EL PAÍS ABRE SU ARCHIVO

Maroñas, pingos y moda

El Gran Premio José Pedro Ramírez, siempre reunió a los caballos más veloces y a las tendencias de moda de época. Hasta Gardel supo acudir a Maroñas y las fotos reflejan ese acontencimiento social.

Galeras y vestidos largos ante el antiguo palco, a comienzos del siglo XX. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores

El Hipódromo de Maroñas, sobre todo en ocasión del Gran Premio José Pedro Ramírez, siempre representó una pasarela para los caballos más veloces y una carrera para determinar quién llevaba el mejor vestido o el traje más atildado: un acontecimiento social y deportivo.

Leguisamo solo, por supuesto. Toda la apostura de El Pulpo, el jockey más legendario que corrió pistas del Río de la Plata, ante un público siempre dispuesto a aplaudirlo. Foto: Archivo El País
Leguisamo solo. Toda la apostura de El Pulpo, el jockey más legendario que corrió pistas del Río de la Plata. Foto: Archivo El País
Tres damas, de vestido largo, guantes y sombrero, se entusiasman ante el paso de los caballos, en una imagen que tiene mucho más de un siglo. Foto: Archivo El País
Tres damas, de vestido largo, guantes y sombrero, se entusiasman ante el paso de los caballos, en una imagen que tiene mucho más de un siglo. Foto: Archivo El País
El Mago y el Pulpo. O bien, el Zorzal Criollo y el Eximio. También el Invicto y el Maestro. Carlos Gardel e Irineo Leguisamo, dos ídolos populares. Foto: Archivo El País
El Mago y el Pulpo. O bien, el Zorzal Criollo y el Eximio. También el Invicto y el Maestro. Carlos Gardel e Irineo Leguisamo, dos ídolos populares. Foto: Archivo El País

La jornada transcurre habitualmente entre la pista y el palco, atentos al resultado de cada prueba pero también a quién vino, quién está por allá. La perfección de las líneas de los equinos, la maestría de los jockeys, los pronósticos de la cátedra, la gente que concurre, todo forma parte de un día en las carreras.

Otra vez Leguisamo, pero en una imagen insólita: “cabalgando” un chivo. Foto: Archivo El País
Otra vez Leguisamo, pero en una imagen insólita: “cabalgando” un chivo. Foto: Archivo El País
6	Profusión de trajes claros y sombreros en el Palco Oficial, en ocasión del Ramírez de 1942. Foto: Archivo El País
Profusión de trajes claros y sombreros en el Palco Oficial, en ocasión del Ramírez de 1942. Foto: Archivo El País
La admiración del público ante Yatasto, considerado el mejor caballo que dio Argentina. Bajo la fusta de Roberto Quinteros, corrió el Gran Premio Municipal de 1953. Foto: Archivo El País
Admiración ante Yatasto, el mejor caballo que dio Argentina. Bajo la fusta de Roberto Quinteros, corrió el Gran Premio Municipal de 1953. Foto: Archivo El País
La presencia femenina, infaltable en cada Gran Premio Ramírez. Foto: Archivo El País
La presencia femenina, infaltable en cada Gran Premio Ramírez. Foto: Archivo El País

La emoción de un final incierto levanta a la tribuna. Y la admirada superioridad del pingo que saca varios cuerpos despierta el aplauso.
En Maroñas se corre oficialmente desde 1889, aunque estuvo cerrado entre 1997 y 2003. El Ramírez, en tanto, nació también en 1889 como Gran Premio Internacional y adoptó su nombre definitivo en 1921, como homenaje a uno de los impulsores de la actividad. En su tradicional fecha del 6 de enero, el día del Ramírez todos los uruguayos se sienten burreros.

El entusiasmo de los aficionados ante un final peleado es una estampa que atraviesa el tiempo en Maroñas
El entusiasmo de los aficionados ante un final peleado es una estampa que atraviesa el tiempo en Maroñas. Foto: Archivo El País
Otro final de “bandera verde”: lo ganó, corriendo por fuera,  el argentino Sestao, llevado por Manuel de Santis. Foto: Archivo El País
Otro final de “bandera verde”: lo ganó, corriendo por fuera, el argentino Sestao, llevado por Manuel de Santis. Foto: Archivo El País
Comienzos de la década de 1960: vestidos más cortos, tacos, guantes pero ya no sombreros. Foto: Archivo El País
Comienzos de la década de 1960: vestidos más cortos, tacos, guantes pero ya no sombreros. Foto: Archivo El País
Sol de  Noche, con comodidad, rumbo a la victoria en el Ramírez de 1970. Su jockey fue Luis Gallegos. Foto: Archivo El País
Sol de Noche, con comodidad, rumbo a la victoria en el Ramírez de 1970. Su jockey fue Luis Gallegos. Foto: Archivo El País

© El País S.A. Derechos reservados, prohibida la reproducción total o parcial de imágenes

SUSCRIPTORES

El País abre su archivo

En el archivo fotográfico de El País, con más de 11 millones de imágenes, se puede encontrar la historia de Uruguay. De cómo eran las ciudades, cómo se vivía, cómo se gobernaba, las grandes hazañas deportivas, qué se hacía en el tiempo libre, cómo fuimos cambiando nuestra forma de vestir. Esa es la historia que les queremos contar especialmente a ustedes, nuestros suscriptores. Semana a semana el editor de Fotografía Nicolás Pereyra y el periodista especializado en temas históricos Luis Prats rescatarán las mejores fotos y anécdotas para acercárselas a ustedes y darle así más valor a los lectores que nos eligen. Aquí encuentra todos los especiales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados