Actualidad

El vestuario de cine, un arte para contar historias más allá de la moda

La moda, el vestuario y el maquillaje son una forma más de hacer arte dentro de las producciones. 

Con un Óscar al Mejor Vestuario por "Mad Max, Fury road", Jenny Beavan es un referente en el diseño de vestuario, cuyo próximo proyecto es "Cruella", protagonizado por Emma Thompson y Emma Stone, un trabajo para el que como todos los demás, la inglesa es fiel a una misma máxima: "diseñar vestuario no es una cuestión de moda, sino de contar historias, y de hacerlo en equipo".

"Para ser sinceros, la moda nunca ha sido lo mío, yo cuento historias, hablo de personajes" ha dicho la aclamada diseñadora de vestuario Jenny Beavan (Londres, 1950). Durante un encuentro virtual, la británica ha hablado sobre los entresijos de su oficio, con motivo de la presentación de la cinta "Cruella" (Disney), una reinterpretación de la célebre villana de Disney que navegará entre el crimen, la comedia y la aventura.

Un Óscar y un BAFTA por Mejor Vestuario por "Mad Max, Fury road" y el Premio de la Academia en 1986 por "Una habitación con Vistas" son solo algunas de las condecoraciones que salpican la carrera de la inglesa, un referente en el figurinismo que comenzó labrándose su carrera en los años setenta en Londres, haciendo vestuario para pequeñas obras teatrales.

Cruella. Foto: Difusión
Cruella. Foto: Difusión

Más de cincuenta años después, su siguiente proyecto es "Cruella", una reinterpretación de la malvada villana de Disney en la que la moda es protagonista: "se refleja su pasión por la moda, que llamará la atención del personaje de la Baronesa von Hellman, que es una gran diseñadora". Un reto para la creadora de vestuario, que ha elaborado un total de 277 estilismos para el reparto principal.

"La clave para hacer un vestuario acertado es recordar que siempre hay una historia y una razón de actuar tras cada personaje, el vestuario de cine no trata sobre moda sino las personalidades que hay tras ellos", apunta la británica, resaltando que se trata de un proyecto en el que ha contado "con un inmenso equipo de trabajo" que define como altamente cualificado.

Es precisamente el trabajo en equipo una de las bases más importantes del trabajo como diseñadora de vestuario, que requiere "coordinación y trabajo con directores, estilistas, directores de maquillaje, peluquería y también actores y actrices", como es el caso de Emma Stone, que da vida a Cruella en la pantalla y con la que Bauvan asegura tener "una relación de amistad y "muchas horas de trabajo conjunto".

"Emma se involucra mucho durante el proceso de creación de estilismos, y nos lo hemos pasado muy bien juntas encontrando sus colores, gamas como el marrón y los dorados con los que está maravillosa. Además, ella tiene una figura estupenda para dar vida a todas las prendas" apunta sobre Stone, que luce 47 cambios de vestuario frente a los 33 de Emma Thompson.

Emma Thompson dará vida a la baronesa Von Hellman, una prestigiosa diseñadora para cuyo personaje Bauvan ha creado treinta y tres estilismos, entre los que destacan minuciosas adaptaciones de estilismos inspirados "María Antonieta" a partir de patronajes y telas: "he disfrutado muchísimo el proceso de comprar y elegir los tejidos", apunta sobre unas de las primeras fases de su trabajo.

"Una vez tengo las telas, me encierro en el estudio y comienzo a probar, a ver qué es lo que sucede y qué me comunican los colores", detalla sobre el proceso creativo, en el que las respuestas "llegan solas" tras leer y releer los guiones, que es la forma de "encontrar la esencia de la historia", algo que llega para la creadora de forma clara y orgánica.

La inspiración la encuentra en la gente cotidiana que recorre las calles. "Me considero absolutamente una observadora", apunta Bauvan, que trabaja desde esta inspiración para construir las identidades de vestuario en todas sus películas: "lo interesante es que no son modelos sobre la pantalla, son personas bajo circunstancias que las hacen ser como son y mostrarse de la forma en que lo hacen", indica.

Con cincuenta años en la industria, ha vuelto a su Londres natal, donde también comenzó su andadura, para realizar este último filme en el que trae de vuelta recuerdo de sus comienzos. "Es curioso porque al hacerte mayor suprimes recuerdos, pero llegar a Londres y recordar sitios determinantes en los que viviste o trabajaste es muy especial".

Sobre los inicios en esta industria, tiene claro su consejo: "a todo el que quiera iniciarse en este mundo le recomendaría apuntarse a una escuela en la que pueda adquirir conocimientos técnicos como patronaje, técnicas de color, historia del vestuario, o impresión en técnica 3D, que son la base de la profesión", explica sobre la parte técnica.

"Si quieres hacer tus propios diseños, sé diseñador de moda y no de vestuario, porque esta profesión consiste en crear junto a un gran equipo", señala Bauvan, para quien tras cinco décadas en el sector la clave del éxito es clara: "para ser extraordinario hay que rodearse de gente extraordinaria".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error