intergremial advierte a FNC que si no cede le va a cortar la entrega de insumos

Se agudiza conflicto en transporte de carga

La pulseada entre Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC), que controla casi en solitario la producción local de cerveza, y los transportistas de bebidas, amenaza con extenderse al conjunto del sector del transporte de carga y afectar la fabricación de la bebida.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fetrabe realizó ayer una enorme marcha de camiones por la rambla de Pocitos. Foto: A. Colmegna

Todo se origina en la decisión de FNC, hasta ahora irrevocable, de cancelar a partir del 30 de junio sus contratos con las empresas distribuidoras y traspasar esa tarea en Montevideo a la firma Mirtrans.

Esto dejaría sin esa tarea a unas 14 empresas en las que trabajan 150 personas. La Federación del Transporte de Bebida (Fetrabe), con el apoyo de la Intergremial del Transporte Profesional de Carga, acusa a FNC de querer sacarlas del mercado al contratar a todos los empleados de la firmas que hoy hacen la distribución. Ayer hubo una marcha de Fetrabe por la rambla de Pocitos y ahora abrió un compás de espera por si FNC estuviera dispuesta a comenzar un diálogo.

Ernesto Toledo, vicepresidente de la intergremial, dijo a El País que "estamos sumamente comprometidos con esto" porque FNC "ha tenido una actitud inadmisible" y advirtió que "estamos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias y afectar la entrega de insumos como jarabes y cebada a la empresa". "Estamos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias y afectar los períodos de más venta de la bebida", insistió.

Si en otros sectores como la industria papelera o la industria frigorífica las empresas tomasen una actitud similar a la de FNC y desarticulasen sus transportistas, se podría generar "un gravísimo problema", insistió Toledo. En el sector frigorífico más de la mitad de las empresas están controladas por capitales extranjeros

Toledo se mostró particularmente irritado con la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) que ya habría llegado a un acuerdo con Mirtrans y FNC para que los trabajadores pasen a aquella empresa manteniendo sus actuales condiciones laborales.

"Lo de la FOEB es una vergüenza que va en contra de los intereses históricos del movimiento sindical uruguayo. Negoció el degüello de 36 microempresarios. Esto en la historia del movimiento sindical uruguayo no existe. Son cómplices de esta situación", sostuvo Toledo.

Por ahora no se tomarán medidas adicionales que puedan afectar la distribución de bebidas porque no se quieren entorpecer las negociaciones, agregó Toledo.

Fetrabe ya ha realizado varios contactos con legisladores de distintos partidos para explicarles la situación.

En toda esta etapa, Mirtrans se limitó a informar que se trata de una empresa uruguaya que tiene su base de operaciones en la ruta 101, kilómetro 28.750. Emitió un comunicado público con esta información luego de que Fetrabe señalase que se trata de una firma argentina y aclaró que tiene varias decenas de empleados propios y todo lo necesario para cumplir con la tarea de distribución de los productos de FNC. Sin embargo, los asesores jurídicos de Fetrabe insisten en que se trata de una firma argentina.

Respaldo jurídico.

Fetrabe realizó una consulta jurídica a los catedráticos de Derecho Civil Juan Blengio y Carlos de Cores que sostienen en un escrito que "es un hecho jurídicamente relevante que el acuerdo entre Mirtrans S.A. y FNC S.A., tendiente a la captación del personal de las empresas transportistas, se celebró durante la vigencia del contrato entre estas y FNC S.A". "Por esta razón, FNC S.A. violó el deber de ejecutar los contratos de buena fe aprovechando, para consumar el ilícito, la confianza que le depositaron los transportistas. Estos no podían imaginar jamás que FNC S.A., a sus espaldas, acordaría con un tercero la desintegración de sus empresas. Es un acto desleal cometido contra quien está indefenso, no alerta, como resultado de la confianza generada en el marco de una relación comercial de más de tres décadas", acusan los juristas.

Los especialistas creen que la actuación de FNC lleva a la "inviabilidad económica" de los hoy distribuidores de una forma que "es contraria a derecho". En otro pasaje, los abogados escribieron que "se hace inevitable la constatación de que en el caso analizado se verifica una situación de competencia desleal, y, como tal, contraria a la buena fe, ubicable asimismo en el marco del abuso de posición dominante", dada la posición de FNC en el mercado de la cerveza. "Es particularmente evidente que el poder negociador de las partes es muy diverso y que la posición de mayor peso la detenta sin dudas FNC S.A"., dicen los juristas.

FNC controla marcas como Norteña, Pilsen y Patricia y no ha dado, hasta el momento, señales de que esté dispuesta a dialogar con los transportistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)