Sabor Express

Trucos en la cocina: ideas para usar el microondas

Cocinar, secar, pelar, deshidratar, son algunas de las posibilidades para facilitar las tareas

Microondas

El microondas es ese electrodoméstico que siempre nos saca de apuros cuando llegamos tarde a casa o tenemos ganas de comer algo rápido y fácil.

Sus funciones de "calentar" y "descongelar" suelen ser las más usadas pero lo cierto es que este aparato esconde otra gran cantidad de acciones que pueden facilitarnos la rutina diaria.

Contra el llanto de cebolla

Uno de los momentos más molestos a la hora de cocinar es el de toparse con una cebolla que nos hace llorar y arder los ojos. Esto se debe a que la verdura tiene un químico para defenderse de los posibles depredadores de su hábitat natural que genera irritación. Para resolver este problema, se deben rebanar las dos puntas de la cebolla (dejando las extremidades sin cáscara) y colocarla durante 30 segundos en el microondas a máxima potencia. De esta manera, el químico se inhibirá y, al momento de picarla, no habrá lágrimas en tus ojos.

Frutas y verduras

Si de verduras y frutas se trata, el microondas también puede ayudarnos a pelar desde tomates hasta ajos y calabazas con mayor facilidad.

En el caso de los primeros, lo recomendable es cortarlos a la mitad y ponerlos dentro del electrodoméstico boca abajo durante cinco minutos. Pasado este tiempo, la piel se empezará a separar sola y, tras dejarla enfriar, será mucho más fácil de quitar.

Para evitar el intenso olor en las manos después de pelar ajos, el proceso es muy similar: se deben colocar los dientes en un recipiente apto para microondas y entibiarlos durante unos 15 segundos.

En el caso de las calabazas, se las debe calentar por 2 o 3 minutos (el tiempo variará según el tamaño) hasta que la cáscara se vuelva más blanda y fácil de cortar. Gracias a esto, también se evitarán accidentes a la hora de pelarlas.

Aquellos que tienen una huerta en casa y cosechan sus propias hierbas aromáticas, tendrán que pasar por el proceso del secado antes de poder guardarlas en un frasco en la alacena. Para esto, se las debe dejar durante unos días al aire libre o, para hacerlo de una forma más simple y rápida, se las puede secar directamente en el microondas. En primer lugar, hay que lavarlas y quitarles el agua extendiéndolas sobre un papel de cocina. Luego, hay que calentarlas durante 3 minutos a temperatura máxima. Tras estos pasos, las hierbas ya estarán listas para ser guardadas.

A la hora de preparar jugos y licuados, es recomendable entibiar las frutas cítricas, como limones, naranjas y pomelos, durante 30 segundos antes de exprimirlas. Este rápido procedimiento ayudará no sólo a poderles sacar mucho más jugo sino también a ablandar sus cáscaras.

La sal y el azúcar

Uno de los peores chascos a la hora de cocinar es descubrir que algunos de los ingredientes fundamentales, como la sal o el azúcar, se han humedecido. El microondas también puede ser un gran aliado para este problema.

Por ejemplo, en el caso de la sal, se recomienda colocarla en un recipiente y calentarla durante 30 segundos hasta quitarle la humedad. El mismo procedimiento deberá realizarse para recuperar el azúcar pero, en este caso, se la dejará por 20 segundos y habrá que cubrirla con un papel de cocina. Este truco también sirve para "salvar" las galletitas que se han ablandado tras quedar en un paquete abierto por varios días.

Finalmente, este electrodoméstico también nos puede ayudar a preparar un "crujiente" de jamón para darle un toque gourmet a nuestras hamburguesas y papas con cheddar . Para esto, primero se deben colocar las fetas de este fiambre entre dos papeles de cocina. A continuación, disponerlas sobre un plato y aplastarlas para que no se curven durante la cocción. Finalmente, calentarlas a potencia máxima durante un minuto o hasta que el jamón esté seco y crocante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados