Bienestar

No Pausa: ¿Qué les pasa a mis uñas?

En su columna de esta semana, Miriam De Paoli y el equipo de No Pausa cuentan sobre cómo la menopausia afecta nuestras uñas. Mirá qué hacer para minimizar su fragilidad

Uñas
Foto: Pexels

¡Hola comunidad No Páusica! Puede que este no sea el más grave ni el más conocido de todos los síntomas que solemos tener en esta etapa pero sí es uno muy molesto: las uñas frágiles y quebradizas.

Sí, ¡exactamente! Si estás en esta etapa y empezaste a sentir cambios en las uñas de las manos y pies, tenemos que decirte que una vez más, esto es producto de los desequilibrios hormonales.

Lo primero que queremos contarte es por qué se produce este síntoma y además cómo hacer para controlarlo.

Como seguramente ya sabemos, las uñas de nuestro cuerpo están compuestas por una proteína llamada queratina (que les proporciona resistencia y dureza). Y sí, la baja de nuestros amigos los estrógenos en la menopausia, afecta directamente su producción. Como si fuese poco, es el estrógeno el que también regula la retención de líquidos en nuestro cuerpo: cuando disminuye también lo hacen los líquidos (por eso la importancia de tomar más agua de lo que solíamos incorporar). ¿Qué tiene que ver esto con nuestras uñas? Con la deshidratación las uñas se resecan haciendo que se vuelvan más frágiles y propensas a quebrarse con facilidad.

El proceso #normal e inevitable de envejecimiento (como siempre decimos envejecer no quiere decir que “seamos viejas”) también trae consigo cambios en nuestras uñas: crecen con más lentitud y se vuelven más pálidas (de traslúcidas a amarillentas y más opacas). En el caso de las uñas de los pies, pueden volverse duras y gruesas y encarnarse con más frecuencia.

Otro factor que tiene gran impacto también es el nivel nutricional: el calcio, por ejemplo, influye directamente en la fortaleza de nuestras uñas. Por otra parte, el ácido fólico y la vitamina C están asociados a la aparición de padrastros (un padrastro, cuerito o pellejo es un pedazo pequeño de piel que se levanta de la carne inmediata a las uñas de las manos, y causa dolor y molestia.​ El tratamiento casero consiste primeramente en no arrancarlos ni morderlos, ya que esto puede hacer que la piel se desgarre. ¿Lo sabías?).

Tengamos en cuenta también que la fragilidad de nuestras uñas hace que las mismas se vuelvan más vulnerables a las infecciones producidas, por ejemplo, por hongos (si somos de ir a algún salón de belleza a hacernos las manos, procuremos que tengan todas las medidas de higiene necesarias o llevemos nuestros propios elementos).

Pero ojo no todo puede ser “culpa” de la menopausia. En algunos casos las uñas débiles y quebradizas pueden ser un indicio de problemas de salud como anemia, mala circulación sanguínea, hipotiroidismo o hipertiroidismo, porque estas enfermedades hacen con que los nutrientes no lleguen a ellas, dejándolas débiles, con tendencia a la descamación. Como siempre decimos en No Pausa: es clave preguntar a tu [email protected] qué se debe – y qué no – a esa etapa para solucionar cualquier problema de la mejor manera posible.

Es importante que consultes a un mé[email protected] si notás que hay algún síntoma fuera de lo normal, como por ejemplo cambios muy fuertes en su color.

Otras causas de las uñas quebradizas para tener en cuenta

—Morderse las uñas;
—Utilizar removedor con acetona para retirar el esmalte;
—Mantener las uñas en contacto con productos químicos como detergentes, sin protegerlas con guantes;
—Falta de hidratación;
—Uso de uñas postizas o de gel;
—Falta de algunas vitaminas en la alimentación.

¿Cómo hacer para mejorar la salud y el aspecto de nuestras uñas?

—Nutrir e hidratar con cremas para manos y uñas (podés hacerlo todas las noches antes de dormir). El aceite de almendras puede ayudar a mantenerlas suaves y flexibles.

—Reducir las posibles deficiencias nutricionales. Una alimentación sana y equilibrada mejora los niveles hormonales.

—Evitar la exposición a ciertos químicos: usá guantes cuando tengas que estar en contacto con productos de limpieza, por ejemplo al lavar los platos.

—Cambiar la dieta. Los ácidos grasos esenciales, como los que se encuentran en las almendras o el aguacate/palta, son importantes para fortalecer las uñas.

Conocè a nuestras columnistas
Miriam de Paoli y Milagros Kirpach de No Pausa
Equipo No Pausa
No Pausa, es un emprendimiento web surgió luego de que la periodista Miriam De Paoli se encontrara con los primeros síntomas de la menopausia. Ante la falta de información y sus dudas decidió llenar el vacío formando un equipo, creando un sitio y comunidad que sirviera para hablar de un tema que aún es tabú.

Podés sumarte a la comunidad de No Pausa a través de sus redes sociales y su sitio web.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados