Solidarias

Mujeres musulmanas y serbias de Srebrenica juntan fuerzas contra el COVID-19

En uno de los países más pobres de Europa, miles de mujeres suman fuerzas para que la población tenga sus mascarillas.

Mujeres en Bosnia cosen mascarillas. Foto: EFE
Mujeres en Bosnia cosen mascarillas. Foto: EFE

Un cuarto de siglo después de la masacre de Srebrenica, un grupo de mujeres serbias y musulmanas de esta ciudad de Bosnia-Herzegovina están uniendo fuerzas para luchar contra la epidemia del coronavirus cosiendo mascarillas caseras para protegerse.

"Nuestra idea era mostrar a los vecinos en estos tiempos tan inciertos que estamos con ellos, para que se sientan un poco más seguros y protegidos con estas mascarillas", explica a Efe Valentina Gagic-Lazic, una de las responsables de esta iniciativa, lanzada por la ONG "SARA-Srebrenica".

La masacre de 1995

En julio de 1995 tropas serbo-bosnias asesinaron en Srebrenica a más de 8.000 varones bosnio musulmanes, un crimen considerado luego por la Justicia Internacional oficialmente como "genocidio".

Gagic-Lazic, que lucha desde hace dos décadas por mejorar las relaciones entre los vecinos de la ciudad, aseguró que en estos momentos "se siente la solidaridad" en Srebrenica.

"Estamos orgullosas de nuestro vecindario, de nuestra asociación, que es plurinacional, de que gocemos de confianza entre todos", asegura la activista.

"Pero ha sido un largo camino para lograr que nos miren sin recelo", reconoce en conversación telefónica con Efe.

Un llamado a través de las redes

Hace unos días, la asociación pidió en las redes sociales contribuciones para coser y distribuir mascarillas con el objetivo de reducir las posibilidades de contagio con el coronavirus.

En Bosnia-Herzegovina, uno de los países más pobres de Europa y muy dividido entre las tres grandes comunidades -serbios, croatas y musulmanes- se han registrado hasta ahora unos 1.100 contagios confirmados por coronavirus, con 41 fallecidos.

En unos pocos días, numerosas mujeres de Srebrenica, de todos los orígenes que viven en la ciudad, empezaron a aportar máquinas de coser, telas, hilo, conocimientos y nuevas ideas.

"Hemos organizado rápido y de forma espontánea un pequeño taller en que unas cosen, otras lavan y otras planchan y empaquetan", cuenta Gagic-Lazic, una de las fundadoras de SARA-Srebrenica en 1999, una ONG que pretende fomentar la confianza entre las comunidades de Srebrenica, donde oficialmente no se ha registrado aun ningún caso de coronavirus.

Distribuyendo mascarillas

En pocos días las mujeres han producido y distribuido ya varios cientos de mascarillas en Srebrenica, una localidad de unos 15.000 habitantes situada en la parte este de Bosnia.

No tienen la cifra exacta porque en cuanto terminan las mascarillas las distribuyen con ayuda de voluntarios que los entregan a ancianos, empleados en las tiendas, farmacias, así como obreros de la construcción y todos los que tienen la obligación de trabajar en medio de la pandemia.

Las mascarillas se entregan de forma gratuita en bolsas de plástico acompañadas por un mensaje escrito que dice: "A la espera de que todo esto pase cuanto antes, os deseamos el bien infinito. Cuidaos, quedaos en casa. Vuestras conciudadanas".

La división entre musulmanes y serbios sigue siendo patente en la vida cotidiana de la ciudad, con pocos espacios para las actividades comunes de los dos pueblos, aunque hay excepciones, como el club de fútbol Guber, o varios coros de niños.

El próximo 11 de julio se conmemorará el 25 aniversario del genocidio de Srebrenica, considerado el crimen más grave de la guerra civil inter étnica de Bosnia-Herzegovina (1992-1995).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados