Daniel Caggiani pidió "más diálogo" con el gobierno de Maduro, y aseguró que "la tesis del aislacionismo no ayuda a solucionar el conflicto". Mucho más duros fueron los comunistas que mostraron su enojo con el gobierno de Vázquez. El ejecutivo del sector manifestó "su más absoluto rechazo al grave paso adoptado".

El secretario general del PCU, Juan Castillo, dijo a El País que se sintió "muy indignado" y "muy dolorido" por la resolución adoptada. "La actitud del gobierno de Uruguay sobre la decisión de suspender a Venezuela del Mercosur es una vergüenza, lisa y llanamente un disparate. Inexplicable", escribió en su muro de Facebook el diputado comunista Gerardo Núñez. "¿En serio Uruguay se deja influenciar por el carácter democrático del gobierno reaccionario de Paraguay y golpista de Brasil?", preguntó en tono crítico.

Tampoco tuvo problemas de enfrentarse a Vázquez por el cambio de postura del gobierno. "Tabaré había dicho que no contribuiría al aislamiento de Venezuela y no haría injerencia. Lamentablemente hizo todo lo contrario a lo que dijo hace menos de dos semanas", subrayó en referencia a declaraciones que había realizado el mandatario en la cumbre de Mendoza.

Desde el Partido Socialista también se escucharon cuestionamientos. El diputado Roberto Chiazzaro consideró como "una grave equivocación" la suspensión de Venezuela del Mercosur. "No recuerdo cuándo la fuerza política debatió con Cancillería la conveniencia y oportunidad de suspender a Venezuela. ¿Me habré olvidado?", preguntó con mucha ironía. A su vez, la senadora Constanza Moreira (Casa Grande) fustigó las "dos varas en política exterior: se perdona el golpe en Brasil y se condena a Venezuela". Al coro de críticas se sumó hasta la Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic, que rechazó la suspensión adoptada.

El malestar quedó en evidencia ayer en la reunión de la Mesa Política en Buenos Aires. El Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) pidió saber a qué se debe el cambio del gobierno, dijo a El País el delegado del sector Carlos Coitiño.

En el otro extremo y casi en solitario, el Frente Líber Seregni defendió al gobierno de Vázquez. El ministro de Economía, Danilo Astori, opinó que la suspensión de Venezuela era "una medida que ya resultaba imposible de evitar". Para el diputado José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) la suspensión es una "crónica de una muerte anunciada porque todos los hechos llevaron a tomar esta decisión".

Fuerte reacción del gobierno de Nicolás Maduro.

Poco después de que se conociera la decisión de los países fundadores del Mercosur de suspender a Venezuela del bloque, el presidente Nicolás Maduro dijo que "a Venezuela no la sacará nadie del Mercosur".

Pocas horas después la nación caribeña emitió una declaración en la que rechaza la decisión, acusa al Mercosur de injerencia en sus asuntos internos y la que califica de violatoria de los más elementales principios del derecho internacional.

En el texto del comunicado el gobierno "alerta" al mundo sobre "la grosera injerencia de quienes tuercen los caminos legales para provocar intervenciones erráticas, violatorias de los más elementales principios del derecho internacional. Nefastos intereses anti integracionistas han convertido al Mercosur en órgano de persecución política contra Venezuela". Asimismo, el gobierno de Maduro sostiene que resulta "improcedente" la resolución del bloque, y señala que es la segunda vez en menos de un año "que se pretende arbitrariamente suspender a Venezuela de la organización mediante argumentos artificiales, lo cual es una clara muestra del tenor intervencionista, y alejado del Derecho, de estos Cancilleres de la nueva Triple Alianza, así como de la verdadera intención política que los motiva".

Según el comunicado oficial "quedarán marcados por la historia los nombres de los Presidentes y Cancilleres que han tomado esta aberrante e ilegal decisión".

La posición del gobierno de Nicolás Maduro considera que "al único gobierno al que legalmente debería aplicarse el Protocolo de Ushuaia es al que hoy mal gobierna al Brasil, encabezado por una tragicomedia de mafias económicas y parlamentarias que ni siquiera gozan de la legitimidad del voto, que sí ostentan el gobierno del Presidente Nicolás Maduro y nuestra flamante y soberana Asamblea Nacional Constituyente recién instalada en Caracas con todo el apoyo de un pueblo que desea la paz".

REACCIONES POLÍTICAS.

Oposición celebra la decisión.

"¡Más vale tarde que nunca!" Así reaccionó el senador nacionalista Luis Lacalle Pou cuando se enteró que el gobierno apoyó la suspensión de Venezuela del Mercosur. "Al fin nuestro gobierno salió de su posición inexplicable. Bien por el Mercosur", insistió en Twitter.

La noticia fue celebrada por toda la oposición. "Por fin el gobierno se suma a países democráticos contra dictadura Venezuela, presionado por la oposición y Mercosur. Esta actitud no borra la vergüenza anterior", aseguró el senador nacionalista Javier García en la misma red social en un tono crítico.

En el mismo sentido opinó la senadora nacionalista Verónica Alonso. "Aunque costó Uruguay se suma al bloque para suspender a Venezuela del Mercosur. Primó la sensatez de (Rodolfo) Nin Novoa", opinó.

En el Partido Colorado cuestionaron la posición de sectores del Frente Amplio que manifestaron su rechazo a la suspensión apoyada por el gobierno. "Mientras la dictadura de Maduro se lleva puesto todo, desde el FA critican su suspensión. No creen en la democracia, solo en el amiguismo", argumentó el senador colorado José Amorín Batlle.

Asimismo, el diputado colorado Conrado Rodríguez expresó: "Cayó discurso del gobierno con respecto a Venezuela, que evitaba su condena. Ahora reconoce lo que negaba".

Por otro lado, el Pit-Cnt marcó distancia del gobierno luego de que apoyara junto a los otros países del bloque la suspensión de Venezuela. "Tristeza. Veníamos apostando al diálogo y a la paz. Esta decisión solo fortalece a la derecha violenta y su escalada", escribió en Twitter el secretario general de la central Marcelo Abdala.

Otra postura fue la que asumió el secretario general del Sindicato de la Bebida, Richard Read. "Alegría por los trabajadores, estudiantes y pueblo que busca democracia y libertad apartados de la oposición derechista. Por una Venezuela sin presos políticos", escribió en Twitter.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)