vea el video

Álvaro Garcé: "Somos la alternativa real de un cambio en la ciudad"

El candidato a la Intendencia de Montevideo de la Concertación propuesto por el Partido Nacional, afirma que son los frenteamplistas descontentos con la gestión municipal los que pueden generar un cambio en la ciudad.

“El Frente Amplio va a prometer lo que en 25 años no pudo hacer. Cómo hará para ser creíble”, afirma. Plantea mejorar el sistema de recolección de residuos, lograr un sistema de transporte más eficiente y barato, y regularizar asentamientos para que sus pobladores paguen tributos por los servicios que reciben. Considera que la campaña será “respetuosa”, pero se polarizará entre “un ciclo frenteamplista agotado y una propuesta que propone un cambio real para la ciudad”. “Aprovechar tiempo de bonanza para obras a 25 años”

—Hasta hace muy poco no tenía militancia política pública. ¿Cómo hará para convencer a un montevideano para que lo vote?

—Tuve una experiencia de tres años como director del Registro Civil, que es una tarea directa de gestión. También estuve diez años como comisionado parlamentario para el sistema carcelario, donde no hay gestión pero sí me encargaba de hacer propuestas para adoptar medidas administrativas o corregir prácticas erróneas. A eso se suma una experiencia de negociación permanente, algo esencial para la gestión municipal. Hoy tenemos situaciones de bloqueo en la gestión, como en el caso del conflicto con el sindicato de trabajadores municipales, que requieren de negociación.

—¿Cree que con Adeom será suficiente el diálogo?

—En ese conflicto han perdido los contribuyentes. El conflicto está presente en todas las relaciones laborales pero no se puede transformar en un escenario cíclico. Yo confío en mantener un diálogo abierto, basado en el principio de autoridad de la Intendencia y el respeto de los derechos adquiridos de los funcionarios. Espero que Adeom, como lo marca su estatuto, ratifique que es una agrupación sin definición política, plural y que tiene como propósito fomentar los derechos de los trabajadores y la gestión municipal. Nosotros no tenemos barreras ideológicas y confiamos en que los trabajadores adopten una actitud equivalente. Vamos a poder encontrar puntos de acuerdo.

—Desde la izquierda se ha definido a la Concertación como una alianza con el único fin de ganarle al Frente Amplio y que en el camino puede desdibujar las identidades partidarias. ¿Cómo la define usted?

—La Concertación es un acuerdo plural con vocación de transformar Montevideo. No es un acuerdo para acumular votos sino que nace, y así será en la práctica, para darle a Montevideo la alternativa de una mejor gestión. Veinticinco años es un período considerable para hacer un balance y el ciclo de la izquierda en el gobierno municipal está agotado. La Concertación es hoy una alternativa real de cambio para la ciudad. Hasta ahora la oposición por separado solo podía aspirar a tener un buen desempeño. Con la Concertación impulsaremos un programa único. Cada candidato tendrá sus matices pero habrá un rumbo en base a líneas programáticas comunes.

—En las elecciones nacionales el Frente Amplio mostró que sigue teniendo un amplio predominio en Montevideo. ¿Cómo enfrentará la Concertación esa hegemonía de la izquierda en la capital?

—El escenario nacional y el municipal no tienen la misma lógica. El departamento está dividido en dos mitades, una mayoritaria pero decreciente en la que hay muchos votantes del Frente Amplio que están disconformes con la gestión. En la última elección hubo un 11% de votos en blanco y anulado. El Frente dejó atrás un criterio histórico de candidatura única porque apareció la Concertación. Van a prometer cambios, pero cómo harán para que esa promesa sea creíble cuando lo que prometerán será lo que no hicieron en veinticinco años de gestión.

—¿Cuánto cree que incide la presencia de Lucía Topolansky como candidata?

—Dicen que polariza dentro del Frente Amplio y yo creo que la verdadera polarización en esta campaña es entre un proyecto de continuidad y otro que ofrece un cambio real basado en una mayor eficiencia.

—La recolección de residuos es, según admite la propia administración del Frente Amplio, uno de los mayores problemas de la ciudad. ¿Qué propone para resolverlo y mejorar el servicio?

—Para nosotros la limpieza, la seguridad y las obras son las tres prioridades de la futura gestión. En materia de limpieza la ciudad está sucia y no es una sensación sino un dato de la realidad. Hay que mejorar el sistema de barrido, los recorridos y las frecuencias para que, sobre todo el fin de semana, el vecino tenga su cuadra y su barrio limpios. El contribuyente hace un esfuerzo a la hora de pagar y necesita ver un retorno en los servicios. Yo tengo la seguridad de que el ciudadano, independientemente de su definición política, no está conforme con la gestión municipal. Eso lo reconocen los propios votantes frenteamplistas y es probable que algunos mantengan su voto, pero muchos otros no lo harán. En ese conjunto de ciudadanos que están enojados con la gestión es donde la Concertación convoca.

—Promete cambios, ¿aumentará los tributos para financiarlos?

—No habrá más tributos, el montevideano hace un sacrificio importante para pagar los que ya existen. Las obras que Montevideo necesita habrá que realizarlas con financiamiento externo y la participación de privados a través del sistema de asociación. El capital privado puede participar en la construcción de estacionamientos, vías rápidas, pasos en desnivel y la instalación de un tren eléctrico en Avenida Italia. Otras obras vinculadas al pavimento, las veredas o el alumbrado deben hacerse con los fondos presupuestales. Lo que está claro es que el cambio no puede sustentarse en un aumento de la tributación, no se le puede pedir un mayor esfuerzo a la gente. Hay que mejorar la gestión para retribuir con obras y servicios el esfuerzo que el contribuyente realiza. Además de la reestructura del presupuesto tenemos que pensar en la incorporación de nuevos contribuyentes, es decir, de aquellos que actualmente no están pagando los tributos departamentales.

—¿Cuál es ese universo?

—Hay personas que no contribuyen porque están en asentamientos irregulares. Apuntamos a la regularización de los asentamientos, a darles a esas personas la condición de propietarios de su vivienda y, además de proveerles los servicios, también integrarlos al circuito tributario para que contribuyan al esfuerzo departamental.

—¿Piensa hacer una campaña "positiva" como la que llevó adelante Luis Lacalle Pou en las nacionales?

—La positiva no es incompatible con la crítica. La positiva es pensar la ciudad para los próximos 25 años y eso no impide señalar lo que está mal ni reclamar una mejor gestión y más obras. La nuestra será una campaña de propuestas, constructiva. No imagino una campaña de agravios porque conozco a los adversarios, ambos fueron presidentes de la comisión de seguimiento del sistema carcelario y trabajamos bien. Nosotros apostamos al respeto.

El transporte inspirado en Ginebra y un tren eléctrico


Garcé afirma que el boleto del transporte montevideano es "caro" y la circulación "muy lenta" por lo que propone cambios drásticos.

"Esto ha generado que quien tiene la posibilidad de comprarse un auto lo haga para evitar el transporte público. En ciudades con poblaciones que tienen un nivel adquisitivo alto, la gente prefiere utilizar el transporte público antes de tener un segundo vehículo. Eso ocurre porque el transporte funciona bien. La tecnología ha evolucionado y hoy es viable tener en Montevideo un servicio mejor", afirmó.

Dijo que su objetivo es tener un sistema de transporte "eficiente, barato y amigable con el medio ambiente".

"No es imposible. Hay experiencias exitosas en Buenos Aires. En Ginebra, por ejemplo, el sistema es barato, ecológicamente sano, puntual y confortable. Logra el efecto de que el ciudadano lo prefiera a su propio vehículo. Ginebra comenzó ese cambio en los años 90 y en solo quince años ha consolidado un modelo de transporte que es ejemplo. Es una ciudad más pequeña que Montevideo pero tenía problemas similares a los nuestros", explicó. Acotó que "también podemos razonar a la inversa y hacer todo lo posible para no terminar como Panamá, donde el sistema colapsó. Si no corregimos a tiempo vamos a ese destino". Según Garcé, Montevideo debe encarar obras para los próximos veinticinco años. "El país pudo hacerlo en otras épocas de bonanza. Se abrieron las ramblas, se construyó Agraciada, se hizo el túnel de 8 de Octubre y el Viaducto. Todo en un corto período de tiempo. ¿Qué obras se hicieron en los últimos diez años de bonanza? El corredor Garzón y la obra en General Flores fueron intentos fallidos por falta de planificación y conocimiento. Eso es lo que no se debe hacer", dijo.

Con respecto al corredor Garzón dijo que se deberá "racionalizar" todo su recorrido porque "hoy es lento, a tal punto que a las dos de la tarde uno no ve un solo auto, solamente ómnibus que no tienen otra opción que ir por ahí. Dicen que bajaron los accidentes pero no dicen que la circulación bajó muchísimo porque es ineficiente y lento".

Garcé promete un tren eléctrico para unir a Montevideo con la Ciudad de la Costa y que circule sobre el cantero central de Avenida Italia.

"Nuestros técnicos están haciendo los análisis. Se necesita un sistema rápido y es posible una solución con la participación del sector privado en el financiamiento. Este tipo de obras debe apoyarse en los privados para concretarse", dijo.

"Ya siento el apoyo de los vecinos de Montevideo"


Garcé, que hasta hace muy poco era conocido como el comisionado parlamentario para el sistema carcelario, dijo que se convenció de ser candidato a la Intendencia de Montevideo tras una larga charla con el senador electo Luis Lacalle Pou. Luego, cuenta con satisfacción, recibió el apoyo del resto de los sectores de su partido. Y, según dice, también comienza a sentir el apoyo "de los vecinos de Montevideo" pese a que su candidatura se lanzó hace pocas semanas y aún la Concertación no se visualiza por parte de todo el electorado. "Cuando venía para esta nota en el estacionamiento me regalaron el ticket. Lo vamos a votar, me dijo el joven que allí atiende. Eso da mucha fuerza", cuenta al inicio de la entrevista. Nació en Libertad y Bulevar España y hoy vive a pocas cuadras de allí. Dice que sus vecinos también lo felicitaron. "Yo acepté este desafío para dejar todo. Es un compromiso y voy a poner el máximo esfuerzo. Con el resto de los candidatos de la Concertación nos vamos a complementar en una campaña de respeto mutuo. Tengo mucha confianza y estoy contento de haber aceptado", sostiene Garcé.

Los técnicos de la Concertación aún no han terminado de redactar el programa de gobierno, aunque estiman que estará listo en semanas. "Estamos muy ilusionados", dice.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)