Por ahora, el gobierno excluyó a Defensa en la guerra a la contaminación

Alcaldes piden a Vázquez militarizar el Santa Lucía

En marzo de 2013 luego de que el agua potable de OSE registró un mal olor y sabor, y se hicieron públicos estudios científicos que confirmaron la contaminación del agua del río Santa Lucía, el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, alertó que si no se toman medidas contra la aparición de las llamadas cianobacterias puede ocurrir "la peor catástrofe imaginable".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Informe entregado al presidente habla de un riego potencial de toxicidad. Foto: F. Flores

En mayo de ese año el gobierno de José Mujica anunció diez medidas concretas para mitigar los efectos de la contaminación. Dos años después, la mayoría de esas medidas han tenido pocos avances, según surge de un informe que el Ministerio de Ambiente (Mvotma) entregó el miércoles al presidente Tabaré Vázquez (ver Anuncios y lo que se hizo).

Preocupado por el tema, el mandatario había convocado ese día a los ministros de Ambiente, Eneida de León, de Industria, Carolina Cosse, y de Ganadería, Tabaré Aguerre, y al presidente de OSE, Milton Machado, para reclamarles la concreción de acciones. Vázquez pidió que cada dos meses le presenten un informe sobre los avances en el tema, dijo ayer al semanario Brecha el nuevo jefe de la Dirección Nacional de Ambiente (Dinama), Alejandro Nario.

Defensa no participa.

El presidente omitió incluir en el plan al Ministerio de Defensa. Fernández Huidobro no fue convocado por Vázquez ni la cartera que representa figura en el informe del Mvotma que fija cometidos a los distintos organismos estatales. Coincidentemente, fue Fernández Huidobro el que se pronunció más enfáticamente sobre el tema. Esas declaraciones hace dos años le valieron la crítica de otros integrantes del gobierno. Entonces sostuvo: "La historia me dio la razón lamentablemente. La importancia enorme que tiene Aguas Corrientes, llega a pasar algo ahí y es la catástrofe más grande imaginable que pueda ocurrir".

Por esta razón, advirtió que se necesita un "plan B", "otro lugar de dónde sacar agua potable. Imagínese Montevideo sin agua, los inodoros, la red cloacal", expresó. El País intentó comunicarse con el ministro pero no atendió a los llamados.

La erosión del terreno, la actividad de los tambos y de las industrias, y en menor medida los vertidos domésticos, son los causantes de las concentraciones de nutrientes como el fósforo y nitrógeno que facilitan la aparición de cianobacterias.

En ese informe, que el Mvotma entregó a Vázquez, se advierte que "el creciente problema de floraciones algales de cianobacterias potencialmente tóxicas en el cuerpo del agua, indicaría un riesgo potencial de toxicidad en el agua de distribución, con encarecimiento y dificultades en el tratamiento del agua para potabilizar". Algunas de las medidas anunciadas en 2013 para poner freno a esa situación, demoraron en concretarse por la burocracia estatal, pero en otros casos se desconoce por qué motivo no han tenido avances.

El alcalde de Aguas Corrientes, Álvaro Alfonso, dijo a El País que lo que hayan hecho en estos dos años "no se vio en la práctica". Por ejemplo, se anunció que se restringiría el acceso directo del ganado a abrevar en los cursos de la cuenca y en concreto se anunció la instalación de alambrados en el entorno de los embalses de Paso Severino, Canelón Grande y San Francisco. Dos años después, el embalse de Paso Severino sigue sin alambrado. El Mvotma lo justificó en el informe señalando que "existe cartelería que indica que es área propiedad de OSE".

Como forma de mitigar la erosión y los efectos de los agroquímicos por escurrimiento en el cauce del río se estableció la necesidad de contar con una zona de amortiguación que va de los 20 a los 100 metros, según el tramo, sin laboreo de tierra ni uso de agroquímicos. Pero recién ahora en 2015 se firmó la resolución del ministerio que lo determina. Y además se le otorga a la Dinama y Dinagua el contralor de esa disposición.

Puesto militar.

Justamente sobre la necesidad de controlar la zona, los alcaldes de la cuenca del Santa Lucía (Casupá, San Ramón, Santa Lucía, Canelones, Aguas Corrientes, Cerrillos, Libertad, Ciudad del Plata, San José y Municipio A de Montevideo) le entregaron al presidente Vázquez una carta en la que le advirtieron que la situación "es grave" y pidieron la actuación del Ministerio de Defensa.

En la carta, a la que El País accedió, le pidieron que Defensa "disponga de por lo menos un puesto militar a través de los servicios de la Armada Nacional o combinado con el resto de las Fuerzas entre Paso Severino y Aguas Corrientes, por ejemplo cercano a las tomas de agua en la planta de OSE".

"El patrullaje es clave para que se empiece a respetar el medio ambiente, donde la depredación del monte nativo ha sido criminal", afirmaron. En un tono drástico señalaron que "con dos bolsas de cianuro volcadas sobre las tomas o un artefacto explosivo sobre Campo Méndez próximo a Montevideo, donde se cruzan las tuberías, tendremos una catástrofe nacional, por lo que la seguridad de aquí en más, es prioritaria".

También pidieron a Defensa la realización de una batimetría para medir la profundidad del cauce desde la represa de Paso Severino hasta la represa de Aguas Corrientes. Los alcaldes plantearon que el Estado "desconoce el trazado, la profundidad, todos los detalles para luego tomar las decisiones que son claves y que a esta altura deben ser casi perfectas, no se puede errar", alertaron.

El 70% del suelo se usa para ganadería


Río Santa Lucía. Atraviesa al departamento de Lavalleja y forma el límite interdepartamental de Canelones con Florida y San José, y de San José con Montevideo.

Nace en la Cuchilla Grande, a 27 km al nordeste de la ciudad de Minas. Desemboca en el Río de la Plata, formando la isla del Tigre, cerca de pueblo Santiago Vázquez. La fertilidad de los suelos en su curso, así como la proximidad a Montevideo, permiten que su cuenca sea una de las más utilizadas para la producción agropecuaria diversificada.

Agua potable. El Santa Lucía es el principal abastecedor de agua del sistema Montevideo de OSE a través de la usina de Aguas Corrientes. Su extensión total es de 257 kilómetros y su cuenca cubre unos 13.500 kilómetros cuadrados (7,6% de la superficie nacional), en la que vive medio millón de habitantes (15% de la población). Sus mayores afluentes son los ríos San José y Santa Lucía Chico. Existen algunas poblaciones de importancia a lo largo de su curso, como San Ramón, Santa Lucía, Ciudad del Plata y Santiago Vázquez.

OSE. La planta de Aguas Corrientes produce el 95% de la producción de Obras Sanitarias del Estado (OSE) y el resto de la plantas el restante 5%.

Explotación. El uso del suelo de la cuenca abarca los siguientes porcentajes: 71,3% (ganadero, incluye lechería); 16,2 (agrícola); 4,2% (forestal); 4,5 (monte natural); 1,1% (urbano-industrial) y 2,7% (otros). En la carta que los alcaldes enviaron al presidente Tabaré Vázquez le señalaron que en la zona se produce el 40% de la riqueza del país ya que ese porcentaje de exportaciones salen de allí. En la cuenca del río hay casi 40 rutas nacionales, y cuenta con casi 400 kilómetros de vías férreas.

Así es la planta potabilizadora en Aguas Corrientes

(<span class="LimelightEmbeddedPlayer"><script src="//video.limelight.com/player/embed.js"></script><object type="application/x-shockwave-flash" id="limelight_player_909449" name="limelight_player_909449" class="LimelightEmbeddedPlayerFlash" width="480" height="264" data="//video.limelight.com/player/loader.swf"><param name="movie" value="//video.limelight.com/player/loader.swf"/><param name="wmode" value="window"/><param name="allowScriptAccess" value="always"/><param name="allowFullScreen" value="true"/><param name="flashVars" value="playerForm=Player&amp;mediaId=38b6a1027c004bcb93228a9f26e30035"/></object><script>LimelightPlayerUtil.initEmbed('limelight_player_909449');</script></span>)


Si no puede ver el video haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados