INSEGURIDAD

Almacenera baleada por delincuentes fue operada pero sigue grave

El único policía de Empalme Olmos corrió a pie al rapiñero. La mujer está grave, fue operada pero no le pudieron quitar la bala.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Empale Olmos: la tranquilidad del pueblo fue irrumpida por disparo a almacenera. Foto: archivo El País

Una mujer de 65 años que atendía un almacén se encuentra en grave estado tras recibir un disparo de arma de fuego en la cabeza por parte de un delincuente que en primera instancia tuvo intenciones de robarle.

En las últimas horas la mujer fue operada pero los médicos no lograron extraerle el proyectil. Sigue grave y esperarán a ver cómo evoluciona para realizar otra operación e intentar nuevamente quitar la bala.

El hecho sucedió ayer sobre las 11:20 horas de la mañana. Todo estaba tranquilo en Empalme Olmos, el pequeño pueblo que se encuentra, aproximadamente, a siete kilómetros de Pando, en Canelones. Teresa Falero estaba sentada frente al comercio, tomando mate. Recién le había hecho el relevo laboral a su hijo Víctor Hernández. Ambos se turnaban durante el día para atender el pequeño comercio barrial.

En determinado momento, la mujer vio que un hombre comenzó a caminar en dirección al almacén, con un casco negro puesto, y un arma de fuego en una de sus manos. Trató de advertirle a su hijo de la situación, se dio media vuelta y cuando quiso entrar a su casa, que se encuentra pegada al negocio, el delincuente le apuntó a la cabeza y disparó.

Teresa quedó tirada en el piso. El tiro retumbó la cuadra. Algunos vecinos corrieron a ver lo que había sucedido.

El delincuente salió corriendo por la calle Artigas, la que se encuentra frente al local, en dirección a Ruta 8. Allí, a 20 metros, el hombre se subió a una motocicleta marca Winner, color gris y se fue.

El vehículo había sido robado de una casa el domingo pasado en el balneario de Salinas. En ese mismo robo, los ladrones también se llevaron dos bicicletas, según informaron a El País en la comisaría 7a de Pando.

La mujer baleada fue trasladada 20 minutos después de haber sido herida. Una ambulancia la llevó directamente a un centro asistencial de Montevideo. En tanto, el delincuente que escapó de la escena, dejó rastros por la zona.

La tranquilidad pueblerina de Empalme Olmos se desparrama por todos lados, tanto, que en la única seccional policial que hay en la zona existe un solo policía y este no cuenta con vehículos a disposición. Ni una moto.

Es decir que cuando los vecinos advirtieron al oficial de lo que había sucedido, el policía tuvo que cerrar la puerta de la seccional con llave, como si estuviera en su casa, agarrar el radio comunicador y salir corriendo solo en persecución del delincuente. Así es el pueblo.

Mientras que la almacenera seguía desvanecida en el piso, y el policía corría al delincuente que se iba en moto, el apoyo recién estaba saliendo de Pando, a siete kilómetros de allí, el único lugar cercano donde disponen de móviles de emergencia médica y patrulleros.

Comisaría: solo un policía está de guardia; no tienen vehículos. Foto: archivo El País
Comisaría: solo un policía está de guardia; no tienen vehículos. Foto: archivo El País

Pistas.

La Policía logró hallar la moto del delincuente a pocas cuadras del comercio, en una calle de tierra lindera a un campo. Ahí también se encontraba el casco que usó, y una mochila. La misma descripción que dieron algunos vecinos cuando vieron que el hombre se estaba dando a la fuga.

Policías con el plantel de perros entrenados buscaron por el campo al delincuente, que presumen, huyó en dirección a Ruta 8. Los animales "perdieron el rastro en determinado momento por más que olieron la mochila que dejó tirada en el piso", especificó a El País el comisario de la seccional 7a de Pando que se hizo presente en la búsqueda.

También llegó hasta el lugar un equipo de Policía Científica, que tomó evidencia de los objetos que encontró.

De la moto sacaron huellas, que podrían dar con el sospechoso del delito, en caso de que este ya haya estado procesado por otro motivo. Es que el cotejo de las huellas solo se pueda hacer si el delincuente, con anterioridad, fue fichado por la Policía.

Del casco, según contaron los agentes a El País se sacaron rastros de ADN que pueden haber quedado del cabello del hombre. Hasta última hora de ayer, no hubo más pistas del autor de los disparos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)