AL FILO DEL PLAZO

Ancap mantiene su decisión de cambiar sistema de distribución

Cosse dispuesta a recibir sugerencias para aliviar caída de ingresos de ciertas estaciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El directorio de Ancap se mantiene firme en su decisión. Foto: M. Bonjour

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, descartó dar marcha atrás en el cambio de los contratos que tiene Ancap con Petrobras y Axion (la ex Esso) que motivó un duro enfrentamiento de la empresa pública con la brasileña, aunque envió un guiño conciliador a las estaciones de servicio y dijo que aceptaría ideas para modificar la fuerte caída de los ingresos prevista para la tercera parte de las bocas de venta.

Ancap quiere mejorar sus números a marcha forzada y eso ha implicado que durante el último año no se trasladara a los consumidores la baja en el precio del petróleo.

Ahora, el gobierno y Ancap pretenden que estaciones y sellos distribuidores compartan la carga, y quieren bajar 10% los pagos a Petrobras y Axion y un 38% de lo que se vuelca a unas 190 estaciones.

La situación de Ancap fue analizada durante cuatro horas ayer en la comisión de Industria de la Cámara de Senadores. Cosse aseguró que hay instancias de diálogo abiertas entre la gerencia general de Ancap con los estacioneros y los sellos. "Habrá un período de transición de algunos meses, para establecer las nuevas condiciones. Vamos a ir cambiando paulatinamente las condiciones", dijo la ministra. "Se les avisó con el tiempo correspondiente que no se iba a renovar (...) Ancap ha hecho todo en el marco legal", aseguró Cosse.

El presidente de la comisión, el blanco Álvaro Delgado, terminó la reunión diciendo que abría una carta de crédito a ese diálogo, pero advirtió que la hacía responsable política a Cosse y que, a su juicio, debieron prorrogarse los actuales contratos por seis meses, contó el legislador a El País.

También señaló que los cambios previstos al reducir los márgenes de las estaciones y distribuidores impedirán que empresas forestales, mineras, de transporte de carga y pasajeros obtengan descuentos en el gasoil (algo que ya fue comunicado por la Unión de Vendedores de Nafta). Cosse replicó que se trataba de subsidios cuyo destino era definido por actores privados pero que eran financiados por Ancap y que eso es algo que se pretende modificar.

Cosse fue inflexible en la defensa de las multas que Ancap pretende hacer pagar a los estacioneros que no vendieron combustible los días 21 y 22 de este mes en el marco de una medida de protesta contra los cambios proyectados por el gobierno. Sostuvo que los empresarios fueron avisados antes de la protesta de las posibles multas, y que se adoptó el criterio de que debían equivaler al 1% de la bonificación mensual que recibían. "Ancap avisó por carta que iban a tener multas", recordó Cosse.

Pese a que en septiembre pasado el ministro de Economía, Danilo Astori, había dicho que la reducción de los costos de distribución podría abaratar el gasoil, Cosse no asumió ningún compromiso en ese sentido. Tampoco quiso decir si el próximo aumento del Impuesto Específico Interno (Imesi) a las naftas será absorbido por Ancap o llevará a una suba de los combustibles. "Habrá que conversarlo con (el Ministerio de) Economía. No lo hablé con Economía", se limitó a decir. El precio de los combustibles permanece sin cambios desde octubre de 2015.

Delgado acusó a Ancap de capitalizarse de esta manera indirecta en US$ 150 millones. En 2015 Ancap tuvo una pérdida de US$ 160 millones.

"La idea central de todas las medidas que se están tomando es lograr una empresa robusta, sustentable. (...) El consumidor no es cautivo, es el dueño de Ancap. Si Ancap se fortalece, nos fortalecemos todos", argumentó Cosse. La ministra mencionó medidas adoptadas para abatir costos: supresión de horas extras y publicidad, contratación de un gerente general y eliminación del Comité de Dirección, la mejora en la calidad de la producción de cal y la reducción de los costos de transporte de este producto.

"Complejo".

Cosse reconoció que la situación en las plantas de cemento de Ancap es compleja y que se requerirían inversiones que hoy no están presupuestadas. Pidió "un tiempito" a los legisladores para dar a conocer los pasos que se planean dar para mejorar la performance de esas fábricas que arrojan pérdidas desde el año 2000. "Pedimos algún tiempo más para tener un plan razonable. No queremos cerrar las plantas", explicó la ministra.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo a El País que Ancap pone "presión" para que estacioneros y sellos contribuyan a mejorar sus resultados como ya lo están haciendo los consumidores con el precio que pagan del combustible. Mieres dijo que Ancap pasó a pérdidas millones de dólares de su operativa con cal, y que el hecho de que haya logrado una baja en el precio del transporte de la tonelada del producto de US$ 105 a US$ 65 evidencia que la negociación del precio anterior había sido mal hecha. Se felicitó porque Ancap cambió la forma en que recibe las ofertas de crudo que él había denunciado por precaria.

Escarmiento.

El directorio de Ancap se mantiene firme en su decisión de multar a las estaciones que no vendieron combustible el 21 y 22 de noviembre en protesta por los cambios en las condiciones de comercialización de los combustibles. Con las sanciones que llegan hasta los $ 836.226 el ente pretende evitar que los estacioneros lleven adelante otra medida de ese tipo porque no podrían pagar.

Otras claves.

Ancap llegó a un acuerdo con su sindicato para definir el perfil de 100 personas que entiende que deben incorporarse a su plantilla, dijo la ministra de Industria, Carolina Cosse. La ministra señaló que la Oficina de Planeamiento y Presupuesto planteó que al cierre de este año Ancap no debía tener más de 2.826 funcionarios, y que al final de este año habrá 2.400 con lo que se habrá cumplido esa meta. Los ingresos se harán por concurso y llevarán unos meses, agregó. Este año se incorporaron 39 funcionarios y se dieron de baja 237. "Estamos trabajando junto con nuestro sindicato para ver realmente cómo podemos hacer las cosas de otra manera, apuntando a tener la gente necesaria, pero también la calidad necesaria", aseguró la presidente de Ancap, Marta Jara.

Ancap no pagó finalmente US$ 3,1 millones a Exor, una empresa que se dedica a la intermediación y a la que el anterior directorio había decidido compensar por haberla dejado fuera de un negocio para así evitar un juicio. El Tribunal de Cuentas había objetado ese pago y Ancap no insistió con él, informó a El País el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres. Exor nunca brindó servicio alguno a Ancap y la posibilidad de que recibiera un pago había sido criticada por la oposición.

En la comparecencia ayer en el Senado de la ministra Cosse y de los directores de Ancap también se mencionó que es necesario reestructurar Alcoholes del Uruguay, filial de Ancap, muy cuestionada por la oposición.

Jara había dicho esta semana a Petrobras por carta que a partir del viernes solo le vendería productos en los términos propuestos por el ente.

UNA MALA Y UNA BUENA.

No hubo entrega de combustible.

La Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu) envió ayer por la mañana a un escribano a labrar un acta a la planta de Ancap de La Tablada para certificar que no se les despacharía combustible a las estaciones por el paro realizado de los trabajadores de la empresa pública. El acta redactada por el escribano de la gremial señala que se constituyó en La Tablada en compañía de Federico de Castro Storace, gerente de Unvenu, e indica: "En dicho lugar encontramos todos los portones cerrados, uno de ellos con cartel de Pare, y no había en su interior ningún camión cisterna cargando combustible (...) Requerimos hablar con el gerente de dicha planta, pero se nos informó que no estaba disponible, por lo que fuimos atendidos por el encargado de vigilancia de la planta en cuestión. Interrogado por mí acerca de si se estaba expidiendo combustible, contestó textualmente que no porque la planta está de paro".

Shell inició auditoría por planta.

La petrolera Shell inició el análisis financiero sobre el proyecto de la regasificadora para comprarlo o asociarse a él con el objetivo de vender gas en Argentina, dijo una fuente oficial a Reuters.

"Iniciaron un due diligence para ponderar cuál es el camino más conveniente, y no se descarta que inclusive el proyecto pueda tener modificaciones", dijo una fuente oficial con conocimiento de las negociaciones.

Shell manifestó a Gas Sayago su interés en comprar gas por entre 10 millones y 15 millones de metros cúbicos diarios por un período de diez años.

Del total, 6 millones de metros cúbicos serían transportados por un gasoducto que existe entre ambos países y el resto en barco en estado líquido a las terminales argentinas de Escobar y Bahía Blanca. Este mes el gobierno decidirá si construye la planta regasificadora o no.

EL TEMA DE LAS PLANTAS DE CEMENTO QUEDÓ SIN SER TRATADO.

Para oposición resultados del ente siguen negativos.

El diputado blanco Pablo Abdala advirtió que los resultados operativos de Ancap siguen siendo negativos porque en los resultados oficiales que presenta no toma en cuenta el impacto de las inversiones realizadas en cemento, "que en el horizonte no está previsto que tengan un retorno". El directorio de Ancap compareció ayer de mañana en la comisión de Industria de la Cámara de Representantes, convocado por el diputado colorado Walter Verri, para analizar la situación de las plantas de cemento de la empresa, tema en el que no se pudo profundizar por falta de tiempo.

Abdala reprochó a las autoridades de Ancap que comparecían tardíamente, porque habían sido convocadas el 26 de julio, y les advirtió que no deberían usar el próximo incremento del Impuesto Específico Interno (Imesi) a las naftas para subir los combustibles. Sostuvo que la empresa pública debería absorber ese incremento. El diputado también señaló como preocupante que Ancap haya cobrado anticipadamente en agosto pasado ganancias de su filial Ducsa, lo que estaría indicando que persisten sus problemas financieros.

Verri se lamentó de que no se hubiese abordado la situación de las plantas cementeras de Ancap, y advirtió que ambas están produciendo muy poco y que el ente debe comprarle a su competencia para poder cumplir con sus clientes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados