Realeza

Los Sussex acusan a Isabel II de no tomar en serio denuncias de racismo en la familia real

En una reedición del libro Finding freedom se incluye un capítulo referido a la entrevista de la pareja con Oprah en el que la reina no queda bien parada

Meghan Markle, el príncipe Harry y la reina Isabel. Foto: AFP
Meghan Markle, el príncipe Harry y la reina Isabel. Foto: AFP

El príncipe Harry Meghan Markle arremeten una vez más contra la corona con una versión extendida de la biografía publicada el año pasado por Omid Scoobie y Carolyn Durand, Finding freedom.

En esta reedición, los autores han incluido un capítulo especial dedicado a la entrevista con Oprah Winfrey y las palabras no dejan bien parada a Isabel. Durante la entrevista, la pareja reveló que alguien de la familia había hecho comentarios negativos sobre el posible color de piel de Archie y sin dudarlo acusaron de racista a la realeza británica. En su momento, la reina contestó a través de un comunicado asegurando que “las versiones pueden ser distintas” (“recolleccions may vary”).

El nuevo capítulo incluye declaraciones de los amigos de los Sussex que aseguran que no se sorprendieron por el hecho de que la Casa Real se lavara las manos y no reconociera que fueron víctimas de racismo dentro de la propia familia. Las fuentes consultadas consideran que Isabel no ha tomado ninguna medida al conocer esa información, algo que cayó mal en el entorno de los duques.

En un fragmento del libro publicado en exclusiva por la revista People, se puede leer que los Sussex consideran que ningún miembro de la realeza se hizo cargo de la fuerte acusación. Una fuente cercana a la pareja comentó que “no les sorprendió que no se tomaran en serio sus palabras”. Un amigo de Meghan agregó que la evidencia está en que nadie asumió la responsabilidad por los dichos: “¿Cómo puedes seguir adelante sin eso?”.

De acuerdo con lo que dice el nuevo capítulo del libro, en el que ya se sabe que Meghan participó de manera indirecta, el matrimonio no se arrepiente de haberse mudado a Estados Unidos y tampoco de la entrevista con Oprah a pesar de los explosivos dichos sobre los Windsor. También hay una referencia al funeral del príncipe Felipe por el que Harry viajó solo a Londres. Según el texto, el duque de Sussex tenía la intención de arreglar los conflictos con su familia aunque solo pudo cruzar dos veces unas palabras con William y una con Carlos y, a pesar de la contradicción que implica, “tuvo momentos maravillosos con la reina”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados