SALUD

Qué es el trastorno de dismorfia corporal que sufre Megan Fox

"No quería que me vieran, no quería tener que tomarme una foto, caminar sobre una alfombra porque sentía miedo, y tenía la creencia y la certeza absoluta de que se burlarían de mí", dijo.

Megan Fox. Foto: Instagram Megan Fox
Megan Fox. Foto: Instagram Megan Fox

Megan Fox  habló recientemente del trastorno de dismorfia corporal que sufre en una nota que dio junto a su pareja, el músico Machine Gun Kelly, a revista GQ Style. “Sí, tengo dismorfia corporal. Tengo muchas inseguridades profundas”, lanzó la actriz de 35 años que ha sido noticia en varias oportunidades por sus cambios estéticos.

La actriz estaba discutiendo sobre cómo una mujer como ella podía ser intimidante para algunos hombres, y en ese concepto ahondó en que algunas mujeres también podían sentir lo mismo pero acerca de sí mismas. Cuando se le preguntó si era así como se sentía, Fox respondió que sí.

Pero, ¿qué es la dismorfia corporal? De acuerdo a Mayo Clinic, es un trastorno de salud mental en el que no se puede dejar de pensar en “defectos” en la apariencia, muchos, menores y que no pueden ser percibidos por los demás.
 
Aquellos que tienen dismorfia corporal pueden sentirse tan avergonzados y ansiosos que pueden evitar muchas situaciones sociales, dice el portal médico.

La actriz de Jennifer’s Body habló también sobre “el yo interior” que ha escondido durante su carrera en Hollywood. “Podemos mirar a alguien y pensar: ‘Esa persona es tan hermosa, su vida debe ser muy fácil’. Lo más probable es que no se sienta así”, dijo.

Aunque no dio más detalles sobre cómo su dismorfia corporal la afecta, la actriz de Transformers ya ha hecho referencia a sus tormentas mentales.
En una entrevista con Entertainment Tonight, de 2019, reveló que había llegado a un “punto de ruptura” tras el lanzamiento de Jennifer’s Body en 2009, después de años de haber sido sexualizada por Hollywood y los medios de comunicación. “Creo que tuve un colapso psicológico genuino en el que no quería hacer nada”, dijo.

“No quería que me vieran, no quería tener que tomarme una foto, caminar sobre una alfombra, no quería que me vieran en público en absoluto porque sentía miedo, y tenía la creencia y la certeza absoluta de que se burlarían de mí, o me escupirían, o alguien me gritaría, o la gente me apedrearía o me atacaría... Pasé por un momento muy oscuro después de eso“.

Fox le dijo a GQ Style que emprendió una “búsqueda espiritual” para resolver sus sentimientos y tomar el control de sus respuestas ante las percepciones que otros tenían de ella. “Trabajé mucho para eliminar ese sentimiento de ser una víctima y darme cuenta de que era una elección. Así que tenía un propósito y no tuve que sufrir más.

Me ha hecho crecer hasta convertirme en un ser humano mucho más interesante de lo que hubiera sido“, dijo. “Entonces te da el espacio para tener gratitud por algo por lo que antes te sentías perseguido. Esa es la única cosa en mi vida en la que trabajé mucho”.

También dijo que su relación con Machine Gun Kelly, a quien define como su “alma gemela”, la ayudó a sentirse más cómoda con el lado “excéntrico o extraño” de sí misma. “Creo que me había metido o había permitido que otras personas me metieran en una caja extraña que no encajaba bien conmigo, donde no había vivido mi propia vida como yo misma “, sumó Fox.

Sobre Machine Gun, la actriz también comentó: “Ya sabés, soy una persona inusual. Y había enterrado mucho de eso. Es como encontrar el reflejo de tu propia alma. Reconozco mucho de mí misma en él, y viceversa, y esa parte de mí encerrada que había guardado“.

¿Cuáles son los síntomas de este trastorno? Estar "extremadamente" preocupado con un defecto percibido en la apariencia, pero que los demás no pueden ver o que parece poco importante, de acuerdo a Mayo Clinic. 

Otro síntoma es la fuerte creencia de que tienes un defecto que te hace feo, la creencia de que otros perciben especialmente tu apariencia de una manera negativa, así como tener comportamientos dirigidos a arreglar u ocultar el defecto percibido (mirarse frecuentemente el espejo, arreglarse o rascarse la piel, entre otros). 

El sitio también agrega que otros signos de este trastorno es el intentar ocultar los defectos percibidos con el estilo, el maquillaje o la ropa, tener tendencias perfeccionistas, evitar situaciones sociales, entre otros. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados