La empresa lo debe alquilar por falla en la construcción, sostuvo Delgado

Ancap sigue perdiendo: ya gastó US$ 8 millones en un remolcador

El 10 de mayo de 2013, hace más de dos años, la Armada botó el remolcador empujador "Ky Chororo", construido junto con dos barcazas a pedido de Ancap, por US$ 12,5 millones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ancap

Según informó en su momento la Presidencia, el navío permitiría generar un ahorro de US$ 300.000 por mes a la empresa petrolera. Pero lejos de cumplir con su objetivo, el remolcador nunca funcionó porque tiene errores técnicos graves: el ruido que genera su motor no está aislado y en consecuencia no se puede estar dentro de él.

Eso ha hecho que Ancap pagara a una empresa privada el alquiler de una embarcación similar para el traslado de materiales por US$ 4 millones entre 2010 y 2012, y otros US$ 4 millones desde que el remolcador, cuyo nombre rememora una pieza musical del poeta y cantor sanducero Aníbal Sampayo, fuera inaugurado en una ceremonia oficial por las autoridades de Ancap y el entonces presidente José Mujica.

En el momento de su inauguración, el entonces presidente del ente petrolero Raúl Sendic destacó que la embarcación significaba "un estímulo a la construcción naval en el Uruguay", al tiempo que subrayó "la captación de mano de obra calificada".

El negocio de la adquisición del remolcador y las dos barcazas forma parte del séptimo capítulo de denuncias presentado a la comisión investigadora del Senado sobre la gestión de Ancap por el senador nacionalista Álvaro Delgado, y en función del cual el Partido Nacional promoverá la comparecencia ante la comisión legislativa del jefe de la Armada, almirante Leonardo Alonso.

Inclusive, el actual presidente de Ancap, José Coya, explicó en agosto ante la comisión investigadora que por la imposibilidad de utilización del remolcador "Ky Chororo", Ancap decidió suspender las últimas cuotas que restaba abonarle a la fuerza naval.

Además han existido dificultades para acordar las condiciones de trabajo entre Ancap y el sindicato de trabajadores Fancap, que ha sido muy crítico con este negocio de la petrolera. Algunas fuentes sindicales indicaron a El País que antes de su botadura hubo que hacer reformas en el barco para agregar una cama adicional porque el sindicato exigió un tripulante más al planificado originalmente.

Para el sindicato es igualmente grave que mientras el "Ky Chororo" no navega, Ancap debe seguir arrendando a la empresa Nautimill S.A. otro remolcador por el que ha pagado varios millones de dólares. "La empresa que alquila el barco cobró más de US$ 4 millones entre 2013 y 2014, y ya había cobrado otros US$ 4 millones entre 2010 y 2012", dijeron los informantes.

El remolcador fue construido por el Servicio de Construcciones, Reparaciones y Armamentos de la Armada (SCRA) en conjunto con empresas privadas vinculadas a la electrónica, hidráulica y carpintería.

La embarcación, junto a las barcazas del organismo "Garzas Viajeras", botada en septiembre de 2010, y "Río de los Pájaros", bautizada en mayo de 2011, debía transportar naftas, gasoil, etanol y biodiesel entre los puertos de Paysandú, Nueva Palmira y la Terminal de La Teja, a partir del mes de julio de 2013.

Los nombres de las dos barcazas aluden también a dos composiciones de Sampayo, lo cual evidencia que en el directorio de Ancap había una clara preferencia por el compositor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados