FALLO JUDICIAL

Ancap fue condenada a pagar US$ 320.000 por perjudicar a una empresa

Según el fallo de la Justicia, se constataron irregularidades en la contratación de remolcadores para el transporte de combustible. Crimen Organizado investiga si hubo responsabilidad de jerarcas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sede Ancap. Foto: Fernando Ponzetto

La Justicia condenó a Ancap a pagar una indemnización de US$ 320.000 a la empresa Kios S.A., tras comprobar que existieron irregularidades en un llamado a contrataciones de remolcadoras para transporte de combustible, informó este jueves el semanario Búsqueda.

En abril de 2010, la empresa estatal realizó un llamado para contratar un remolcador, que empujaría barcazas de transporte de combustible hasta que quedara operativo el remolcador Ky Chororo, construido por la Armada.

Se presentaron dos empresas: Kios S.A. y Nautimill S.A., siendo la segunda la ganadora de los llamados, en los tres primeros por haber presentado el precio más bajo, aunque en la última el más económico fue el que presentó Kios.

En esa ocasión, se modificó el pliego, otorgándole puntos extra a la empresa con más experiencia, en este caso Nautimill. Por este motivo fue que Kios resolvió presentar ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) dos acciones de nulidad.

Desde Ancap se intentó evitar esta situación, ofreciéndole a la empresa la contratación en forma directa por US$ 500.000 para transportar combustibles, a cambio de que se desestimen los juicios. Sin embargo, esto no sucedió, y el ente contrató nuevamente a Nautimill.

Por este motivo, Kios se presentó ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo exigiendo que una indemnización de US$ 320.000 por daños y perjuicios por parte de Ancap. La demanda fue acogida en su totalidad.

La sentencia fue firmada el pasado lunes por el juez Gabriel Ohanián, quien según recoge Búsqueda, explicó que Ancap y Kios acordaron como requisito que el calado máximo de los buques fuera de 2,50 metros, requisito que según la empresa estatal no era cumplido. Sin embargo, la empresa demandante sostuvo que el calado del remolcador era de 2,492 metros.

El encargado de realizar la medida del calado era el ingeniero de Ancap Eduardo Goldsztejn, quien finalmente concurrió al Grupo de Buceo sin previa coordinación y sin realizar una citación formal escrita "con la formalidad que una contratación millonaria en dólares reclama", según Ohanián.

Según el juez, la medida que solicitó Goldsztejn "padeció de aristas muy particulares que ponen en evidencia un desmedido apuro" y "determinaron decisiones erróneas que hoy comprometen la responsabilidad patrimonial del Estado".

Esto se debe, en primer lugar, a que ningún representante de Kios presenció la medición. En segundo lugar, a que ni Goldsztejn ni el ingeniero Ricardo Lemez, que lo acompañó ese día, le indicaron al jefe de la Unidad de Buceo cuál era el fin de la medida.

El tercer punto, considerado "más grave aún" por el juez, es que el jefe, Alfredo Arijón, advirtió a los ingenieros que la medición no se podría llevar a cabo ese día debido a las inclemencias del tiempo.

Por estas razones, el juez Ohanián concluyó que la medición en que se basó Ancap para no contratar a Kios es "errónea", lo que fue constatado al llevar a cabo una segunda medición "en condiciones óptimas", determinando 2,50 metros como calado máximo del remolcador.

El mismo día en que se llevó a cabo la medición incorrecta, Nautimill se presentó reclamando que le fueran otorgados los traslados negados a Kios. Ohanián señaló que además, previo a las mediciones el ente no entregó a Kios las barcazas que serían remolcadas, argumentando que no tenían autorización para navegar, algo que que no era cierto, según se comprobó más adelante.

El magistrado concluyó que "utilizar como excusa una medida que se sabe errónea y tomada en condiciones impropias resulta una fundamento inadecuado para cambiar de proveedor y violenta de forma directa el principio de buena fe" que las empresas estatales deben cumplir.

En la denuncia penal presentada por los partidos de oposición ante el juzgado de Crimen Organizado están incluidas las presuntas irregularidades en torno al remolcador Ky Chororo. El Partido Nacional señaló  que las contrataciones de Nautimill fueron realizadas por medio de una licitación "controvertida y cuestionable", mientras que el Partido independiente mencionó el juicio de Kios contra Ancap.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)