LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

¿Y ellos?

En la nota, la periodista informaba que aunque en Uruguay la venta de marihuana fuera legal, en la mayor parte del mundo el comercio de cannabis todavía sería "una actividad restringida" por tratarse de una "droga ilegal".

Por tanto, si los bancos que operan en Uruguay mantuvieran entre sus clientes a quienes produjeran o vendieran marihuana, los bancos del exterior se negarían a hacer transacciones con ellos.

En aquel artículo, la periodista dijo incluso haber contactado a oficiales de cumplimiento de los principales bancos que operan en el país, quienes "manifestaron preocupación" por el tema.

¿Dónde estaba el gobierno y en especial los funcionarios encargados de este fantástico invento de legalizar la marihuana? ¿Qué estaban haciendo que no so-lo no fueron capaces de prever lo que sucedería, sino que ni siquiera leyeron los diarios que les advirtieron, diez meses antes, lo que sucedería?

¿Por qué si el presidente del Banco Central del Uruguay, Mario Bergara, asegura haber alertado de lo que sobrevendría, nadie le prestó atención? ¿Por qué ni un solo funcionario se contactó con un banco privado para ver si en verdad existía un riesgo?

¿Cómo es posible que en el Banco de la República nadie haya levantado la mano siquiera para decir "muchachos, me parece que nos olvidamos de algo"?

¿Puede improvisarse tanto con algo tan delicado? ¿No debería esto costarle la cabeza a todos los que, cobrando un sueldo público nada despreciable, no fueron capaces de hacer su trabajo de prever que el camino que se recorría llevaba a un abismo?

¿Cuánta responsabilidad tiene este gobierno? ¿Qué fue? ¿Imprevisión, impericia o pocas ganas de que este experimento funcionara?

¿Y cuánta responsabilidad tiene el gobierno de Mujica, que ideó este modelo sin pensar las consecuencias que aparejaría para los bancos privados, el Banco de la República y para los propietarios de farmacias y productores de cannabis, a los que se metió en una encerrona?

¿Cómo puede encararse algo tan delicado y controvertido como la legalización de la marihuana, con más de siete de cada diez uruguayos en contra, y hacerlo tan rematadamente mal?

¿Cómo le da la cara al senador Mujica en chantajear (no hay otro término) al actual gobierno con trancarle el funcionamiento del Poder Legislativo si alguien no arregla, y de una buena vez, este desaguisado que él mismo empezó a armar?

¿Cómo puede decir el senador Mujica, sin sonrojarse, que con la legalización de la marihuana se está "haciendo patria"?

¿No debería indignarnos que alguien que fue presidente esté dispuesto a parar el país por un problema en la venta de marihuana, pero mire para otro lado cuando la educación se cae a pedazos, la seguridad pública da miedo y el país es cada día menos atractivo para quien invierte y trabaja?

Después hay gente que se pregunta si la oposición está preparada para gobernar. ¿Y los que gobiernan?

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)