MONTEVIDEO

Amigos de joven asesinado en Coyote pidieron justicia y quemaron un auto

La casa de uno de los presuntos agresores de Nicolás Cuña fue saqueada en la noche. Durante la madrugada, los manifestantes incendiaron cubiertas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un vehículo fue incendiado por personas que reclamaban justicia por Nicolás Cuña. Foto: @FocoBlanco / Twitter.

En la madrugada del lunes, el joven Nicolás Cuña, de 19 años, fue asesinado durante una trifulca frente al local bailable Coyote, ubicado en Colorado y avenida San Martín (Aguada).

Este martes, un grupo de allegados al joven se reunió por la madrugada en la esquina de San Martín y Capitán Tula, en reclamo de justicia.Los asistentes quemaron cubiertas y cortaron la calle. Además, obligaron a un conductor a abandonar su auto para prenderlo fuego.

Según informó Subrayado, algunos de los manifestantes se trasladaron a la casa de uno de los presuntos agresores del joven y saquearon la vivienda. Tres personas fueron detenidas por este caso.

Los hechos

Jóvenes que estaban presentes en la puerta de Coyote para entrar, así como vecinos que miraban por detrás de las ventanas de sus casas lo que estaba sucediendo, informaron a El País que sobre las 2:00 de la madrugada del lunes comenzaron los primeros incidentes.

"A las 2:13 exactamente, hubo una cantidad de botellazos, me fijé la hora y por eso me acuerdo bien lo que pasó. A las 2:35 escuché tiros, por lo menos ocho fueron los que conté", relató Diego, un vecino que vive frente al local bailable.

Para esa hora de la madrugada, varios vecinos ya habían dado aviso a la Policía de lo que estaba pasando. "Todos los fines de semana es lo mismo, siempre es igual, escuchar insultos, gritos y peleas es algo habitual. ¿Sabés cuántas veces llamé a la Policía desde que vivo acá? Me aburrí, y lo peor es que si se dignan a venir, siempre llegan tarde", comentó Carmen, también vecina de la zona.

Las piedras comenzaron a llover sobre la puerta del boliche luego de que inspectores de la Intendencia de Montevideo advirtieran sobre el tope de la capacidad. Adentro de Coyote, ya había, por lo menos, unas 900 personas, contó a El País Christian Di Candia, prosecretario de la Intendencia de Montevideo. El local tiene capacidad para albergar a unos 1.100 asistentes.

Según los guardias de seguridad que declararon ayer en la Justicia, cerca de las 2:30 comenzaron a recibir insultos en la puerta del baile.

Sin embargo, jóvenes y vecinos que estaban viendo lo que sucedía en el lugar, informaron a El País que "los de seguridad patoteaban a todos, iban y pegaban porque se les antojaba, andaban con el gas pimienta y le metían eso en los ojos a los gurises".

Uno de los asistentes al baile relató que "había un grupo de hombres que estaban armados, y amenazaban a los que estaban sentados en el cordón de la vereda, les decían que se fueran, ahí se empezó a picar todo". El relato de este joven coincide con el de los vecinos, que vieron al mismo grupo de cuatro o cinco personas con armas en sus manos, maltratando a quien se les cruzaba por el camino.

Ya habían pasado dos horas desde la primera llamada al 911 por ruidos molestos y los disparos que habían sido escuchados sobre la calle Colorado.

Sobre las 4:00 de la mañana, un grupo de adolescentes se había peleado en la calle, y al menos tres guardias de seguridad comenzaban a insultar a quienes presionaban en la puerta del local para poder ingresar, porque habían pagado por la entrada y no se querían quedar afuera.

"A las 4:10 aproximadamente desaparecieron todos, que fue cuando agarraron a tiros al chiquilín que terminó muriendo en la esquina", informó Emiliano, uno de los vecinos de la cuadra que vive frente a Coyote.

"Yo los vi desde la azotea, los tipos de la seguridad salieron con armas apuntando directo a San Martín donde había un grupo de chiquilines y ahí comenzaron a disparar, en ese momento mataron al botija e hirieron a otro", afirmó Emiliano.

Los mismos jóvenes que se encontraban en la esquina de San Martín y Colorado fueron, esta vez, quienes dieron aviso a la Policía de que Nicolás Cuña estaba tendido en el piso, luego de haber recibido un disparo de arma de fuego.

Cuña, fue llevado al Hospital Español, que se encuentra a dos cuadras del local bailable. Allí los médicos constataron su fallecimiento. A su vez, otro joven que fue baleado en uno de sus brazos, declaró ayer ante la Justicia luego de haber sido dado de alta.

Por el caso han declarado los integrantes de la seguridad del local y fue detenido un efectivo de la Guardia Republicana, identificado como el presunto autor del homicidio.

Según informó La Diaria, el agente utilizó el arma de reglamento para agredir a la víctima. Se indaga además si por su condición de policía estaba en condiciones regulares para prestar servicios de seguridad, debido a que la nueva ley orgánica policial abolió el servicio 223.

Este martes se retomará la indagatoria por el caso, que está a cargo del juez Nelson Dos Santos y el fiscal Gustavo Zubía. Según indicó Zubía a Subrayado, habrá nuevas citaciones y hay más involucrados en la causa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)