HIPNOSIS CON LENTES DE REALIDAD VIRTUAL

Acquistapace, el vidente que combate la obesidad

El psíquico que suele colaborar con la Policía ahora también trata las adicciones mediante hipnosis

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mediante hipnosis y dispositivos especiales trata problemas de obesidad. Foto: El País

En un apartamento del piso 7 de la Galería del Polvorín, en 18 de Julio, varias personas se encuentran sentadas en unos sillones largos de color blanco. Con las luces apagadas y los ojos cerrados escuchan atentamente a un hombre que habla y los guía —imaginariamente— a través de praderas, bosques y lagos.

El guía es Marcelo Acquistapace, el vidente conocido por su trabajo de colaboración con la Policía y familiares en casos de homicidios, secuestros o desapariciones de personas.

Esa actividad no la ha abandonado, pero ahora la acompaña con su dedicación a curar, mediante sesiones de hipnosis, las adicciones al juego, el alcohol y el tabaco, y también como método para adelgazar.

Desde hace poco más de un año, estableció su centro en la Galería del Polvorín, donde los martes y viernes realiza sesiones a la que asisten en promedio 25 personas.

"Para dejar las adicciones, basta con una sola sesión", asegura Acquistapace. "Pero para adelgazar, son necesarias tres".

"El cerebro racional es en realidad nuestro intermediario y no nuestro verdadero cerebro, que es el subconsciente; y a ese lugar debemos llegar para modificar las adicciones", explicó el psíquico.

Para ilustrarlo con un ejemplo, Acquistapace explica lo que sucede con las cirugías de reducción del estómago, que a veces se utilizan como método radical para adelgazar. "Luego de la operación, el 100% logra bajar de peso, pero después de un año y medio, cerca del 55% entra en una meseta y vuelve a engordar, porque les han modificado su estómago, pero no su cerebro. Entonces, quedan con el estómago de un flaco y con el cerebro de un gordo comilón", sostiene el vidente.

"Al investigar ese tema, entendí que para adelgazar era necesario reprogramar el subconsciente para neutralizar el deseo, para que se adaptara al estómago más pequeño".

Lo que hace para reprogramarlo es saturar al cerebro racional mediante un relato que apela a los sentidos.

Cuando la persona cierra los ojos y está relajada, Acquistapace comienza a guiarlos por una escalera que los lleva a una pradera, a un bosque y luego a un lago.

El hombre describe ese escenario pronunciando un conjunto de palabras a gran velocidad: "El pasto verde, fresco, mullido, el cielo azul profundo, el sol resplandeciente...". Todo ese torrente de información, de acuerdo con Acquistapace, todo ese torrente de frases "provoca que el cerebro racional se sature y se desconecte debido a que no es capaz de retener tanta información de forma tan rápida".

Pero sin que las personas se den cuenta, "el que toma el control es el subconsciente que sí puede absorber toda esa información".

El trance hipnótico continúa. "Los guío hacia una fábrica donde encuentran todo lo que les gusta —cigarros, alcohol, máquinas tragamonedas, comida— mezclado con todo lo que les produce asco o miedo. Eso hace que la persona, una vez que sale de la hipnosis, comience a asociar lo que le resultaba atractivo con todo lo que le produce repulsión. Lo que se busca es neutralizar el deseo", explica Acquistapace.

Hipnosis en 3D.

El vidente también está trabajando en el desarrollo de una técnica "que será revolucionaria", afirma.

Junto a un grupo de ingenieros, editores de video, fotógrafos y diseñadores digitales procuran desarrollar lentes de realidad virtual para realizar sesiones de hipnosis "mucho más efectivas, para que la persona no tenga que usar su imaginación sino que las imágenes de la realidad le lleguen directamente al subconsciente", sostiene.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)