Mujeres

Las ciclistas sauditas desafían las normas de su país

A orillas del Mar Rojo un grupo de mujeres se animan a salir a hacer ciclismo a pesar de que está muy mal visto.

Foto: AFP
Foto: AFP

Durante años, Samar Rahbini pensaba que sería "imposible" pasearse en bicicleta por las calles de las ciudades de ultraconservadora Arabia Saudita, donde el deporte femenino ha estado muy mal visto durante mucho tiempo.
Actualmente dirige el club ciclista mixto "Courage" en la ciudad de Yeda, a orillas del mar Rojo, ignorando las cejas arqueadas que aún provoca --señal de sorpresa--, pese a las reformas sociales del reino.

"Elegí el nombre 'Courage' porque lo que estamos haciendo ahora aún requiere coraje (...) Salir a la calle y practicar bicicleta en público y en lugares concurridos", explica a la AFP.

No obstante, Rahbini aclara que las reacciones actuales son mucho más moderadas que las que provocaba antes de 2017, cuando el príncipe heredero y gobernante 'de facto' del reino, Mohamed bin Salmán, emprendió una campaña de corte liberal.

"La situación anterior a 2017 era muy difícil a causa del rechazo de la sociedad a aceptar a las mujeres en el deporte, sobre todo en el ciclismo", indica a la AFP esta joven de 23 años.

Foto: AFP
Foto: AFP

"Lanzaban miradas, había gente que filmaba desconcertada, incapaz de comprender qué estaba ocurriendo, sólo porque montábamos en bicicleta", añade.

En el pasado, la práctica de los deportes por parte de las mujeres sauditas provocaba la hostilidad de algunos conservadores, que lo veían como algo inmoral y una antesala para cometer actos indecentes.

Pero, en la actualidad el ciclismo femenino se ha vuelto algo bastante común en Yeda, donde Rahbini y sus amigas inclusive se atrevieron a adelantar autos durante una reciente excursión.

Ciclismo femenino

Va vestida con chándal negro, chaqueta blanca y casco, con el cabello flotando por debajo de éste a causa del viento. "Ahora, la enorme cantidad de mujeres que circulan en bicicleta casi cotidianamente ha hecho que el ciclismo femenino se haya vuelto algo familiar", destaca Rahbini, cuyo club cuenta con centenares de mujeres entre sus miembros.

Los recientes cambios sociales en Arabia Saudita incluyen, entre otros, permitir que las mujeres conduzcan automóviles, así como la reapertura de cines y conciertos de música mixtos.

Pero, pese a cierta apertura, las autoridades siguen reprimiendo cualquier tipo de oposición o activismo político.

Rahbini, que organiza paseos en bicicleta y da clases de equitación dos veces a la semana, aspira a ver cada vez más mujeres y niñas dedicadas al ciclismo.

Foto: AFP
Foto: AFP

Su club "Courage" alquila bicicletas y todo el equipamiento necesario a precios muy bajos, e inclusive gratis para quienes no pueden pagárselo, continúa.

Fatima Salem, de 44 años, considera que el ciclismo no solamente es divertido, sino también una excelente manera para mantenerse en forma.
"Solía montar en bicicleta cuando era niña, y después me tomó mucho tiempo retomarlo", señala esta mujer, madre de cuatro hijos, tocada con un pañuelo y con una camiseta color rosa sobre su jogging de manga larga.
"Lo que está ocurriendo es algo nuevo para nosotras y las mujeres en general en esta sociedad, y es hermoso permitirles descubrir sus pasatiempos", añade.

Aunque en Arabia Saudita no hay carriles para bicicletas, Rahbini espera que esto cambie pronto y pide al gobierno que haga lo necesario. "Mi sueño es que todas las mujeres sauditas monten en bicicleta".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error