HOGAR

El mal uso de los artículos de limpieza y sus peligros; qué productos no deben mezclarse

Con miras a desinfectar la casa mezclamos productos con ingredientes que no se llevan entre sí. Algunas prácticas para desinfectar son peligrosas, pueden causar desde quemaduras a intoxicaciones. 

Maniática de la limpieza. Foto: EME

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos advirtieron que el número de consultas por intoxicaciones con productos de limpieza y desinfectantes, en particular cloro y alcoholes en gel, aumentó un 20% en ese país.

La pandemia del coronavirus aumentó el uso de productos de limpieza y trajo algunos problemas. Una mujer fue a limpiar frutas y verduras, llenó la pileta con una mezcla de agua caliente, vinagre y cloro al 10%. Esto provocó una reacción química y al inhalar sus vapores, ella debió ser hospitalizada y recibió oxígeno y tratamiento para la peligrosa afección. Pero, ¿cuán peligroso son los clásicos productos para desinfectar?

Cloro puro

Hay mezclas que jamás deben realizarse entre productos y es necesario saber cuál es el correcto uso de cada uno, sobre todo del cloro. Mario Faúndez, toxicólogo y académico de la Facultad de Química y Farmacia de la Universidad Católica de Chile, señala que la mayoría de los productos de desinfección que hay en los hogares son a base de cloro y su compuesto es el hipoclorito de sodio, un "agente oxidante que desinfecta fantástico".

"Lo correcto es usarlo súper diluido con agua. Con dos cucharadas soperas en un litro de agua se tiene una disolución desinfectante fantástica, sin ningún riesgo", ejemplifica el toxicólogo, agregando que el cloro concentrado siempre debe usarse con guantes para evitar quemaduras químicas.

No mezclar vinagre con cloro

El académico considera que los problemas se generan cuando las personas empiezan a realizar mezclas de productos de limpieza para "aumentar su efectividad", lo cual no es necesario.

Uno de los más peligrosos es la mezcla de vinagre con cloro. El vinagre tiene un ácido que cuando se mezcla con hipoclorito de sodio se genera un gas que se llama gas cloro. El gas cloro cuando está denso se mezcla con el agua de la mucosa nasal, de la boca y los ojos y se transforma en ácido clorhídrico, que se conoce como ácido muriático, y que puede destruir membranas y causar heridas o quemaduras químicas graves. "Toda la vía área se puede ver seriamente afectada solo con respirarlo", añade, indicando que esto va a depender de las concentraciones y que cuando el cloro está muy concentrado y se mezcla con ácidos fuertes es muy peligrosos. "Este gas cloro fue un arma química utilizada en la primera guerra mundial", advierte.

Ácido muriático y cloro

Otras de las prácticas relacionadas sobre las que Faúndez advierte es cuando se utiliza ácido muriático para limpiar el sarro de los baños y después usan cloro para blanquearlo. "Ahí estás mezclando ácido con cloro y queda la escoba", indica.

Productos con amonio y cloro

Se debe tener precaución con productos con amonio, como los limpia baños, ya que al mezclarlos con cloro pueden liberar un poco de amoníaco, lo cual es muy tóxico para las vías respiratorias. "Nunca mezclar los productos, usarlos por separado bajo las instrucciones que vienen desde el fabricante", añade.

Otra de las mezclas peligrosas es el "calentar cloro". "Se libera un porcentaje de gas cloro, que es menor en todo caso que al mezclarlo con ácido, pero también peligroso. Hay gente que lo calienta directo o agua caliente", indica.

Limpiavidrios y cloro

Finalmente, el toxicólogo advierte que los limpiavidrios —los cuales son un tipo de alcohol— deben usarse alejados del cloro y si se va a utilizar uno se debe lavar con abundante agua para poder añadir el otro, y lo mismo para el vinagre y el cloro. Sin embargo, cree que no es necesario usar ambos, ya que se "redunda".

Cuándo consultar

Ante síntomas como enrojecimiento de ojos, ardor en las mucosas nasales al respirar, náuseas y vómitos, si se siente la garganta apretada, si empieza a haber rinitis, o si hay compromiso de conciencia o conductas diferentes a las que tenía siempre, se debe ir a un servicio de urgencia de inmediato. "Ojalá llevar el envase del producto que ingirió o inhaló", añade Ricardo Valenzuela, médico de urgencias de la Clínica Universidad de los Andes,

El médico enfatiza en la necesidad de dejar fuera del alcance de los niños los productos de limpieza y advierte sobre el alcohol gel y su poco común consumo.

Valenzuela cuenta que algunos jóvenes en otros países lo han usado para embriagarse, lo que sería una práctica muy peligrosa. "Está hecho entre 60% y 90% de alcohol etílico, por lo tanto, produce el mismo efecto al tomarlo que tomarse cinco o seis vasos de whisky. Se puede llegar a una intoxicación etílica que va desde el típico mareo sensación de adormecimiento a crisis convulsivas, comas, disminución del azúcar en la sangre y la muerte", indica.

Por último, Rodrigo González, médico de urgencias de Clínica Alemana, advierte sobre una "cura milagrosa" que se ha estado difundiendo en redes sociales para el coronavirus, a través del consumo de dióxido de cloro. Una sustancia que lleva años promocionándose para enfermedades como la malaria, diabetes o incluso cáncer, pero que no se reconoce como medicamento.

"No existe ningún tipo de evidencia dura de que esta sustancia tenga algún efecto sobre las infecciones virales por coronavirus. Ninguna de las enfermedades (de las que se promociona este producto) ha sido ratificada en forma seria por parte de los científicos y médicos que tengan alguna utilidad real sobre estas enfermedades", añade.

"El consumo de esta sustancia no es innocuo y no está recomendado por nada de mundo (…) Fabrican este producto como para limpieza industrial y es sumamente peligroso que sea consumido por las personas", concluye.

Dónde consultar en Uruguay ante dudas de intoxicaciones

Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico 

El Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT) recibe consultas de la población y de todos los servicios asistenciales del país: públicos y privados.
Brinda información sobre sustancias químicas potencialmente tóxicas durante las 24 horas del día, los 365 días del año en forma telefónica, por escrito o personalmente.
Da asesoramiento sobre el diagnóstico y tratamiento precoz y específico de las intoxicaciones. La información toxicológica se brinda telefónicamente a través del número 1722, durante las 24 horas del día, los 365 días del año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados