VEA LA FOTOGALERÍA

100 años de un icono del Cerro

El Florencio Sánchez es uno de los orgullos del Cerro, un espacio referencial en la vida cultural del barrio, que este 2015 cumple su primer siglo de vida.

El teatro fue inaugurado en 1915 cómo teatro Apolo.
El teatro fue inaugurado en 1915 cómo teatro Apolo.
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño

Se inauguró en 1915 con el nombre Teatro Apolo Biógrafo Cerro; luego se denominó Cinema Teatro Apolo y más adelante Teatro Apolo. En 1963, la Junta Departamental lo designó Florencio Sánchez y reabrió en 1996 con el nombre Centro Cultural Florencio Sánchez.

La primera función teatral estuvo a cargo de una compañía de zarzuelas española bajo la dirección del tenor cómico Primitivo Martínez, señala un artículo de Nacho Cejas y Raúl Bertolini, quienes editarán un libro sobre la historia del teatro.

Por la sala pasaron actores y músicos, obras teatrales de la Comedia Nacional, conciertos de la orquesta filarmónica y se proyectaron cientos de películas. Para la celebración de sus 100 años, la programación de la sala tiene un fuerte acento en personas del propio barrio, un ciclo de recitales durante todo el año, además de mantener una intensa agenda de talleres y clases.

"Lo afectivo acá tiene mucho que ver. La apertura de la sala en 1996 le significó a la gente de alguna manera una recuperación de la autoestima. Era un barrio con muchas heridas abiertas, cierre de fuentes de trabajo, deterioro de la calidad de vida, pérdidas de los cuatro cines, de algunos clubes deportivos como el Barcelona, y se había cerrado el teatro", relató Elder Silva, director de esta institución.

"Cien por ciento Cerro", es uno de los ciclos de actividades que se realizará. "Son 100 eventos dedicados a 100 artistas cerrenses, entre ellos directores de teatro, actores, tangueros y murguistas", relató Silva.

Se estrenará una obra en que actuará Natalia Lambach (joven con discapacidad que ganó un premio Florencio revelación) escrita por Joaquín Roldán (quien vive en Sevilla pero es nacido en el Cerro y que será dirigida por Tabaré Rivero (funcionario del teatro). También se estrenará una obra de Dino Armas y una muestra de pintura de Álvaro Bustello.

Hay 11 muestras de fotógrafos del Cerro y 11 exposiciones de escultura, artes visuales, pintura, cerámica y alfarería programadas para este 2015. "De alguna manera es acentuar cierto chauvinismo, pero también un reconocimiento a todo lo que ha germinado alrededor del teatro", dijo Silva.

"En un mundo globalizado vale mucho saber de dónde uno viene y ha sido una característica de la programación de estos años apuntar a lo local. En cada mes tener al menos un artista local. No por capricho, sino que nos parece importante en una sala inserta en un barrio con tanto sentido de identidad y pertenencia", añadió.

A esto se suma un ciclo musical llamado 100.0, de dos viernes cada mes, en el que habrá espectáculos de mucha importancia y gran taquilla. Comenzarán el 10 de abril con Spuntone-Mendaro, Dino el 17 de abril, y entre otros estarán Larbanois-Carrero y Gerardo Nieto (ver columna).

"Tengo mis gustos musicales pero a la hora de planificar quedan de lado y planeo lo que la gente pide o pueda interesarle", dijo Silva. Y la agenda incluye música clásica, canto popular, folklore, música tropical y rock.

El centro cultural tiene tres programas en funcionamiento: uno de exposiciones, otro de muestras de fotografías llamado FotoCerro y otro de talleres de artes escénicas (que abarca teatro, capoeira, danza contemporánea, teatro para niños, música integradora para personas con y sin discapacidad)

Otro programa es el llamado Fuera del aula, con unas 70 funciones durante el año en horarios diurnos a las que concurren escolares de diferentes barrios y en general son a sala llena. En 2014, concurrieron unos 22.000l niños en este programa y ya están colocadas buena parte de las funciones de este 2015.

Contención.

La sala tiene capacidad para 300 personas, tiene 16 funcionarios y "el presupuesto no es muy alto pero da para funcionar", dijo Silva. Comentó que muchos días las actividades comienzan a la mañana y terminan tarde a la noche e incluyen obras de teatro para niños y talleres diversos.

"Es un lugar que contiene mucho, es seguro. La gente sabe que si deja a un niño acá no se va si no viene un mayor. Cosas que son elementales y que ayudan a que las personas vengan tranquilas", acotó.

Silva sabe que mucha gente identifica al Cerro y a barrios cercanos con la inseguridad y destaca que el teatro es un remanso en ese sentido. "Había gente que preguntaba si se puede venir en auto y le decíamos que sí; hay cuidacoches que son una garantía, nunca hubo daño a ningún vehículo. Calculo que en los últimos cinco años tuvimos 193.000 espectadores, mejoramos la iluminación y cuando hay función llena llamo a los largadores de ómnibus para avisarles y a una cooperativa de taxis cercana le pido que corra la parada para aquí. Son pequeñas estrategias para mejorar la seguridad. Por suerte nunca pasó nada, ni el teatro fue dañado", comentó Silva.

"Si no defendemos esto los que están por caerse, caen del todo. Es como un aguantadero de gurises que pasan por situaciones complicadas", agregó.

En abril, se lanzará un fondo Florencio, con US$ 5.000 que se destinará a un proyecto local por año, "que tenga que ver con el patrimonio, la música, la historia, la geografía y las maneras de vida en el Cerro". La idea es que el proyecto ganador circule por otras salas de Montevideo.

AGENDA DE SHOWS

Mucho rock, Carnaval y cumbia a partir del 10

Alejandro Spuntone & Guzmán Mendaro abrirán el ciclo musical "Florencio 100.0", presentando "Estado Natural", el viernes 10 de abril a las 21:30 horas. Continúa Gastón Ciarlo, "Dino", el viernes 17 de abril y los siguen una gran grilla de destacados músicos y grupos uruguayos.

"Esto es posible gracias al gran compromiso de los músicos que consideraron la importancia de participar de este festejo, los que están y los que quisieron pero por razones de agenda no pudieron", señalaron los organizadores de los shows.

Entre otros, se encuentran el ex integrante del Cuarteto Riki Muso, Garo Arakelián (ex guitarrista de La Trampa), El Sapo Ruperto (creación del también músico Roy Berocay), Pecho E Fierro, La Tabaré, La Triple Nelson, Larbanois & Carrero, Trostky Vengarán, 4 pesos de Propina, 11 Tiros, El Resto de Nosotros, Carlos Alberto Rodríguez, Daniel Viglietti, Toco y Obligo, Gotán, Sirilo, La Teja Pride, Milongas Extremas, Maciegas, Rey Toro, La Libertina, Cuarteto Ricacosa, Ana Prada, Cayó la Cabra, Ana Laura Valiente (Altier) y Gerardo Nieto.

Las entradas están en venta en Abitab, Redpagos y Tiendas Antel. También es posible hacer reservas por el teléfono 2311 9011.

El teatro y el cine que marcaron a un barrio

La primera función teatral del Apolo fue el 20 de marzo de 1915 y estuvo a cargo de una compañía de zarzuelas española bajo la dirección del tenor cómico Primitivo Martínez. Otra compañía, la de Comedias y Sainetes, dirigida por el primer actor Domingo Sapelli, se hizo presente en 1917 con obras como Misia Pancha la brava y M´hijo el dotor. Se alternaron los elencos que provenían del centro de la ciudad con los "cuadros filodramáticos" que realizaban trabajadores locales, indica un artículo de Nacho Cejas y Raúl Bertolini.

En 1931, con el film norteamericano sobre los cosacos "La canción de la llama", llegó el cine sonoro y, para acondicionarlo mejor, poco después la sala contaría con sonido estereofónico. El 25 de agosto de 1947, falleció Manuel Diz —su esposa había muerto casi un año antes— y tomó entonces la dirección del Apolo su hija menor, Aurora. Muchas películas pasaron por el Apolo en el período de los Diz, entre las más recordadas las matinées con Flash Gordon.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados