La empresa es representada por un dirigente frenteamplista

Ancap expuesta a perder millonaria suma con una intermediaria de Pdvsa

Ancap quedó expuesta a ofrecer una suma millonaria —que se calcula de entre 3 millones y 5 millones de dólares— para evitar el juicio de una empresa que pretendía actuar como intermediaria ante la venezolana Pdvsa y es representada por un dirigente frenteamplista que fue electo diputado suplente en 2005.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Otro negocio con el gobierno de Maduro pone a Ancap en el ojo de la tormenta. Foto: A. Colmegna.

En la sesión del pasado martes de la comisión investigadora sobre la gestión Ancap quedó en evidencia el complejo manejo de un nuevo negocio que podría ocasionar importantes pérdidas al Estado. La situación vuelve a poner bajo la lupa de la oposición las decisiones adoptadas por el expresidente del ente, Raúl Sendic.

El gerente de Servicios Jurídicos de Ancap, Leonardo Bianchi, contó que Sendic, como presidente del ente, recibió en 2011 a Alejandro Steineck, representante local de la empresa paraguaya Exor International, implicada en varios negocios polémicos en la región (ver nota aparte).

En la reunión el empresario ofreció una compleja ingeniería financiera (ver nota aparte) para que Ancap hiciera el pago anticipado de la deuda a la venezolana Pdvsa, que ascendía a US$ 727 millones.

Steineck, además de su actividad como empresario, fue suplente del diputado de la Vertiente Artiguista José Bayardi en el período 2005-2010, durante el cual ingresó dos veces a sala como diputado titular. También integró la Comisión de Estrategia del Frente Amplio y en las últimas elecciones fue candidato a diputado por Frente Unido, acuerdo político de la Vertiente Artiguista y el sector del ex prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa.

El acuerdo.

"Un día me llama el gerente José Coya (actual presidente de Ancap) para decirme que el presidente Sendic le había dicho que había recibido a la empresa Exor en una audiencia, que le propuso una ingeniería determinada para cancelar la deuda con Pdvsa", explicó Bianchi a los senadores. Detalló que Sendic puso como condición a Exor que obtuviera el visto bueno de Pdvsa, lo cual ocurrió.

En la comisión, la oposición se ocupó de dejar en claro que el negocio comenzó en Ancap cuando Sendic da el visto bueno a Exor y la condiciona a buscar el consentimiento de la otra parte. "Ni Exor ni otra empresa iban a hablar con Pdvsa sin antes decirle a Ancap que iba a plantear ese tipo de negocio", admitió Bianchi.

"Sendic y Coya asistieron como invitados a la reunión en la que finalmente Pdvsa dio el okey. Entonces, no fue Pdvsa la que puso a Exor; Exor fue a plantear el negocio, y Pdvsa le dijo que sí", explicó.

El 23 de marzo de 2012, Ancap, representada por Sendic, y Pdvsa firmaron un acuerdo para saldar por anticipado la deuda por la compra de crudo venezolano que se había contraído por un plazo de 17 años.

Las partes acordaron formar el fideicomiso DC Trust, constituido por Exor y el Societe Generale como banco fiduciario. Ancap volcaba el dinero en el Fideicomiso y éste compraba bonos de Pdvsa con vencimiento a 2022.

El 3 de agosto, Pdvsa le comunicó a Ancap que dejaba sin efecto el contrato con Exor y que sería sustituida en su rol en el fideicomiso por el Banco Bandes.

Exor decidió entonces amenazar con demandar a Ancap y Pdvsa por honorarios no pagados generados por el trabajo destinado a la confección del fideicomiso. Bianchi dijo que como jefe de Jurídica de Ancap evaluó la situación y concluyó que era improbable que el ente perdiera un juicio con la empresa paraguaya dado que el incumplimiento era de Pdvsa, por lo que se negó a negociar un acuerdo extrajudicial de carácter monetario.

Sin embargo, en diciembre de 2014 Ancap y Exor alcanzaron un acuerdo que, según fuentes de la oposición consultadas por El País, genera "muchas dudas". Bianchi explicó en la comisión que Exor pidió que Ancap le garantizara la intermediación en un futuro negocio con Pdvsa.

"Esto significa un acuerdo con costo cero para Ancap; ellos van, hacen el trabajo en Pdvsa, arman el fideicomiso, hacen las presentaciones a dicha empresa, la convencen de hacer la operación, le piden el impuesto, etcétera. En definitiva, para nosotros era una transacción con costo cero y por eso se hizo", dijo Bianchi.

El acuerdo se firmó en diciembre de 2014. Ancap garantizó exclusividad durante un año en la intermediación de negocios con Pdvsa.

El 7 de julio, el presidente Tabaré Vázquez anunció un nuevo acuerdo con Pdvsa para cancelar con alimentos la deuda por compra de petróleo. En este caso por un monto de 262 millones de dólares. También se conformó un fideicomiso, aunque esta vez el dinero allí volcado es para pagar a los exportadores uruguayos.

Exor fue excluida de la negociación y ahora amenaza a Ancap con un nuevo juicio, esta vez por lucro cesante, y hace valer el contrato firmado por el ente en diciembre del año pasado. A diferencia del anterior litigio, esta vez Bianchi considera que Ancap puede perder el juicio porque hay un incumplimiento del Estado uruguayo.

"Había una cláusula de exclusividad, Ancap no iba a contratar a ningún tercero para hacer esta actividad durante un año. Es uno de los temas de discusión que tenemos hoy con Exor; se analiza si esa cláusula nos obligaba a no contratar a un tercero, si implicaba que tampoco yo podía hacer negocios con Pdvsa sin la participación de ellos o si de hacerlo, tengo que pagarles. Quedan afuera y la causa es imputable a Ancap, no tenemos altas probabilidades de ganar un juicio, por el contrario, hay grandes chances de perderlo", explicó Bianchi. Ancap analiza ofrecer entre 3 millones y 5 millones de dólares en base al cálculo de la comisión que debería haber cobrado Exor por hacer el negocio.

La versión no tan secreta.

El jefe de Jurídica de Ancap pidió “pasar a sesión secreta” en la investigadora porque iba a divulgar detalles de la estrategia ante la demanda de Exor. Por error, sus palabras fueron recogidas en la versión taquigráfica a la que accedió El País. Senadores consultados no lo podían creer.

Congreso paraguayo frenó un negocio mellizo al de Ancap por sospechas.

Exor Internacional se presenta a sí misma como una capital market bursátil, mayoritariamente con accionistas de fondos de inversiones anglosajones, que opera desde 1995, que tiene fuerte presencia en Latinoamérica y, principalmente, en el cono sur. Es una sociedad de servicios financieros con sedes en Panamá, Paraguay y el Reino Unido. Las autoridades de la sede en Asunción son padre e hijo: César Addario. Uno es abogado y el otro economista. En Uruguay los representa Alejandro Steineck, dirigente de la Vertiente Artiguista (FA). Exor propuso a Ancap un acuerdo como el que articuló entre Pdvsa y Petropar (la estatal paraguaya) en abril de 2011, durante el gobierno de Fernando Lugo, para reestructurar la deuda por compra de petróleo por US$ 248 millones. El acuerdo fue investigado y frenado por el Parlamento paraguayo. El titular de Exor estuvo implicado en un escándalo de proporciones durante el gobierno de Carlos Wasmosy en los 90.

El esquema de Exor proponía que Ancap aportara el dinero a un fideicomiso (Exor y el banco Societe Generale), y que este comprara bonos de Pdvsa con vencimiento al 2022 para pagar el 100% de la deuda de Ancap a la venezolana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)