EDUCACIÓN PÚBLICA

ANEP cede para destrabar conflicto con el sindicato

Habían bloqueado faltas docentes por cuestiones gremiales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juntos. Landoni y Puente adelante; detrás la cúpula de Fenapes. Foto: Darwin Borrelli

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) cedió ayer ante algunos reclamos del sindicato, en un intento por frenar un paro nacional de la educación Secundaria para el próximo 24 de agosto y de intentar reencauzar la relación entre el gremio y las autoridades.

La Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) mantendrá hoy una asamblea en la que, según lo que resuelvan, quedará de manifiesto qué tan conformes se fueron los sindicalistas con los planteos de las autoridades. En el caso de Montevideo el sindicato ya está decidido a parar por 24 horas.

Luego de que el presidente de la ANEP, Wilson Netto, prohibiera —según el texto del acta de una reunión entre él y los miembros del Consejo de Educación Secundaria (CES), cuyo contenido fue publicado ayer por El País— dotar de licencias gremiales y permisos para rendir exámenes a los docentes en horarios de clase, ayer ante la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados el jerarca dio señales de querer destrabar el conflicto dando un paso atrás. Las diferencias se generaron porque para Fenapes esta medida implica una violación de los derechos de los trabajadores.

El reclamo de Netto era parte de un intento desesperado de la ANEP por frenar una situación que el propio jerarca calificó de "insostenible", y que tiene que ver que solo en primero de liceo mientras 50.000 alumnos son los que empiezan las clases en marzo, a fin de año de estos solo quedan 40.000.

Las partes tuvieron una reunión previa en la mañana en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra), en la que no se llegó a un acuerdo. Pero en la tarde, en el Parlamento, lograron limar asperezas. El sindicato se mostró firme. Pero la ANEP dio señales de querer frenar el conflicto y se espera, según fuentes que participaron del encuentro, que se redacte la semana que viene en la Dinatra un documento que deje por escrito que los docentes tienen derecho a faltar en caso de reuniones o de rendir un examen, sin que se les descuente dinero del sueldo.

Al salir de la sala, el secretario general de Fenapes, José Olivera, dijo que por esta medida a "muchos compañeros" le fue descontado dinero del sueldo. Y aunque el sindicato se anotó una aparente victoria, Olivera no titubeó en acusar a Netto de "tener la cualidad de hablar media hora sin parar" y hacerlo "sin decir nada".

El actor de reparto de la negociación fue el Consejo de Educación Secundaria (CES), que en teoría debería ser el que lidere las negociaciones entre el gobierno de la educación y Fenapes. El sindicato tiene cortado el diálogo con la directora general Celsa Puente desde que esta, en abril pasado, los llamó "infames exhibicionistas" en una pelea mediática por la cantidad de horas docentes que quedaron sin cubrir.

Puente ni siquiera se presentó ayer en la reunión en la Dinatra, aduciendo que tenía una gira programada en el interior del país. A la tarde sí fue al Parlamento. La delegación de autoridades llegó 15 minutos tarde, lo que llevó a algunos sindicalistas a hacer un comentario que hacía notar su molestia: "Ahí ven lo que le interesa a esta gente la educación", precisó uno de ellos. Los miembros de Fenapes llegaron al Parlamentos acompañados de la consejera del CES, Isabel Jaureguy, quien ha acusado a Puente y al otro consejero, Javier Landoni, de ocultarle información.

Fuentes que participaron de la reunión dijeron que "la voz cantante" del lado de las autoridades la llevó Netto, y que "Puente habló poco y cuando lo hizo fue como en el juego del ludo: cada vez que abría la boca íbamos cinco casilleros para atrás" en la negociación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)