Mujeres

Mujeres en el periodismo deportivo de Ecuador, una pasión libre de géneros

En Ecuador cada vez más son las mujeres que se vuelcan por el periodismo deportivo, tradicionalmente dominado por hombres.

Johanna Calderón. Foto: EFE
Johanna Calderón. Foto: EFE

El periodismo deportivo en Ecuador está cosechando los frutos de años de trabajo y dedicación de cada vez más mujeres, que optan por especializarse en un terreno de juego antaño reservado a los hombres o por lo menos considerado masculino.

Aunque el mundo del deporte de elite abarca en Ecuador un amplio catálogo de disciplinas, no es sorpresa que el fútbol haya acaparado la mayor especialización y cobertura mediática por parte de las profesionales del periodismo y la comunicación, en un país de gran afición y donde se siguen con absoluta fruición los enfrentamientos de la Tricolor.

"Está claro que cada vez hay más mujeres haciendo periodismo deportivo", destaca el veterano comentarista Alfonso Laso, director de Deportes en Teleamazonas, reacio a las "separaciones" por género a la hora de entrar en valoraciones profesionales.

Su cifra total se desconoce debido a la gran proliferación de medios, sobre todo radios y webs, pero en la última década son cada vez más las que van conquistando esos espacios.

Más que una cara bonita

Una de ellas, Johana Calderón, con ocho años de experiencia, reconoce a Efe que el camino no ha sido fácil y que esta labor "se ha visto muy manchada" por la falta de profesionalismo, lo que ha provocado a veces una generalización errónea sobre la figura femenina en las coberturas deportivas.

Porque si bien es cierto que conocer de deportes ha sido considerado socialmente algo innato al género masculino, Calderón destaca que "la preparación" es tan necesaria como en cualquier otra labor profesional y que "no importa el género ni la edad, sino el conocimiento que vas adquiriendo".

Y subraya que las mujeres comienzan a tener trascendencia en diferentes espacios y programas deportivos pero que, en Ecuador, aún no termina de producirse ese fenómeno apreciable en cadenas internacionales, donde ellas ya figuran como "comentaristas".

"En el fútbol ecuatoriano aún faltan mujeres comentando y relatando", reclama sobre un proceso que augura se producirá en su país cuando ellas "dejen de conformarse con poco".

Laso coincide en que "el público está aún más acostumbrado a las voces masculinas" y que "en los estadios todavía sigue habiendo más hombres", una situación que, como en tantas otras profesiones, "va cambiando".
Porque si bien cree que los varones llegan más ágiles con el "argot deportivo", quizá por el mero hecho de hayan jugado al fútbol en su infancia, eso es algo que se acaba aprendiendo, eliminando rápidamente cualquier diferencia.

Profesión que demanda valentía

En ese sentido, al recordar los inicios de su carrera, Calderón admite que sus primeros pasos no fueron sencillos, y cuenta que "al no contar con los conocimientos que tiene actualmente", comenzó "a seguir cursos de táctica y análisis de fútbol, a leer cada vez más".

"A partir de eso empecé a sentir el respeto de mis compañeros", precisa la hoy popular periodista deportiva de GolTV, quien en su infancia quiso ser futbolista.

Otro ámbito que se ha potenciado mucho en Ecuador estos últimos años es el de las comunicadoras en los ámbitos deportivos.

Daniela Ojeda, responsable de prensa de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), incide en que uno de los mayores desafíos de este ámbito del periodismo sigue siendo el obstáculo que representa ese "estereotipo del género: del que sabe de fútbol y el que no".

Y sostiene que para ascender es importante "no dejar que tu nombre sea uno más del montón, sino marcar la diferencia para que la gente tenga alguna referencia tuya por el trabajo que haces".

Porque "cuando tú sabes más que los hombres les choca, pero cuando ven que estás muy preparada sienten mucho respeto hacia ti", afirma.

Calderón recuerda que, como en otros muchos ámbitos profesionales, "los errores de las mujeres deben ser mínimos en comparación a los de los hombres", como puede ser equivocarse en el nombre de algún jugador.
"Es una profesión de valentía -aclara- porque cuando una mujer se equivoca le van a caer más duro".

La clave del éxito

Y aunque los estereotipos hacia las mujeres que trabajan en el periodismo deportivo no faltan en Ecuador, quienes han salido adelante recomiendan confianza y no autolimitarse.

"Podemos ser cualquier cosa que sea el hombre, condiciones las tenemos", asegura Calderón.

Muestra de ello son los espacios que van ocupando en un terreno que hace tiempo ha dejado de ser cosa de hombres, puesto que cada vez son más también los esfuerzos para poner en valor el fútbol femenino, con su liga y selección propias, y darlo a conocer en Ecuador.

"Lo peor que nos puede pasar es equivocarnos. Pero creo que también el periodismo deportivo es para mujeres decididas y valientes", zanja Ojeda. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error