Bienestar

Los motivos por los qué no deberíamos comer mayonesa en exceso

Consumir este aderezo es algo muy común, pero es necesario saber qué cantidad se puede ingerir y de qué está hecha

mayonesa

Uno de los aderezos más consumidos es la mayonesa, la cual no puede faltar en los menús. Este famoso acompañante que está presente en muchas de las cocinas puede ser un aliado si uno tiene una urgencia y necesita ingredientes fáciles de utilizar para preparar sándwiches, hamburguesas, tortas o cualquier plato.

Sin embargo, ¿consumir mayonesa a diario es saludable?, ¿cuánto se debe consumir en realidad para que no sea perjudicial para la salud?, ¿de qué está hecho este aderezo? Son preguntas que se deben responder para no tener complicaciones en el futuro.

¿Es bueno consumir diario mayonesa?

Según la Guía de Alimentos para la Población Mexicana, elaborada por la Secretaria de Salud en conjunto con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la mayonesa forma parte de las grasas monoinsaturadas. 

La importancia de estas grasas radica en que se debe de priorizar su consumo, así como el de las grasas poliinsaturadas, ya que permitirá que se dejen de lado las grasas saturadas y poder evitar enfermedades del corazón, según MedlinePlus.

Una cucharadita diaria de mayonesa aporta 70 kilocalorías, 3 gramos de hidratos de carbono, 5 gramos de grasa y 3 gramos de proteínas, por lo que si se consume en la porción indicada, esta puede no ser dañina para la salud.

Pero, es necesario aclarar que si se excede en las dosis recomendadas al contener grasas —no importa si son benéficas para las personas— se puede ir adquiriendo sobrepeso y ahí empezarían los problemas para el cuerpo.

Los ingredientes de la mayonesa

Según el estudio “Mayonesa Industrial. Estudio comparativo de mayonesas tradicionales y ligth. Productos dirigidos a todos los consumidores”, hecho por la Organización de consumidores y usuarios de Chile, el aderezo en su versión industrial está conformado por agua, aceite y huevo pasteurizado. Se condimentan con sal, jugo y aceite de vinagre y en los aditivos destacan los que regulan la acidez, persevantes, antioxidantes y/o colorantes.

Otro elemento que es importante destacar es que los antioxidantes que se usan en el producto son los liposolubles, que aunque se ocupan en poca cantidad, al ser derivados del petróleo pueden ocasionar alergias a corto plazo o, en un periodo más prolongado, aumento de colesterol y de lípidos en la sangre. También puede perjudicar la absorción de Vitamina A y D.

Debido a esto, se prohibió el uso de estos antioxidantes que forman parte de la versión industrial del aderezo de origen europeo en Japón, Pakistán, Rumania y Suecia; en el caso de Australia, están prohibidos exclusivamente para alimentos que puedan consumir niños.

Desmitificando la mayonesa

Según una nutrióloga de Fanny Cardoze Nutrition & Fitness que escribió para la prensa de Panamá, hay varias creencias que deben ser desmitificados sobre la mayonesa, ya que se le atribuyen afectaciones que no son derivados de su consumo.

Principalmente, uno de los mitos de los que no existen fuentes confiables son los que dicen que comer mayonesa produce acné, ya que el consumo de grasas no es lo que produce la aparición de espinillas, sino una dieta desequilibrada.

Otro mito muy frecuente que se llega a escuchar sobre este aderezo es que si alguien quiere bajar de peso no debe de consumirla. Esto es falso, ya que actualmente la mayonesa industrializada contiene menos grasas saturadas que muchos alimentos.

Claro que para que no haga daño, como todo, hay que consumirla con moderación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados