Salud

No pausa: Entrar en la menopausia por estrés

El equipo de No Pausa nos trae una columna en la que reflexiona sobre el rol del estrés en la llegada prematura del climaterio o menopausia. 

Estrés
Foto: pexels

Como decimos siempre en No Pausa, si hay algo que tenemos en común absolutamente todas las mujeres – hasta con Beyoncé- es que vamos a entrar en la menopausia en algún momento de nuestras vidas. El cómo, en qué momento y por qué motivo o razón nos diferencia y varía en cada uno de los casos.

¿Sabían que cerca del 1% de la población femenina mundial experimenta la menopausia por la ausencia de menstruación antes de los 40 años? Y que los diferentes estudios muestran que existe más de una razón por la cual esto puede suceder.

Entre todos ellos, hoy les presentamos a uno: la menopausia por estrés.

Como ya lo hemos visto en otras publicaciones, la menopausia antes de la edad promedio (50 años, 2 más o 2 años menos) puede ser resultado de diferentes factores. Estudios de la Mayo Clinic aseguran que se relaciona más con cuestiones genéticas. Sin embargo, las condiciones genéticas nos son las únicas que aumentan las probabilidades de sufrir menopausia prematura, existen otras cosas que pueden provocarla: cirugías, tratamientos con quimioterapia y problemas emocionales o estrés son algunos de ellos.

El estrés

El estrés viene en muchas formas y tamaños, y puede que ni siquiera sea percibido como estrés en en el momento que aparece. Algunos lo definen como un estado mental que cree que todo es una emergencia. Hay formas de estrés “bueno” como el matrimonio, la responsabilidad, la competencia, las citas y el parto, así como formas “malas” como la inseguridad financiera, la violencia, el desempleo, la baja autoestima y la muerte. En realidad, nuestro cuerpo no asocia el estrés como “bueno” o “malo”, sino que reacciona de la misma manera si el estrés es físico, químico o emocional.

Nuestros cuerpos fueron diseñados para responder al estrés y hacerlo muy bien, pero a medida que el estrés se vuelve un estado continuo, las partes del cuerpo que regulan el estrés comienzan a fatigarse y ya no funcionan tan bien como se esperaba. Esto dificulta que el cuerpo se mantenga saludable.

¿Cómo afecta nuestro cuerpo?


El estrés (ya sea emocional, químico o físico) se procesa en una parte del cerebro llamada hipotálamo. El hipotálamo envía un mensaje a la glándula pituitaria anterior, que es una glándula pequeña en el cerebro que ayuda a regular todas las hormonas. Como la glándula pituitaria secreta hormonas en el estrés, otra glándula llamada glándula suprarrenal responde a la secreción de cortisol.

El cortisol está diseñado para controlar la respuesta del cuerpo al estrés estimulando al cuerpo a calmarse. Cuando hay mucha producción de cortisol, o una situación crónica donde el cortisol se libera durante un largo período de tiempo, se producen efectos secundarios. Muchos de estos síntomas incluyen sueño interrumpido, mala digestión, aumento de peso, mala memoria y más.

¿Por qué está relacionado con la menopausia?

Como mujer, la secreción crónica de cortisol puede provocar trastornos menstruales. Los niveles altos de cortisol pueden provocar amenorrea (paro de la menstruación). El exceso de cortisol crea una remoción (conversión) más rápida de otra hormona conocida como progesterona. A medida que la progesterona y el estrógeno se desequilibran y una mujer se acerca a la edad menopáusica, su cuerpo a menudo crea numerosos síntomas de transición hormonal acelerada.

Muchas mujeres en esta situación inclusive experimentan lo síntomas comunes de la menopausia: sequedad vaginal, relaciones sexuales dolorosas, aumento de peso, sueño interrumpido, problemas de memoria, pesadez en la vejiga y sofocos, ya que sus hormonas se desequilibran.

La buena noticia (¡una buena!) es que, al reducir el estrés a través de la modificación de la dieta, los suplementos nutricionales y el ejercicio ligero, podemos equilibrar el cortisol, el estrógeno y la progesterona. De esta manera, muchas mujeres encuentran alivio a los síntomas de la menopausia sin recurrir a medicamentos o cirugía.

Balancear el cortisol en momentos como este es una de las muchas herramientas que tenemos para ayudar a que las etapas de transición como la adolescencia, el embarazo o la menopausia, pasen a ser placenteras a lo largo de la vida de una mujer.

FUENTES:
https://www.mayoclinic.org/es-es
https://espanol.womenshealth.gov/menopause/early-or-premature-menopause
https://www.nichd.nih.gov/health/topics/menopause

Conocé a nuestras columnistas
Miriam de Paoli y Milagros Kirpach de No Pausa
Equipo No Pausa
No Pausa, es un emprendimiento web surgió luego de que la periodista Miriam De Paoli se encontrara con los primeros síntomas de la menopausia. Ante la falta de información y sus dudas decidió llenar el vacío formando un equipo, creando un sitio y comunidad que sirviera para hablar de un tema que aún es tabú

Podés sumarte a la comunidad de No Pausa a través de sus redes sociales y su sitio web.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados