Bienestar

Tu vida en orden: El orden se contagia

El orden se contagia a los habitantes de una misma casa a medida que vamos creando uno que les permite disfrutar de sus beneficios.

casa en orden
Foto: Pixabay

Muchas veces me preguntan ¿qué se hace cuando a los demás habitantes de la casa no les preocupa el orden tanto como a vos?

Lo primero es entender que no todos lo vemos igual ni nos afecta igual.

Creo que a todos nos pasa que, en la misma casa, los distintos integrantes de la familia no tienen la misma preocupación por el orden y la organización de las cosas. Y es natural. No te estreses ni te angusties por el hecho de que los demás no se preocupan y ocupan como nosotros creemos que deberían hacerlo.

Tenemos que recordar que el orden funciona diferente para cada persona y lo que te puede servir a vos, a otros no.

ropa doblada
Foto: Freepik

Sin lugar a duda un espacio bien organizado y adaptado a nuestras necesidades actuales nos beneficia en tiempo y espacio para todos. Algunos lo tenemos claro, tratamos y hacemos lo posible por conseguirlo, pero a otras personas les cuesta verlo con tanta claridad.

El desorden trae más desorden. Si comienza a desordenarse una zona de la casa, antes que te des cuenta el desorden se extenderá por el resto. Pero también es verdad y lo he comprobado, que el orden se contagia al resto de los habitantes de la casa a medida que vamos creando uno que les permite disfrutar de sus beneficios.

Cuando empieces a organizar hacelo por tus cosas personales como por ejemplo el placard, tus cajones, tu biblioteca, aquellos espacios donde no tengas que preguntar si les parece bien o mal. Siempre recomiendo empezar por la ropa porque es lo más personal, habla mucho de nosotros, de lo que somos y como nos sentimos. Ver los cambios te motivará para seguir ordenando otros espacios de tu casa, para seguir adelante. De a poco los resultados de tener todo mejor organizado (y mucho más lindo) generarán las ganas de los otros habitantes de la casa de hacer lo mismo.

Si bien el orden es un hábito y como tal lleva tiempo incorporarlo a nuestra rutina, volverse una persona organizada es posible.

ropero en orden
Foto: Ana Gu

Por eso si queres empezar pero no todos te apoyan o siguen en la idea, lo mejor es establecer una rutina que te permita a ti y a tu familia a tener un orden sostenible en el tiempo. Al incorporar hábitos diarios para mantener la casa ordenada y limpia ya estamos haciendo “pequeños grandes” cambios que nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida.

¡Adoptemos el orden y la organización como un hábito en nuestras vidas!

conocé a nuestra columnista
Ana Guardado EME
Ana Gu
Es organizadora profesional de espacios y desde hace un tiempo lleva adelante su emprendimiento Ana Gu.

Podés encontrarla en sus redes sociales Facebook o Instagram

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados