Víctor Rossi

"Con AFE hubo vacilaciones en el camino; no fue un tema económico"

Entrevista con el futuro ministro de Transporte

—Durante la gestión del ministro Enrique Pintado se construyó un despacho paralelo que cuenta con un baño privado ¿Esa será su oficina?

—No tengo la menor idea. Me parece que cuando me tocó estar ahí el ministro tenía instalaciones muy cómodas y hace pocos días fui a conversar con Pintado y vi que incluso seguían siendo las mismas instalaciones que yo tenía, con algún mueble nuevo, pero adecuado. No le puedo contestar esa pregunta, porque no sé si hay algún motivo para que piense que tenga que mudarme. Sinceramente, hasta el momento me imaginaba ocupando el mismo despacho que había tenido antes.

—¿Conoce el lugar?

—No lo conozco y no he pensado absolutamente nada sobre eso, porque no sé. Nosotros vamos a procurar que se trabaje con la mayor comodidad, pero con los elementos que el ministerio dispone, que son bastantes. No sé, puede ser que en algún lugar se necesite algo, pero en lo que tiene que ver con el despacho del ministro no me había puesto a pensar, y si no me pregunta nada, iba a subir al octavo piso e ir directamente al despacho que tenía antes. Allí trabajé muy cómodamente. Es decir, las cosas que no salieron bien no son culpa del despacho.

—¿Qué lugar ocupa el shock de infraestructura en la agenda de gobierno?

—Yo siempre digo que no es shock, porque no es un esfuerzo puntual, no es algo que se haga una vez y ya está. Es algo que tengo que ir preparando para alcanzar un nivel que en el futuro debo mantener y tal vez incrementar. No es un empuje, es un esfuerzo que levante la calidad del servicio de la caminería en el país y que tengo después que mantenerlo. Este tema es parte de las discusiones que están por venir a nivel del gabinete. Se irá definiendo el lugar que ocupa en la medida que se vayan ordenando las prioridades presupuestales a través de ese intercambio que nos debemos todavía, pero que estamos preparando, trabajando colectivamente con los compañeros ministros. Pero hay líneas principales de prioridad que ya fueron muy bien expresadas por el presidente electo en la campaña, como el sistema nacional de cuidados o el esfuerzo adicional al que se está haciendo en educación. Asimismo, a nadie le puede sorprender que se ponga un acento para que en los próximos años sea también un tema de discusión el mejoramiento de la caminería en todo el país.

—¿El sector privado va a ser la palanca de las mejoras en infraestructura?

—La palanca es el gobierno, es el Estado uruguayo a través de las definiciones presupuestales, pero un aporte imprescindible será el que dé el sector privado. Apoyándose en esa palanca a partir de esa promoción que tendrá que realizar el gobierno.

—¿Habrá más peajes para financiar obras o peajes diferenciales por hora como en otros países?

—No estamos pensando en eso. Hasta el 1° de marzo no le puedo decir qué va a haber porque recién en esa fecha me gustaría ponerme a trabajar para evaluar tanto el funcionamiento como alternativas que podrían pensarse para el futuro. Es cierto que han empezado a aparecer un conjunto de situaciones relativamente nuevas en todos los aspectos. Hace pocos días tuvimos las dificultades del peaje de Pando, por razones absolutamente ajenas al mecanismo de cobro. En algunos otros casos, existe la necesidad de no solo recaudar, sino de orientar y regular la circulación de vehículos de acuerdo a los destinos, a las cargas y demás. Entonces, me parece que no tendríamos que simplificar acá, si nos apuramos a lo mejor nos equivocamos.

—¿Qué planes tiene para AFE? El presidente José Mujica dijo que se iba a recuperar el ferrocarril pero económicamente hubo dificultades para cumplir con esa meta y hoy está igual o peor que en 2005.

—No fueron económicas las dificultades. A mi entender es un proceso de aprendizaje el que vamos recorriendo y que no todo lo que se dice es aplicable. Entonces, si bien hubo una decisión muy importante que partió del propio presidente de la República de acercarnos los recursos necesarios para empezar a mover; sin embargo después no se lograron ejecutar en la misma proporción. Creo que ha habido vacilaciones en el camino, que tal vez haya faltado convicción suficiente para empujar... Por eso no le puedo decir cómo se va a integrar el equipo de AFE, porque no es cuestión de hacer designaciones por correo, es cuestión de tener un proceso de selección y de intercambio, de convencimiento de cuál es el camino que tenemos que llevar adelante en ese caso.

—¿Cuándo habla de vacilaciones a qué se refiere?

—Es un adjetivo de alguien que mira de afuera, tal vez imprudente, pero solamente eso. No tengo que ponerme a mirar hacia atrás. Pero tengo la responsabilidad de tratar de que todo lo que se ha trabajado y todo lo que han emprendido los compañeros se pueda empujar con mejores resultados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)