Bienestar

Stephie Bacque: Tu filtro, tu hígado

Nuestra health coach de cabecera nos explica la importancia del buen funcionamiento del hígado y cómo podemos ayudarlo a la desintoxicación.

manzana
Foto: Pixabay

Siempre, pero más aún en los tiempos que vivimos, es imprescindible mantener un cuerpo sano. Esto se logra a través de varios factores como alimentación consciente, ejercicio, equilibrio emocional pero ante todo estando libre de toxinas, lo más que podamos. 

¿Sabes cual es el principal órgano responsable de la desintoxicación? ¡El hígado! Es un órgano noble que trabaja mucho para lograr un equilibrio interno mediante la filtración de sustancias que podrían llegar a ser nocivas, es el encargado de descomponer y eliminar toxinas y más funciones vitales.

¿Sabes de qué formas contribuye el hígado a nuestro organismo? Te cuento las más destacadas:

* Es el responsable de la producción de bilis que ayuda a eliminar los desechos y descompone las grasas en el intestino delgado durante la digestión.

* Almacena glucosa en forma de glucógeno que se convierte nuevamente en glucosa cuando se necesita energía.

* Interviene en el metabolismo de proteínas y carbohidratos.

* Almacena vitaminas A, D, K, B 12, hierro, cobre y ácido fólico.

A lo importante: el filtro del hígado tiene células especializadas que ingieren y descomponen materias tóxicas, sustancias que pueden dañar el funcionamiento de nuestro organismo en varios aspectos y aumentar la carga de trabajo del sistema inmunológico, provocando alergias e inflamación en las células.

Debemos tener en cuenta que muchas de las toxinas y hormonas ambientales son solubles en grasa por lo tanto solo pueden ser degradadas por las células del hígado, que contienen enzimas para convertir las toxinas grasas en formas solubles en agua y que de esta forma puedan eliminarse a través de bilis, sudor, saliva u orina. Si el hígado no funciona de forma correcta, estos residuos quedarán acumulados en áreas grasas de nuestro cuerpo. Esto hace, muchas veces, que sea más difícil perder peso.

Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, nos damos cuenta que tener un hígado sano es clave para sentirnos bien y sin basura en el cuerpo. Para limpiar y reparar el hígado te recomiendo utilizar los principios de la medicina nutricional y complementaria, siempre teniendo en cuenta la bio individualidad y consultando con tu médico de cabecera.

Mi recomendación es hacer una limpieza hepática guiada pero en caso de que no lo hagas, dale a tu cuerpo un respiro y comprométete al menos 10 días a evitar alimentos procesados. Basa tu alimentación en verduras crudas (preferiblemente de sabor amargo), germinados, fermentados como el kéfir, chucrut, kombucha, frutas frescas y dentro de ellas, muchas manzanas ya que contienen ácido málico lo que es ideal para la limpieza de hígado y granos integrales activados.

También deberías agregar en tu día infusiones de boldo y cúrcuma ya que contribuyen con la función hepática.

conocé a nuestra columnista
Stephie Bacque
Stephie Bacque
Es uruguaya, pero reparte su tiempo entre Montevideo y Buenos Aires y cambió radicalmente su vida convirtiéndose en health coach.

Su experiencia de vida, puede seguirse a través de su cuenta de Instagram.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
{"error":{"code":500,"message":"Internal Server Error"}}