iglesia católica

En menos de un año, Sturla logró dar un giro en la conducción de la Iglesia

Con estilo propio y sencillez, el arzobispo de Montevideo y recientemente designado Cardenal, facilitó en los últimos meses el diálogo de la Iglesia con distintos ámbitos de la sociedad. Él mismo reconoció que está en la "misma línea" que el papa Francisco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Daniel Sturla estuvo en una actividad pastoral en Jardines del Hipódromo. Foto: A. Martínez

El próximo 9 de marzo Daniel Sturla recién cumplirá un año al frente de la Iglesia uruguaya, pero ya imprimió un giro en la conducción de la misma.

Instaló un estilo propio —caracterizado por la sencillez y el trabajo con los sectores más humildes— y tendió puentes de diálogo con distintos ámbitos de la sociedad, quebrando con las formas más rígidas que se habían instalado en la cúpula de la institución.

Los pasos dados hasta el momento por Sturla le valieron amplios reconocimientos, tanto de instituciones sociales como de políticos de todos los partidos. Igual, la distinción más grande que se podía esperar le llegó el pasado domingo. En la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco anunció que el arzobispo de Montevideo sería cardenal, y lo catapultó así a un nivel de distinción que sólo un obispo uruguayo había alcanzado en toda la historia.

“Con la elección de cardenales el Papa marca una tendencia sobre qué perfil de Iglesia quiere”, explicó a El País el docente de Historia Contemporánea y experto en Historia de la Iglesia, Elbio López.

Según dijo el profesor, con las designaciones realizadas quedó claro “el perfil de compromiso social, de sensibilidad frente a la pobreza, de austeridad y de testimonio de vida”, características que entendió que reúne “notoriamente” Sturla.

La sintonía entre los movimientos de Sturla y los del Papa es muy fuerte, y quienes analizan la designación como cardenal coinciden en señalar tal aspecto. El propio Sturla analizó tal situación en diálogo con El País. “Quizá estoy en su misma línea, en la ola del Papa Francisco”, dijo el cardenal, barajando alguna de las razones por las cuales el líder de la Iglesia Católica se pudo fijar en él.

El hecho de que el Papa sea “porteño” es un elemento que también pesó en la elección de un cardenal uruguayo, dicen quienes analizan la designación hecha por Francisco. “Es una benevolencia de Francisco a la Iglesia uruguaya, él nos conoce de cerca, hay una relación de vecindad, tiene cariño por Uruguay y cuenta con un conocimiento bastante de primera mano de la Iglesia de este país”, expresó el obispo de Melo, Heriberto Bodeant.


Reforma.

Javier Galdona, vicario pastoral de Montevideo y asesor directo de Sturla, contó a El País que al asumir como arzobispo, el ahora cardenal fijó como prioridad lograr un “contacto más directo con los fieles” y para eso entendió como necesario “un gran cambio”. En ese sentido, Sturla se concentró en cambiar dos áreas clave: lo pastoral y el área económica-administrativa. Entendió que mejorando esas dos cuestiones se estaría “modernizando” la Iglesia capitalina. (Lea el informe completo en la versión impresa de El País)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)