CONFLICTO TERMINÓ EN ACUERDO

Ancap cedió y la ganancia de las estaciones baja 10%

Originalmente las bonificaciones se iban a reducir un 38%; ahora para los comercios menores suben 5%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sin quedar conformes, estacioneros admiten que la situación es menos mala. Foto: archivo El País

Finalmente Ancap cedió en la puja con los propietarios de estaciones de servicio por la rebaja de las bonificaciones sobre la venta de combustibles.

Después de diez días de negociaciones los estacioneros y Ancap llegaron a una fórmula alternativa de modificación de los márgenes de ganancia, la que había generado rechazos de los empresarios y un paro de dos días de los patrones de las estaciones de servicio.

El presidente de la Unión de Vendedores de Nafta, Daniel Añón, dijo a El País que la resolución adoptada por Ancap "no es un acuerdo, porque nadie estaría conforme con que nos quiten un 10% de ingreso, pero dentro de lo que era la resolución original contempla algunos aspectos para seguir funcionando. Ancap puso voluntad de diálogo y por el bien del público general no va a haber problemas de acá para adelante".

Ancap pretendía bajar 38% de los ingresos de las estaciones que venden más de 150.000 litros mensuales (son unas 190), incrementar los ingresos en un 5% a las 60 estaciones que venden menos de 30.000 litros mensuales, y al resto dejarlas sin cambios.

Las quitas en los márgenes por franjas que se había planteado en un principio quedó resuelta en dos modalidades: a las estaciones más chicas consideradas sociogeográficas que no son rentables se les otorga un incremento en el margen de ganancia de 5%, y al resto de las estaciones se les aplica una quita de 10%.

Las medidas rigen a partir de mañana 1° de enero.

Asimismo, a futuro los márgenes de ganancia se ajustarán cada tres meses en función de la evolución del Índice de Precios del Consumo (con un peso de un 65%) y del Índice Medio de Salarios (con peso de 35%).

"Es algo más justo para todos", valoró Añón.

El enfrentamiento entre los estacioneros y los distribuidores por un lado, y Ancap por el otro, incluyó a Petrobras y a Axion (ex Esso).

Petrobras había planteado al gobierno brasileño que hiciera gestiones. Alejandro Bulgheroni, el empresario argentino que controla Axion —la ex Esso—, también había hecho saber de su preocupación.

Asimismo se estableció que en un plazo de hasta dos años el tema pasará a tratarlo una unidad reguladora y Ancap quedará por fuera de las decisiones del sector.

Lo que quedó postergado al menos por el momento son los cambios en la estructura de la distribución de los combustibles, entre otros puntos sensibles. Ancap pretendía que estaciones y sellos distribuidores compartan la carga.

Añón había dicho a El País TV que 4.000 puestos de trabajo estaban en riesgo con la decisión de Ancap, y que si bien no es lo que se quería, algunas empresas grandes (que verían reducidas sus bonificaciones de manera significativa) podrían tener que recurrir a implantar el sistema de autoservicio, similar al que existe en Estados Unidos y países europeos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)