CONVIVEN 35 FAMILIAS EN EL ASENTAMIENTO

"Acá vamos a resistirnos al desalojo"

Asentamiento que está detrás del Parque Guaraní tiene orden judicial para dejar el predio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las familias del asentamiento se movilizaron y cortaron las calles. Foto: M. Bonjour

El asentamiento "Nueva Esperanza", tal como lo llamaron las 120 familias que se instalaron atrás del Parque Guaraní en el barrio Curva de Maroñas, hace más de un año, tiene una orden judicial de desalojo para este viernes como fecha límite. En caso de que no salgan por sus propios medios, tendrá que ingresar la Policía al predio ocupado y sacarlos.

Hoy, de las 120 familias que llegaron en abril del año pasado a ocupar el terreno que está delimitado por la calle Costanera Maestra Aurelia Viera, apenas quedaron 35.

El terreno que ocupa tres padrones, es propiedad de la Intendencia de Montevideo y de dos privados. Las tres partes hicieron la denuncia hace un año ante el juez de 11° Turno, Roberto Timbal, por la usurpación de propiedad privada y pública. Ahora el caso pasó a manos de la doctora Ana de Salterain.

"Nosotros estamos acá porque estamos en situación de calle, la mayoría de nosotros somos trabajadores, gente bien que quiere salir adelante y que no ha tenido una oportunidad por parte de ningún gobierno: blanco, colorado o frenteamplista", indicó a El País Jorge Gómez, uno de los ocupantes.

Ayer por la tarde, las familias de Nueva Esperanza cortaron las calles Itapeby y Costanera Maestra Aurelia Viera, quemaron gomas, sillones viejos y ramas de árboles para "llamar la atención y que las autoridades escuchen, acá hay familias en situación de calle que no tuvieron más remedio que llegar a este extremo", comentó una de las mujeres que se encontraba en el lugar.

Por su parte, Gerardo Stabile, otro de los ocupantes, señaló que "acá vamos a resistirnos al desalojo, venga quien venga hoy, de acá no nos va a mover nadie, (...) ya fui a declarar ante la Justicia y dije lo mismo, hasta que no nos den una oportunidad para construirnos una casa, no nos vamos a ir".

"Es insoportable".

Las quejas de los vecinos del barrio por la ocupación de las familias han sido constantes. Aseguran que "desde que llegó esta gente la situación es insoportable".

Una de las vecinas que vive en el Parque Guaraní se alegró al saber que la Justicia había dado un ultimátum para que este viernes el predio sea desocupado.

"Gracias a Dios, por fin los van a sacar de acá, me tienen podrida, caminan por los techos, se pelean entre ellos en la mitad de la calle, andan a los tiros, de los 21 años que llevo viviendo en este lugar nunca vimos algo igual", contó a El País una vecina del complejo de viviendas que prefirió no ser identificada.

Según informó la octogenaria, "donde está el asentamiento ahora, era el estacionamiento de la canchita de baby fútbol del Parque Guaraní, eso es de nosotros".

Otra vecina del complejo, que llegaba de trabajar sobre las 18 horas, aseguró que "desde que esa gente vino tuvimos que cerrar todos los portones con llave, cuando antes llegábamos a dormir con las puertas abiertas".

Alberto, de 58 años, también fue en el mismo sentido. "Se hace de noche y tenés que meterte para adentro; anda una moto en la vuelta con dos ladrones, te roban y se van para ahí", indicó.

Alberto concluyó: "mañana me siento con una playera a tomar mate en el fondo de casa así veo la película de primera plana cuando los desalojan".

Autoridades no los recibieron.

Según informaron los vecinos del asentamiento a El País, ninguna autoridad los recibió. Alegan que fueron al Ministerio de Vivienda, al Parlamento y al Banco Hipotecario, "no nos dan bola porque somos pobres. Es lo que nos tocó. No pueden aislarnos", señaló Gerardo Stabile, uno de los ocupantes. En la Intendencia, según declararon, les dijeron que "para empezar a hablar tenemos que dejar el terreno, pero no tenemos dónde ir".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º